Los animales de la casa del sol naciente

The Animals. Legendario grupo británico de Newcastle que a principios e los 60 revolucionó al mundo adaptando una canción folk americana y versioneándola para hacerla inmortal.
Otros muchos les imitaron después, pero para la historia, The House of the Rising Sun es la obra maestra de Eric Burdon y los suyos.
Esta banda que inicialmente empezó haciendo covers de Blues de John Lee Hooker, Jimmy Reed o Ray Charles, como Don’t Let Me Be Misunderstood, Story of Bo Diddley y Club A Go Go. Posteriormente se lanzaron a hacer temas propios como When I Was Young, ya con otro estilo y otra temática, más comprometido con causas anti bélicas como Vietnam; otras canciones (también versiones) que hicieron en la época fueron Ring of Fire y River Deep-Mountain High
Realmente The Animals no pueden presumir de un repertorio propio extenso, pero sí de hacer suyas las canciones que versionearon con la personal e intransferible voz del genio Burdon y con una forma de tocar agresiva, acompasada y leal a las raíces del rock.

Anuncios

Aquí y Ahora


Jesus Jones. Uno de tantísimos grupos que salieron a finales de los Ochenta y eclosionaron en los primeros Noventa. La banda de Wiltshire, liderada por el frontman Mike Edwards, consiguió un sonido indie puramente noventero partiendo de una base techno y dance, al revés que sus coetáneos EMF. Al igual que los de Manchester,mezclaron otros elementos como el funkie, el hip hop , incluso reggae y soul, poniéndolo todo en escena en servicio de su música ecléctica y juvenil. En 1991 tuvieron bastante éxito con tres temas extraídos de su album Doubt: International Bright Youth Thing, ecléctica y eléctrica, con elementos orientales; Real Real Real, más cercana al sonido Manchester y este Right Here Right Now, su mayor hit y esencia de lo que es el grupo:energía sonora a medio camino entre el dance y lo indie. Hoy día suenan pelín trasnochados, pero la verdad es que tuvieron su momento.

Right Here Right Now

Un Nuevo Orden


Tras la fatídica muerte de Ian Curtis en 1980, sus tres compañeros en Joy Division, Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris, decidieron pasar página musical y vivir su propia aventura sonora en un nuevo proyecto llamado New Order.
Al principio, como es natural, todo recordaba a la anterior singladura, (en los conciertos les pedían el Love Will Tear Us Apart constantemente), pero paulatinamente fueron creando su propio sonido, más orientado a la música electrónica emergente, al Techno, aunque con elementos reminiscentes de su anterior etapa.
Así las cosas, en 1983 les llegó su gran triunfo, Blue Monday, su canción bandera que les llevó al número 1 en listas en casi todo el mundo y es un himno Techno por antonomasia.
Otras canciones reseñables de este grupazo pueden ser Confusion o Bizarre Love Triangle, que demuestran como un grupo que perdió a su líder puede reinventarse, resurgir de sus cenizas y demostrar lo magníficos músicos que son. En definitiva, eso es lo que se llama crear un Nuevo Orden.

El amor nos destrozará otra vez


Love Will Tear Us Apart. Joy Division. Ian Curtis. Nombres, frases, palabras de absoluta leyenda musical, que forjaron nuestro gusto por el rock, por la experimentación por el post punk y en definitiva por un himno generacional que cada vez que lo oigo me hace estremecer.
Este grupo de Manchester, germen de otro grupazo como New Order tuvo la gran habilidad de saber como transformar sus iniciales influencias punk en algo más sofisticado, dramático e indeleble, con más fuerza si cabe por su profundidad y negatividad en las letras, derivadas de la epilepsia crónica de Ian Curtis que le llevaba constantemente a buscar un suicidio que lamentablemente para nosotros llegó en 1980 a los 24 años de edad.
Su legado aunque corto fue único, con su dicho de debut Unknown Pleasures ya asombraron al mundo con temas como Disorder o She Lost Control, que recordaban ligeramente a los primeros tiempos de su primigenio grupo Warsaw, pero con mayor uso de sintetizadores y un sonido más oscuro.
Su segundo y a la postre último disco, Closer, nos trajo su más grande himno (que reza como epitafio en la tumba de Ian Curtis) que eclipsó todo lo anterior. Pocas canciones han influido tanto en otros artistas (Depeche Mode o Human League entre otros) . Pocas canciones resumen tan bien el sentir atormentado de una generación como aquella. Pocas canciones son tan perennes e inmortales.
Love Will Tear us apart Again…!

El retorno a la elegancia


Bluetones. Qué pedazo de banda tan elegante, con personalidad, con letras cuidadísimas, guitarras afinadas y sonido depurado. Lástima que sólo  tuvieran éxito en la mitad de los noventa, coincidiendo con la oleada Brit Pop.

Los hermanos Morriss, de Hounslow, UK, consiguieron bordarlo con su primer disco, Expecting to Fly, un pedazo de LP con joyas como Slight Return (su mayor hit), Bluetonic, Cut Some Rug o Carnt Be Trusted. De posteriores trabajos solo destacar If…, Ames o Sleazy Bed Track, ya que el nivel nunca volvió a ser el mismo.
Nos queda su estupendo sonido que nos trae muy buenos recuerdos de juventud compartidos junto a alguien que hoy cumple los años…
You Don’t have to have the solution, you have to understand the problem…!

El Hotel de las Águilas

Pocos grupos han existido tan legendarios como este en los Estados Unidos.
The Eagles fue más que una superbanda, fue un grupo de superdotados: todos sus integrantes estaban entre los veinte mejores en su especialidad. Don Henley a la voz y baterías, Glenn Frey a la guitarra principal haciendo las gemelas con Joe Walsh, otro virtuoso, al igual que el tercer guitarrista,- para mi el mejor- , Don Felder, que se acabaría marchando por falta de sitio y lucha de egos.
Con este elenco no es de extrañar que todo fuera sobre ruedas: con una mezcla de bluegrass country, blues,folk y algo de funky, estas Águilas musicales partieron la pana en USA y más allá en los setentas y primeros ochentas.
Sus primeros éxitos, Take It Easy, Tequila Sunrise o Lyin’ Eyes, con acento muy profundamente americano, fueron dejando paso a temas más elaborados a nivel letras y fusión de guitarras como New Kid in Town o su majestuoso y legendario Hotel California, un himno AOR que se encuentra entre las canciones más queridas de la historia del Rock. Live in The Fastlane y I Can’t Tell You Why completan una discografía de ensueño de una banda de leyenda.
Hace poco se volvieron a juntar. Volvieron a saltar las chispas del buen rock and roll.
Welcome to the Hotel California…such a lovin’ place…such a lovin’ face…!

Las cabezas parlanchinas de Byrne

Talking Heads. Qué gustazo hacer un post sobre este grandísimo grupo, innovador transgresor,iniciador de tendencias, caminos nuevos e inexplorados hasta entonces e imaginativo y creativo hasta decir basta.
Un nombre propio destaca sobre el resto: David Byrne, el enorme, histriónico e irrepetible genio escocés afincado en USA que guió a sus compañeros de la Escuela de Bellas Artes de NYC Tina Weymouth, Chris Frantz y Jerry Harrison hasta lo más alto del Olimpo de la música de los setenta y ochenta.
Unos primeros años con un estilo punk con elementos dance e indicios de lo que sería la new Wave de la que se les considera precursores, con temas como Psycho Killer (mi favorita) o Take Me to The River, deja paso a una etapa con Brian Eno de productor, donde preponderan los sintetizadores y un sonido más ochentera. Prueba de ello son este Once in a Lifetime, Burning Down The House, And She Was o Road To Nowhere.
Ya en 1986 encuentran su momento más importante a nivel mainstream con temas como Wild Wild Life, uno de los más conocidos y de los que más pegó en ventas y en radio fórmulas.
Pero la verdadera herencia de esta grandísima banda y su carismático líder fue su aportación inestimable a nivel creativo, sus gritos, sus gestos, sus letras, sus poses, su constante desafío a lo establecido y a quienes lo establecen. Grandísimos e inolvidables.
Once in a Lifetime…!

Pasajeros al tren


A mitades de los años noventa, los hermanos suecos Tomas y Steffan Rundqvist , medio hippies y hare krishnas, a su vuelta de la India empezaron a dar conciertos por España, hasta que en un concierto en Ávila conocieron al bajista español Antonio Crespo y formaron Undrop.

Banda considerada como One Hit Wonder por solo tener este éxito, Train, a raiz de una exitosa campaña publicitaria de Pepsi en 1998, este trío mezcla tendencias post-grunge y punk con ritmos ska o reggae bailables y fiesteros que hicieron de esta canción imprescindible en fiestas y en bares nocturnos.
No he podido encontrar nada más destacable del grupo por ningún lado,únicamente los buenos recuerdos que me trae esta canción.

Mortalmente agradecidos


Grateful Dead. Una de las leyendas del rock por ser pioneros en mezclar el folk, el country, el rock y lo psicodélico a su antojo, siendo los padres del progresivo y la influencia soterrada de muchísimas bandas. Detrás de todo esto, tenemos un nombre grande y prominente: Jerry García.
En la carretera desde 1965, estas diversas influencias, unidas al habitual consumo de LSD de miembros de la banda, crearon un estilo propio y la tendencia creciente a la improvisación que les sitúa en el origen de las jambands o bandas de improvisación, de ahí que sea tan difícil encontrar un hit o canción emblemática de la banda, ya que en todas encontramos ese perfil progresivo que dificulta la accesibilidad de las mismas al público mainstream.
No obstante, a pesar de lo costoso de identificar sus mejores temas, tenemos este Ripple y Truckin‘ como sus canciones más conocidas y versioneadas. Mas temas que hablen de su estilo podrían ser Friends of the Devil, Casey Jones, Sugar Magnolia o Uncle John’s Band.
Siempre nos quedará la voz del mítico Jerry,t tristemente fallecido en 1995 y ese sonido tan característico y precursor de los maravillosos muertos agradecidos.

Yo quiero (Glam) Rock


We’re not Gonna Take It (No nos engañarán más). Una de las canciones más conocidas de Twisted Sister y su lema por antonomasia.
Estos melenudos americanos comandados por el monstruoso pero carismático rubio de bote Dee Snider practicaron el mejor Glam rock de los ochenta, aunque ese término no les gustara a ellos y preferían verse más relacionados al Heavy metal.
Con semejante cantante y el resto de elenco como el guitarrista virtuoso Eddie Ojeda, estas hermanas rockeras dirigieron sus miras hacia el público adolescente, haciendo llamada tras llamada en conciertos y videoclips a unirse a su causa a los chavales del instituto, como en la canción que nos ocupa , I Wanna Rock o Be Chrool to your Scuel (junto a Alice Cooper),aunque también supieron ponerse serios con baladas como The Price, incluso versiones como Leader of The Pack de The Shangri-Las o Burn in Hell, donde demuestran como su sonido festivo se va endureciendo con los años.
Realmente es n grupo que ofrece más de lo que a simple vista parece por sus pintas andróginas heredadas a medio camino entre New York Dolls y Kiss, y la verdad es que su disco Stay Hungry es un pedazo de trabajo del que no te aburres nunca.
We’re not Gonna Take It, anymore…!

El brillo del post-grunge


Tras la explosión del fenómeno grunge durante los primeros años de la década de los noventa, comenzaron a surgir grupos más moderados, (sin llegar del todo a comerciales), denominados post-grunge, que cogían determinados aspectos de este estilo (pose, guitarras entrecortadas, voces rasgadas, incluso la estética), y la adaptaban a su idiosincrasia personal.

Es el caso por ejemplo de Soul Asylum, Live o Collective Soul, grupo de Georgia con marcado acento grunge pero reminiscencias de rock sureño, aunque bastante orientados a sonar en radio fórmulas y en listas de éxitos.
La banda de los hermanos Roland tuvo mucha repercusión en MTV y radios con este Shine, siendo considerada como una One Hit Wonder entre otras tantas de los noventa, pero sí que cabría destacar otros temas bastante dignos como December o The Workd I Know. Su primer disco Hints, Allegations and Things Left Unsaid para mí es el mejor de su carrera, con este su prmer single que sonó mucho en bares y recopilatorios.
Ooooh, Heaven let your light Shine down…!

 

La excesiva Amy


Amy Winehouse, la excesiva diva del siglo XXI, la última en ingresar en el luctuoso club de estrellas del rock fallecidas a los 27 años.
Londinense de familia judía excesivamente rica,sus excesos empiezan precisamente con el beneplácito paterno de una vida desahogada y llena de caprichos, en la que Amy se cansaba constantemente de experimentar.
Excesiva en su look, a mitad de camino entre las pin Up de los cincuenta, las Be Bop de los sesenta y las presidiarias de brazos totalmente tatuados. Marcando tendencias y actitudes.
Excesiva en sus adicciones: alcohol, anfetamina,heroína, coca, marihuana todo valía en su parecer,( uniéndose además a los más descerebrados del lugar como su marido Blake Fielder-Civil) y excesivos los escándalos, detenciones y estados de ebriedad absoluta en sus shows.
Y excesivo pero escaso por lo sublime su legado musical, soul, jazz, pop, todo pasado por su espectacular voz e impronta, su manera de vocalizar, marcando estilo, cogiendo el añejo soul y haciéndolo suyo con letras desgarradoras y urbanas en himnos como Rehab, Back to Black, You Know I’m No Good,  Just Friends o Love is a Losing Game.
Excesiva en el legado tan importante que deja, el cual, lejos de ejemplificar, agranda aún más la leyenda negra de los mitos del rock.
Excesivo el recuerdo imborrable de su estremecedora voz.
They tried to make me Go to Rehab But i said no, no, no…!

Las cosas de Carly


Carly Simon. Grandísima voz y presencia la de esta neoyorkina hija del socio editor de Simon & Schuster y hermana de Lucy, con quien empezó sus pinitos en la música como The Simon Sisters a finales de los sesenta.
Ya entrados en los setenta empezaron a llegar los éxitos en forma de canciones con You’re So Vain, tema que inicia la tendencia de pop confesional autobiográfico entre cantautores como Jackson Browne o James Taylor (ex marido de Simon), incluso se dice que esta canción está dedicada a Warren Beatty y /o Mick Jagger, pero ella ni confirma ni desmiente.
Pero su gran éxito le llegó en forma de Óscar en 1989 con la canción principal de la BSO de Armas de mujer Let The River Run, todo un himno femenino que ha guiado a muchas mujeres trabajadoras.
Otros temas destacables de esta rubia con boca de buzón pero muy resultona y con preciosa voz son Nobody Does It Better (otra banda sonora , está de La Espía que me Amó de 007), The Right Thing To Do o la versión de Mockingbird junto a su esposo por entonces James Taylor.
Carrera deslumbrante aunque con altibajos que nos dejó dos himnos femeninos inolvidables.
Let the River Run…!

Esto es amor


Polly Jean Harvey, conocida como PJ, una de las cantautoras de rock independiente más premiadas, reconocidas e influyentes del panorama musical de las dos últimas décadas.
Críada en una granja de ovejas en plena campiña inglesa, ya desde niña aprendió a tocar saxo y guitarra, formando de adolescente un grupo llamado Harvey, hasta que en 1993 inicia su periplo en solitario con Get Rid Of Me.
Su particularísima voz potente y atronadora, -que se convierte en dulce cuando procede-, hace que escucharla sea toda una experiencia, además de tener toda una gama de estilos dentro del suyo propio que la hacen muy original.
Ejemplos como Down By The Water, Kamikaze, This Mess We´re In (a dúo con Thom Yorke de Radiohead), The Words That Maketh Murder y muchas otras, ilustran un estilo directo, sin fisuras, imponente incluso, sin concesiones a la galería y muy sobrio. Toda una artistaza esta Polly Jean, aunque no se ría ni pagando.
This is love, this is love, that I’m Feeling..!

Cine & Música #4: Forrest Gump


Forrest Gump. Qué obra maestra. La película que le valió a Tom Hanks un Óscar al mejor actor por su maravillosa interpretación de un chico con escasas luces pero enorme corazón, se encuentra sin duda en mi panteón de favoritas. Y no sólo por su elenco increíble de personajes como el Teniente Dan, Buba o Jennie, sino además por el repaso que hace de la historia de América a través de los ojos de Forrest.
En ello tiene mucha culpa su excelente Banda Sonora Original, cuyo score principal lleva la firma de Alan Silvestri (quién no recuerda el principio con la pluma balanceándose de un lado a otro, igual que al final).
Para repasar las distintas peripecias y épocas de la película, el hilo musical repasa los años cincuenta,  sesenta, setenta y ochenta, haciendo un total de 32 cortes clásicos fundamentales para entender el pop y el rock de los Estados Unidos (en 2001 se reeditó el Soundtrack con 18 canciones más, haciendo un total de 50).
Aquí encontramos a Elvis Presley, Aretha Franklin, The Mamas & The Papas, Bob Dylan, Beach Boys o Fleetwood Mac, entre otros, todos clásicos modernos de la historia del rock.
Rotunda banda sonora para inolvidable película, ambas entre mis favoritas.
Como diría Forrest Gump: La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar…