¿Soy un chico o soy una chica?


Esta fue la presentación en olor de multitudes de Placebo como teloneros de U2 en el Calderón en 1997.
Eran solo tres ahí arriba y partieron la pana. Pero bien.  Mejores teloneros no me he vuelto a encontrar.
Y es que este dúo (ahora) de raros raros que son Brian Molko y Stefan Olsdal  (reencontrados tras ser compañeros en el cole y años sin verse en una parada del metro de Londres), imprimen su sello personal a todo lo que hacen, evolucionando disco a disco  (Black Market Music es una joya),y siendo siempre ellos mismos: los raros de Victoria Station.

Nunca dejan indiferentes.

Anuncios

La Sra. Robinson, Evan Dando y se cayó…

Chiste malo, no, peor,pero viene al caso.
Estamos ante dos fenómenos que se dieron en los noventa: el primero es el de los “moña-grunges”, es decir, blanditos guaperas como los Lemonheads que hacen baladas y medios tiempos descafeinados pelín guitarreros pero con estética y melenita sunsilk que parezca medio alternativa.
El segundo fenómeno es el de las covers o versiones de canciones míticas, como este temazo de Simon & Garfunkel para El Graduado.
Aquí hay que reconocer a Evan y sus chicos el acierto y la lograda versión que en cierta manera les lanzó a la fama, y aún hoy se sigue escuchando por ahí.
El resto de canciones famosas de la banda, It´s About TimeI´ll do it Anyway, Into your Arms, pues eso, moña-grunges de la muerte.

Lo que tú quieras, chata!

Quién le iba a decir a esta chica guapa de un pueblo de Missouri que le iba a llegar la popularidad a los treinta y tantos después de haberse pasado su juventud guitarra en ristre por todos los locales del centro de los EEUU.
Ex novia de Lance Armstrong y (todo hay que decirlo), ayudada por su físico, Sheryl,  además de tener una bonita voz aterciopelada a caballo entre el rock y el  bluegrass country, supo explotar el filón de varios singles como If It makes you happy, más rockero, y sobre todo, impecables versiones de clásicos de The Who y Led Zeppelin, así como himnos recientes como  el Sweet Child O´Mine  de los Guns N`Roses.
Este All I Wanna Do ayudó a conocerla. Ella hizo el resto.

Un chico feo llamado Joe


Estos californianos, niños bien, cogieron el nombre para parodiar a otro grupo vecino de guaperas ochenteros llamados Pretty Boy Floyd, pero lo realmente interesante de esta banda es que bajo su aspecto descerebrado y festivo hallamos un señor grupo,capaz de divertirse y hacer vibrar con trallazos como Everything About you, o con baladones intensos y emotivos como este Cats in the Cradle, versiónde una canción de 1973 de Harry Chapin ,que por cierto trata de niños ricos…
Los vimos en Artsaia en un acústico impresionante,sólo guitarra y cantante (el carismático Whitfield Crane), super enrollados y cercanos,me cayeron muy bien,pero su música no es para dejársela atrás.
Vamos,un grupo de lo más noventero.

Nadie dijo que fuera fácil

Faith No More, californianos de San Francisco formados en 1985.
Grandísimo grupo. Sobre todo porque fueron de los primeros , junto a los RHCP,  capaces de fusionar con gran habilidad estilos tan dispares como el funk , rock, metal,  hip hop y rap, siendo uno de los primeros grupos blancos en introducir esta variante en sus canciones.

Sin embargo, hoy vienen con una versión bajo el brazo, muy alejada en estilo de lo que acostumbra, ya que la firmó en su día ni más ni menos que Lionel Richie,más amigo del Rythm and Blues.

El cover, impecable, Mike Patton lo borda con su vozarrón.  El vídeo, sin comentarios…

Los gamberros blancos del Rap

Beastie Boys. Cuando oigo ese nombre,me viene a la cabeza rap con riffs de guitarra,voces chillonas,tacos a mansalva y juerga asegurada.
Estos tres neoyorquinos de ascendencia judía comenzaron en el mundillo musical haciendo country para después pasarse al punk,de donde recalaron finalmente en el rock aderezado de hip hop por los cuatro costados.
Letras hirientes,irreverentes y festivas hicieron por ejemplo de su Fight for your Right un auténtico himno universitario.

En este Sabotage parodian las pelis de polis de los setenta y se ve que se lo pasan bomba.
Vi un directo suyo y aunque acabas saturado por la voces chillonas, son pura adrenalina.

Viviendo al límite

Eso es lo que durante más de 36 años ha estado haciendo esta magnífica banda de Boston.
Liderados por el inefable Steve Tyler y un guitarrista de lujo como Joe Perry,  Aerosmith se convirtieron por derecho propio en los reyes del AOR o heavy comercial, aunque sus inicios van más encaminados al metal más duro.
Reprochable si cabe el abuso de baladas tipo Cryin, Crazy, Amazing, para niñatas americanas.
Este Livin´ on the Edge va más en sintonía con la idiosincrasia del grupo.
Los vi en directo en Donosti en el 93 y me quedé flipado con Tyler…y creo que tienen mecha para rato.

Oda a la cleptomanía

Nos ocupamos ahora de un grupo de lo más original,transgresor e innovador de principios de los 90: Jane’s Addiction, un fenómeno musical en toda regla,con melodías cargadas de riffs con voces chillonas entre el punk,el folk y el grunge,repletas de tintes étnicos y con multitud de sonidos exteriores (por ejemplo, los ladridos del inicio).
La culpa de casi todo es de un tal Perry Farrell,genio incomprendido y obsesivo al cual hoy día se reverencia por su gran influencia en la música posterior.
Pena que se embarcara en Porno for Pyros y dejara el proyecto de su vida sin terminar, aunque luego lo retomarían y volverían por sus fueros.
Eso sí,el disco que contiene esta canción, Ritual de lo Habitual, es una auténtica Obra Maestra.

Soy popular!

Os parecerá que estamos ante otra “One Hit Wonder” o banda de un solo éxito, no?.Pues error.
En este caso,el trío neoyorquino compuesto por Matthew Caws, Ira Elliott y (el español afincado en USA) Daniel Lorca, consiguieron con este disco titulado High/Low , no solo meter en listas este “Popular” y que lo pasaran repetidamente por la MTV, sino que además colocaron otros tres singles más ( como el rotundo “Stalemate“) y lograron captar un público fiel que les ha llevado en volandas hasta el nuevo siglo.
Hoy día siguen en la carretera con nuevos proyectos. Lo último que he oído de esta banda alternativa con tintes ochenteros y grunges ha sido una versión muy personal del Enjoy the Silence de Depeche Mode.
Su directo es arrollador y potente para ser “nada” más que tres, y es que conocen muy bien lo que es ser popular.