El Hotel de las Águilas

Pocos grupos han existido tan legendarios como este en los Estados Unidos.
The Eagles fue más que una superbanda, fue un grupo de superdotados: todos sus integrantes estaban entre los veinte mejores en su especialidad. Don Henley a la voz y baterías, Glenn Frey a la guitarra principal haciendo las gemelas con Joe Walsh, otro virtuoso, al igual que el tercer guitarrista,- para mi el mejor- , Don Felder, que se acabaría marchando por falta de sitio y lucha de egos.
Con este elenco no es de extrañar que todo fuera sobre ruedas: con una mezcla de bluegrass country, blues,folk y algo de funky, estas Águilas musicales partieron la pana en USA y más allá en los setentas y primeros ochentas.
Sus primeros éxitos, Take It Easy, Tequila Sunrise o Lyin’ Eyes, con acento muy profundamente americano, fueron dejando paso a temas más elaborados a nivel letras y fusión de guitarras como New Kid in Town o su majestuoso y legendario Hotel California, un himno AOR que se encuentra entre las canciones más queridas de la historia del Rock. Live in The Fastlane y I Can’t Tell You Why completan una discografía de ensueño de una banda de leyenda.
Hace poco se volvieron a juntar. Volvieron a saltar las chispas del buen rock and roll.
Welcome to the Hotel California…such a lovin’ place…such a lovin’ face…!

Las cabezas parlanchinas de Byrne

Talking Heads. Qué gustazo hacer un post sobre este grandísimo grupo, innovador transgresor,iniciador de tendencias, caminos nuevos e inexplorados hasta entonces e imaginativo y creativo hasta decir basta.
Un nombre propio destaca sobre el resto: David Byrne, el enorme, histriónico e irrepetible genio escocés afincado en USA que guió a sus compañeros de la Escuela de Bellas Artes de NYC Tina Weymouth, Chris Frantz y Jerry Harrison hasta lo más alto del Olimpo de la música de los setenta y ochenta.
Unos primeros años con un estilo punk con elementos dance e indicios de lo que sería la new Wave de la que se les considera precursores, con temas como Psycho Killer (mi favorita) o Take Me to The River, deja paso a una etapa con Brian Eno de productor, donde preponderan los sintetizadores y un sonido más ochentera. Prueba de ello son este Once in a Lifetime, Burning Down The House, And She Was o Road To Nowhere.
Ya en 1986 encuentran su momento más importante a nivel mainstream con temas como Wild Wild Life, uno de los más conocidos y de los que más pegó en ventas y en radio fórmulas.
Pero la verdadera herencia de esta grandísima banda y su carismático líder fue su aportación inestimable a nivel creativo, sus gritos, sus gestos, sus letras, sus poses, su constante desafío a lo establecido y a quienes lo establecen. Grandísimos e inolvidables.
Once in a Lifetime…!

Pasajeros al tren


A mitades de los años noventa, los hermanos suecos Tomas y Steffan Rundqvist , medio hippies y hare krishnas, a su vuelta de la India empezaron a dar conciertos por España, hasta que en un concierto en Ávila conocieron al bajista español Antonio Crespo y formaron Undrop.

Banda considerada como One Hit Wonder por solo tener este éxito, Train, a raiz de una exitosa campaña publicitaria de Pepsi en 1998, este trío mezcla tendencias post-grunge y punk con ritmos ska o reggae bailables y fiesteros que hicieron de esta canción imprescindible en fiestas y en bares nocturnos.
No he podido encontrar nada más destacable del grupo por ningún lado,únicamente los buenos recuerdos que me trae esta canción.