Deporte & Música #2: Cantitos Argentinos

Sí señor. La pasión es una señora que nació en la Argentina. Eso es lo que dicen por allí.
O más bien los que apoyan o alientan el fenómeno más controvertido de la sociedad actual argentina y del deporte en particular: el de las Barras Bravas o hinchas radicales (o ultras como llaman aquí).
El documento rodado hace unos pocos años por Jon Sistiaga no tiene desperdicio.
El caso es que esta subcultura ha generado una moda o manera de alentar como dicen en Sudamérica, que es cantando constantemente, a voz en grito, y siéndo lo más variado, ocurrente y mordaz posible.
Al final te das cuenta de dos cosas: primero, el nivel es muy alto y todos van en una parecida línea argumental (todos se mueren por sus colores y odian al enemigo); segundo y no menos importante, con toda esa parafernalia de bombos, banderas y papeles no ven el fútbol, simplemente se escudan en él para desarrollar un violencia disfrazada de folclore.
Sea como fuere, tuve la oportunidad de presenciar in situ este fenómeno, concretamente en la cancha de River en 2006, y es absolutamente embaucador, ninguna hinchada española logra esa intensidad y esa constancia los noventa minutos, además de que lo hacen con ocurrencia y renovando su repertorio: Los fabulosos Cadillacs, Fito Páez, hasta alguna de Shakira.
La verdad es que los cantitos te sacan la carne de gallina, aunque enmascaren otra realidad mucho más cruda.

El dúo que conquistó los ochenta

Annie Lennox y Dave Stewart. Eurythmics.Uno de los dúos más prolíficos, exitosos y duraderos de la música moderna. Desde su Gran Bretaña natal conquistaron una década indefinida y convulsa musicalmente con un pop con tintes Techno pero con mucha personalidad y letras arrolladoras.
Ejemplos tangibles los tenemos en los innumerables hits que consiguieron tanto en su país como en los EEUU, como este Sweet Dreams, himno absoluto de los ochenta y versioneado hasta por la gente de a pie ( ver la segunda parte de este vídeo).
Otros temazos los encontramos en Thorn in My Side, There Must Be an Angel, Miracle of Love o Here Comes the Rain Again, todos archiconocidos y escuchados mil veces en la radio.
De Annie Lennox en solitario y de su arrebatadora voz y presencia me quedo con su éxito Why y su sublime actuación junto a David Bowie en el tributo a Freddie Mercury.
Y qué decir de la clausura de los JJOO de Londres donde fue la dueña y señora.
No es mi estilo, no es la música que me suele gustar, pero este dúo siempre me enganchó.
Sweet Dreams…

Dulce pesadilla industrial

Nos encontramos ante uno de los tíos más raros, desagradables, espeluznantes y denterosos que ha dado nunca el rock. Y sin embargo, su imagen de ultratumba unida a sus ritmos industriales, pesados y contundentes le han dado mucho éxito.No tanto con canciones propias, que las tiene y bastante buenas, como Beatiful People o No Reflection, pero sobre todo sus magníficas versiones como este increíble Sweet Dreams de Eurythmics, o el Personal Jesus de Depeche Mode, y su cover más curioso, el Tainted Love de Soft Cell.

En definitiva, Brian Warner (y no Paul Pfeiffer, llamado en realidad Josh Saviano), ha sabido comercializar lo industrial y dotar a canciones ya conocidas de su impronta personal y onírica.
Sweet dreams are made of this..!