Tenía madera de estrella pero se metió a productor

Gregg Alexander, cantante de estos prometedores New Radicals, iba en serio, lo tenía todo para ser un referente del pop rock de los noventa.
Sin embargo, tras un excelente disco de debut, todo se fue diluyendo se fue desencantando de llevar las riendas de un grupo en el que él era el alma mater y acabó sentado detrás las mesas de mezclas de gente como  Enrique Iglesias o Texas y escribiendo canciones para Rod Stewart  o Geri Halliwell.
Las vueltas que da la vida. Eso si, como dice la canción, cada uno cosecha lo que siembra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s