Todo o Nada

Esta es la historia del grupo más grande que dio el movimiento Mod, con permiso de los míticos The Who: estamos hablando de The Small Faces, una banda de la que salieron dos bandas y dos estilos distintos (The Faces y Humble Pie), siendo la prueba fehaciente de lo importantes que fueron en la historia de la música, aunque hayan quedado un poco enterrados por sus sucesores.
Formados en 1965 por el guitarrista, cantante y alma mater Steve Marriott, el bajó Ronnie Lane, el teclista Ian McLagan y el batería Kenney Jones (a la postre batería de The Faces y The Who), los cuatro años que estuvieron juntos, hasta 1969, fueron intensos, prolíficos y les aseguraron un lugar en el panteón mod.
Perlas auténticas como este All of Nothing, -himno mod junto a My Generation– , Sha La La La Lee, What’cha Gonna do about It?, la maravillosa y mi favorita del grupo Afterglow (Of Your Love), o las canciones de su era psicodélica Itchycoo Park, Tin Soldier o  The Universal.
En 1969, Marriott formó Humble Pie y Mc Lagan, Lane y Jones se unieron a Rod Stewart y Ronnie Wood para formar The Faces.Dos caminos, dos estilos un pasado común.
All or Nothing…!

Los mods que no quisieron ser punks

Contaremos la historia de tres británicos, con el genial Paul Weller a la cabeza, que entre 1972 y 1982 estremecieron al mundo. Es la historia de un trío que empezó siendo mod y murió siendo lo que siempre fue, The Jam, por voluntad propia, con tal de no venderse a las maldades del mercantilismo.
Un grupo bien equilibrado, con bajo, guitarra, batería y voz bien compensados, practicando un rock contundente cada vez más agresivo y sonoro, recogiendo el testigo que el punk emergente les tendía pero sin caer jamás en sus redes comerciales ni provocadoras.
Trifulcas con The Clash y los Sex Pistols provocaron el distanciamiento de Weller y los suyos de esas compañías pero no de su sonido.
En cuanto a su legado, una legión de enormes canciones, como That’s Entertainment, In The City, Town Called Malice, This is The Modern World, English Rose o su versión de In The Midnight Hour.
Un bagaje increíblemente sólido de una banda que marcó época en los setenta sobre todo en UK, y que según dijo Weller en su comunicado de disolución (todo un ejercicio de honestidad), poco más ya tenían que ofrecer.
Poco después el solista formaría Style Council. Cada uno por su lado.
Siempre nos quedarán sus estremecedoras canciones.
Goin’ Underground…!

Somos los mods…!

El grito que popularizó la Película Quadrophenia nos sirve para hablar de un grupo, Los Flechazos, que es el máximo exponente de la cultura y el sonido Mod en España.
Estos leoneses, capitaneados por Alejandro Díez Garín y Elena Iglesias, abanderaron este movimiento desde su formación en 1987 hasta su disolución diez años después.
Aparte de la estética de flequillos caídos, parkas militares vestimenta sesentera y vespas tuneadas, Los Flechazos aportaron un sonido singular , muy de los sesenta pero adaptado a los noventa.
Ejemplos como La Chica de Mel, Luces Rojas o Suzette ilustran este sonido beat, con guitarras, organs y coros de acompañamiento. Sus ventas no fueron nada modestas, apareciendo en listas continuamente lo que demuestra que el espiritu mod esúvo más vivo que nunca mientras ellos estuvieron ahí.