El avión psicodélico

Jefferson Airplane. Los precursores de la psicodelia hippie, sesentera y californiana, nos dieron uno de los himnos del rock primigenio: Somebody To Love.
Nacidos en las calles de San Francisco en pleno Flower Power, este grupo, encabezado por el arrollador carácter y prodigiosa voz de Grace Slick y el poder creativo de Marty Balin, tuvo su apogeo a finales de los sesenta, sobre todo tras su actuación en el mítico festival de Woodstock.
Nos dejaron para el recuerdo melodías enrevesadas con cadencias intrincadas y letras inspiradas en viajes alucinógenos de LSD.
Temas como este Somebody To Love, la archiconocida Volunteers, la psicodélica White Rabbit o Today forman parte de la leyenda musical de esta época.
Posteriormente, proyectos paralelos como Jefferson Starship o Hot Tuna acabaron por disolver una de las bandas pioneras de la historia del Rock con mayúsculas

La poetisa lánguida

Aunque nacida en Chicago, Patricia Lee Smith representa la esencia de lo que la gran manzana significó a nivel musical en los años setenta y primeros ochenta.
Esta irreverente feminista  con aspecto andrógino , poetisa ya en la pose y enrolada en la música por inercia, formó el Patti Smith Group y fue poco a poco ganando posiciones en la escena rock con tintes punk del CBGB y demás.
Se codeó con Bruce Springsteen, los MC5 ( se casó con Sonic Smith), versioneó a Van Morrison y su mítico Gloria, hizo discos como Horses o Easter, en el que grabó su mítico y más coreado single Because the Night y siempre fue ella misma, por lo que se la valora muchísimo entre los colegas de profesión.
Ya en 1988 publicó su LP Dream of Life en el que figuraba este People have the Power, himno activista y muy versioneado.
Al final, nos damos cuenta de que Patti Smith trasciende a las épocas y a las etiquetas, su sola personalidad le ha válido para hacerse un hueco por derecho propio en el panteón días glorias del rock.
People have the power..!

Porque la noche es una canción

Hoy , más que hablar de un grupo ( los canadienses 10.000 maniacs, especializados en versiones como esta o More than this y liderados por la dulce Natalie Merchant), hablaremos de una canción: Because The Night.
La historia de esta canción es curiosa: Bruce Springsteen estaba grabando en 1978 un disco en los mismos estudios que Patti Smith, y una de las canciones que tenía era esta, no le gustó y se la dio a Patti que estaba grabando justo al lado. Ella maquilló un poco la canción y la incluyó en su disco Easter. Resultado: Obra Maestra.
Años después, en un directo se juntaron Bruce y Patti y la cantaron a dúo, figurando como co autores de la misma.
Ni que decir tiene que es una de las canciones más versioneadas de la historia. ( Tahúres Zurdos hicieron el cover en castellano).
Me quedo con la dulzura unplugged de Natalie y sus maniacos. Feliz Viernes!
Because The Night belongs to lovers, because the night, belongs to us.

El lema del proto punk

Kick Out the Jams, Motherfuckers!. Este fue el lema que en 1969 catapultó a la banda de Detroit MC5 al estrellato, liderando uno de los movimientos más viscerales y explosivos que depararía la siguiente década de los setenta: el nacimiento del punk.
De sus primeros pasos en los Estados Unidos se hicieron cargo los Love de Arthur Lee, The Stooges de Iggy Pop y MC5, liderados por el arrollador Rob Tyner con su poderosa voz y Fred Sonic Smith a la guitarra.
Esta canción, considerada adalid de la rebeldía ante lo establecido, fue acompañada en el repertorio del grupo por otras joyas como Ramblin’Rose o Tonight, que desprenden toda la fuerza del rock primigenio con claros tintes soul que conforman el primigenio sonido punk en el que se siguen basando bandas como los neoyorquinos The Dictators (aún en activo).
Esta canción es una de los que me abrió los ojos al rock, una bomba en toda regla.

La vieja y sucia ciudad de Shane el feo

Dirty Old Town. Dublín. La ciudad de origen de Shane McGowan, el horrendo y alcohólico pero carismático líder de The Pogues, una banda de folk punk irlandesa pero en la que casi todos sus miembros(incluido Shane ), nacieron en el Reino Unido.
Mezclando el folclore legado de sus padres y abuelos con el punk irreverente y pendenciero heredados de su patria adoptiva, estos gamberros geniales se ganaron el respeto y la admiración de sus paisanos y de todo el mundo por saber transmitir todos los estados de ánimo sin perder la esencia del espíritu celta.
Canciones como Dirty Old Town, melancólica, decadente, ebria de cerveza y whisky, como la propia Dublín de los ochenta;la irreverente Fiesta, con su toque sanferminero y lúdico que hace que se te muevan solos los pies;la versión del clásico The Irish Rover pasado por su filtro etílico; y por último, el precioso villancico celta-americano Fairytale of New York junto a la pelirroja Kirsty McColl.
Por todo ello y por alegrar buena parte de nuestras borracheras de juventud, se merecen ser recordados siempre.
Dream the Dream By the Old canal, I kissed my girl By the factory wall, dirty Old Town…!

Cayendo en el olvido

Con Terrorvision, banda de las afueras de Bradford que estuvo activa hasta finales de los noventa, se repite un poco el modelo que ya vimos en Offspring, es decir, rock fiestero e irreverente con letras jocosas. Sin embargo el sonido de este cuarteto británico es más metalero, más orientado hacia sus influencias y orígenes heavys, auque con su estilo estaban condenados irremisiblemente a sonar en las radios “mainstream”y en los bares. Dejaron para el recuerdo temas como este su hit, Oblivion ( el video me encantaba por lo original), la festiva Alice What´s the Matter?– grandísimo éxito en Uk- y de su última etapa más comercial destacaremos Perseverance y Tequila.

En definitiva, una banda del montón con cuatro temas con gancho para bailar en los bares a la noche.
Uwababauwa…!

La Superbanda efímera

Imaginemos una banda en la cual todos sus componentes sean estrellas consagradas del rock, incluso algunos de ellos grandes entre los grandes, incomparables.
Pues bien, estamos hablando de la banda circunstancial, efímera pero maravillosa llamada Traveling Wilburys.
En 1988, el ex Beatle George Harrison reunió a sus amigos Tom Petty, Roy Orbison, Jeff Lynne y Bob Dylan para la grabación de una cara B de su disco, pero empezaron a enredarse canción tras canción hasta que acabaron grabando el LP Traveling Wilburys Vol. 1 donde tenemos joyas como Handle With Care, End of the Line o She’s My Baby.
Este y el siguiente disco que grabaron estos cinco cracks juntos, significaron una vuelta a las raíces de todos ellos, con un aire muy artesanal, de improvisación (con un toque country o de Road Movie americana), pero sobre todo un homenaje a su amistad forjada en el estudio y tras muchos años en la carretera.
Desafortunadamente, la muerte de Roy Orbison al año siguiente enfrió el proyecto, aunque en 2007 Petty y Lynne quisieron relanzarlo de nuevo con la reedición de los dos discos que hicieron en su día.
En definitiva, homenaje a la música y a los buenos momentos con los amigos.

La gran O del rock

The Big O. Así es como se conocía al mítico Roy Orbison entre los colegas de profesión.
Y es que este tejano miope de voz prodigiosa (Elvis dijo que nunca oyó nada igual) se hizo famoso en los sesenta con baladas sobre amores perdidos, como Only the Lonely y sobre todo Oh, Pretty Woman, que le dio tal fama que hasta se hizo una película inspirada en la canción.
Sin embargo, el bueno de Roy tuvo muchos problemas en la vida real que le impidieron tener una continuidad en su carrera: falleció su mujer y al año siguiente dos de sus tres hijos en un incendio.
Sea como fuere, siguió adelante y fue publicando discos y canciones con este maravilloso You Got It. Luego vino su colaboración con los Travellin’ Wilburys que lo catapultó a la fama fuera de los EEUU justo un año antes de marcharse para siempre.
Yo siempre recordaré la espléndida versión que hizo del I drove all night de Cindi Lauper.
Everything you need, You got It!

Solo y en caída libre

Esto es lo que le pasó a Tom Petty cuando decidió publicar un LP (Full Moon Fever), sin sus queridos Heartbreakers, que le habían acompañado durante toda su carrera.
Y sin embargo, este Free Fallin´le catapultó a un éxito internacional que ya tenía en los States , pero del que no había gozado globalmente.
Además esto coincidió con su participación en la superbanda Travellin´Wilburys junto a Jeff Lyne, Bob Dylan, George Harrison y Roy Orbison.
Después de esto sacó (otra vez como Tom Petty & The Heartbreakers) su discazo Into The Great Wide Open que le hizo merecedor de una estrella en el paseo de la fama. Con canciones como American Girl, Learning To Fly, Breakdown o Mary Jane´s Last Dance, Tom y sus rompecorazones, con su sencillez, humildad y una mezcla de rock clásico con pequeños tintes folkies y country, conquistaron el mundo y parte de mi armario de discos.

I’m Free, free falling…!

Deporte & Música #2: Cantitos Argentinos

Sí señor. La pasión es una señora que nació en la Argentina. Eso es lo que dicen por allí.
O más bien los que apoyan o alientan el fenómeno más controvertido de la sociedad actual argentina y del deporte en particular: el de las Barras Bravas o hinchas radicales (o ultras como llaman aquí).
El documento rodado hace unos pocos años por Jon Sistiaga no tiene desperdicio.
El caso es que esta subcultura ha generado una moda o manera de alentar como dicen en Sudamérica, que es cantando constantemente, a voz en grito, y siéndo lo más variado, ocurrente y mordaz posible.
Al final te das cuenta de dos cosas: primero, el nivel es muy alto y todos van en una parecida línea argumental (todos se mueren por sus colores y odian al enemigo); segundo y no menos importante, con toda esa parafernalia de bombos, banderas y papeles no ven el fútbol, simplemente se escudan en él para desarrollar un violencia disfrazada de folclore.
Sea como fuere, tuve la oportunidad de presenciar in situ este fenómeno, concretamente en la cancha de River en 2006, y es absolutamente embaucador, ninguna hinchada española logra esa intensidad y esa constancia los noventa minutos, además de que lo hacen con ocurrencia y renovando su repertorio: Los fabulosos Cadillacs, Fito Páez, hasta alguna de Shakira.
La verdad es que los cantitos te sacan la carne de gallina, aunque enmascaren otra realidad mucho más cruda.

El dúo que conquistó los ochenta

Annie Lennox y Dave Stewart. Eurythmics.Uno de los dúos más prolíficos, exitosos y duraderos de la música moderna. Desde su Gran Bretaña natal conquistaron una década indefinida y convulsa musicalmente con un pop con tintes Techno pero con mucha personalidad y letras arrolladoras.
Ejemplos tangibles los tenemos en los innumerables hits que consiguieron tanto en su país como en los EEUU, como este Sweet Dreams, himno absoluto de los ochenta y versioneado hasta por la gente de a pie ( ver la segunda parte de este vídeo).
Otros temazos los encontramos en Thorn in My Side, There Must Be an Angel, Miracle of Love o Here Comes the Rain Again, todos archiconocidos y escuchados mil veces en la radio.
De Annie Lennox en solitario y de su arrebatadora voz y presencia me quedo con su éxito Why y su sublime actuación junto a David Bowie en el tributo a Freddie Mercury.
Y qué decir de la clausura de los JJOO de Londres donde fue la dueña y señora.
No es mi estilo, no es la música que me suele gustar, pero este dúo siempre me enganchó.
Sweet Dreams…

Dulce pesadilla industrial

Nos encontramos ante uno de los tíos más raros, desagradables, espeluznantes y denterosos que ha dado nunca el rock. Y sin embargo, su imagen de ultratumba unida a sus ritmos industriales, pesados y contundentes le han dado mucho éxito.No tanto con canciones propias, que las tiene y bastante buenas, como Beatiful People o No Reflection, pero sobre todo sus magníficas versiones como este increíble Sweet Dreams de Eurythmics, o el Personal Jesus de Depeche Mode, y su cover más curioso, el Tainted Love de Soft Cell.

En definitiva, Brian Warner (y no Paul Pfeiffer, llamado en realidad Josh Saviano), ha sabido comercializar lo industrial y dotar a canciones ya conocidas de su impronta personal y onírica.
Sweet dreams are made of this..!

Los fabulosos balas perdidas

Pocos grupos han dado tanto a la música como estos excéntricos, locos, maravillosos, transgresores, hedonistas y revolucionarios cantos rodados, o balas perdidas o sus Satánicas Majestades.: The Rolling Stones.
Estos londinenses, liderados por Mick “morritos” Jagger y el inclasificable Keith Richards, junto a Brian Jones (fallecido en 1969 y sustituido por Ronnie Wood), el bajista Bill Wyman y el batería calmado Charlie Watts, sentaron las bases del rock moderno tal como lo entendemos a día de hoy.
Fundados en 1962, han ido disco a disco, canción a canción y concierto a concierto forjando su enorme leyenda.
Discos como Beggars Banquet ( con Sympathy for the devil); Let It bleed (Gimme Shelter), su mejor trabajo en mi opinión Exile on Main Street, con joyas como Rocks Off o Tumbling Dice.

Canciones como As Tears Go By, Paint It Black, Jumpin ‘ Jack Flash, Ruby Tuesday, Start me Up, Brown Sugar, It’s Only Rock and Roll, She’s Like a Rainbow, Angie o este su himno (según muchos la mejor canción de rock de la historia ), completaron el mito.
Sí a eso le añadimos sus magníficos conciertos dándolo todo (el inolvidable directo de Madrid bajo la lluvia en 1982) o su fantástico merchandising con sus camisetas con la lengua fuera, estamos hablando de una de las bandas más grandes que jamás haya dado el rock.
Con todos ustedes, sus Satánicas Majestades.

Cine & Música # 1: Rocky

Hoy estrenamos nueva sección, titulada Cine & Música, en la que nos dedicaremos a repasar las películas a través de la música y la música a través de las películas.
Empezamos con un clásico, que bien podían ser seis (aunque reuniremos toda la saga en una): la ópera prima y maestra del no actor Sylvester Stallone:Rocky.
Este cuento urbano narra la historia de un boxeador de poca monta de Philadelphia que a base de ser bien guiado y sobre todo de garra y tesón, va creciendo como deportista y como persona hasta ser admirado y querido por todos.
La banda sonora de la película original corre a cargo de Bill Conti ( del cual hemos extraído el archiconocido Gonna Fly now), que con pequeñas variantes se va repitiendo en toda la saga cuando Rocky sale a entrenar por las calles de Philadelphia.
En la tercera entrega, ya con Stallone con el control absoluto de la Banda Sonora, descubrimos al grupo Survivor con su ya legendario Eye of The Tiger, todo un clásico en las veladas de boxeo.Estos repetirán en Rocky IV con Burning Heart (cuando Rocky se enfrenta a Drago) y nos deja otros momentos como el No Easy Way out de Robert Tepper y como curiosidad un guiño al soul con el Livin’ in América de James Brown.
En definitiva, un canto al deporte y al espíritu de superación que va comercializándose a cada secuela pero que cuenta con un apoyo musical fantástico.

Esto hizo en gran parte que Rocky consiguiera el Oscar a la mejor Película en 1976.

Granada es Flamenco, Granada es Rock

He aquí el ejemplo: El LP Omega, firmado en 1999 por Enrique Morente, el flamenco, y Lagartija Nick, el rock.
De un lado, el maestro, el que encandila con su voz salida desde las entrañas de su arte y duende; transgresor, investigando siempre en los entresijos de la música, para él sin fronteras;amante de su tierra granaína y sus poetas (esta canción es un poema de Lorca),Artista, hijo y padre de artistas, grande entre los grandes.
Descanse en paz, quede siempre su arte con nosotros.
Por otro lado,Lagatija Nick, los músicos, rockeros a medio camino entre el noise y el trash, herederos del grupo 091, mejorando a cada paso, al servicio del maestro Morente.
Juntos parieron este Omega, controvertido, distinto, innovador, brillante.
Larga vida al flamenco rock.