El lema del proto punk

Kick Out the Jams, Motherfuckers!. Este fue el lema que en 1969 catapultó a la banda de Detroit MC5 al estrellato, liderando uno de los movimientos más viscerales y explosivos que depararía la siguiente década de los setenta: el nacimiento del punk.
De sus primeros pasos en los Estados Unidos se hicieron cargo los Love de Arthur Lee, The Stooges de Iggy Pop y MC5, liderados por el arrollador Rob Tyner con su poderosa voz y Fred Sonic Smith a la guitarra.
Esta canción, considerada adalid de la rebeldía ante lo establecido, fue acompañada en el repertorio del grupo por otras joyas como Ramblin’Rose o Tonight, que desprenden toda la fuerza del rock primigenio con claros tintes soul que conforman el primigenio sonido punk en el que se siguen basando bandas como los neoyorquinos The Dictators (aún en activo).
Esta canción es una de los que me abrió los ojos al rock, una bomba en toda regla.

Anuncios

La vieja y sucia ciudad de Shane el feo

Dirty Old Town. Dublín. La ciudad de origen de Shane McGowan, el horrendo y alcohólico pero carismático líder de The Pogues, una banda de folk punk irlandesa pero en la que casi todos sus miembros(incluido Shane ), nacieron en el Reino Unido.
Mezclando el folclore legado de sus padres y abuelos con el punk irreverente y pendenciero heredados de su patria adoptiva, estos gamberros geniales se ganaron el respeto y la admiración de sus paisanos y de todo el mundo por saber transmitir todos los estados de ánimo sin perder la esencia del espíritu celta.
Canciones como Dirty Old Town, melancólica, decadente, ebria de cerveza y whisky, como la propia Dublín de los ochenta;la irreverente Fiesta, con su toque sanferminero y lúdico que hace que se te muevan solos los pies;la versión del clásico The Irish Rover pasado por su filtro etílico; y por último, el precioso villancico celta-americano Fairytale of New York junto a la pelirroja Kirsty McColl.
Por todo ello y por alegrar buena parte de nuestras borracheras de juventud, se merecen ser recordados siempre.
Dream the Dream By the Old canal, I kissed my girl By the factory wall, dirty Old Town…!

Cayendo en el olvido

Con Terrorvision, banda de las afueras de Bradford que estuvo activa hasta finales de los noventa, se repite un poco el modelo que ya vimos en Offspring, es decir, rock fiestero e irreverente con letras jocosas. Sin embargo el sonido de este cuarteto británico es más metalero, más orientado hacia sus influencias y orígenes heavys, auque con su estilo estaban condenados irremisiblemente a sonar en las radios “mainstream”y en los bares. Dejaron para el recuerdo temas como este su hit, Oblivion ( el video me encantaba por lo original), la festiva Alice What´s the Matter?– grandísimo éxito en Uk- y de su última etapa más comercial destacaremos Perseverance y Tequila.

En definitiva, una banda del montón con cuatro temas con gancho para bailar en los bares a la noche.
Uwababauwa…!

La Superbanda efímera

Imaginemos una banda en la cual todos sus componentes sean estrellas consagradas del rock, incluso algunos de ellos grandes entre los grandes, incomparables.
Pues bien, estamos hablando de la banda circunstancial, efímera pero maravillosa llamada Traveling Wilburys.
En 1988, el ex Beatle George Harrison reunió a sus amigos Tom Petty, Roy Orbison, Jeff Lynne y Bob Dylan para la grabación de una cara B de su disco, pero empezaron a enredarse canción tras canción hasta que acabaron grabando el LP Traveling Wilburys Vol. 1 donde tenemos joyas como Handle With Care, End of the Line o She’s My Baby.
Este y el siguiente disco que grabaron estos cinco cracks juntos, significaron una vuelta a las raíces de todos ellos, con un aire muy artesanal, de improvisación (con un toque country o de Road Movie americana), pero sobre todo un homenaje a su amistad forjada en el estudio y tras muchos años en la carretera.
Desafortunadamente, la muerte de Roy Orbison al año siguiente enfrió el proyecto, aunque en 2007 Petty y Lynne quisieron relanzarlo de nuevo con la reedición de los dos discos que hicieron en su día.
En definitiva, homenaje a la música y a los buenos momentos con los amigos.

La gran O del rock

The Big O. Así es como se conocía al mítico Roy Orbison entre los colegas de profesión.
Y es que este tejano miope de voz prodigiosa (Elvis dijo que nunca oyó nada igual) se hizo famoso en los sesenta con baladas sobre amores perdidos, como Only the Lonely y sobre todo Oh, Pretty Woman, que le dio tal fama que hasta se hizo una película inspirada en la canción.
Sin embargo, el bueno de Roy tuvo muchos problemas en la vida real que le impidieron tener una continuidad en su carrera: falleció su mujer y al año siguiente dos de sus tres hijos en un incendio.
Sea como fuere, siguió adelante y fue publicando discos y canciones con este maravilloso You Got It. Luego vino su colaboración con los Travellin’ Wilburys que lo catapultó a la fama fuera de los EEUU justo un año antes de marcharse para siempre.
Yo siempre recordaré la espléndida versión que hizo del I drove all night de Cindi Lauper.
Everything you need, You got It!