Los animales de la casa del sol naciente

The Animals. Legendario grupo británico de Newcastle que a principios e los 60 revolucionó al mundo adaptando una canción folk americana y versioneándola para hacerla inmortal.
Otros muchos les imitaron después, pero para la historia, The House of the Rising Sun es la obra maestra de Eric Burdon y los suyos.
Esta banda que inicialmente empezó haciendo covers de Blues de John Lee Hooker, Jimmy Reed o Ray Charles, como Don’t Let Me Be Misunderstood, Story of Bo Diddley y Club A Go Go. Posteriormente se lanzaron a hacer temas propios como When I Was Young, ya con otro estilo y otra temática, más comprometido con causas anti bélicas como Vietnam; otras canciones (también versiones) que hicieron en la época fueron Ring of Fire y River Deep-Mountain High
Realmente The Animals no pueden presumir de un repertorio propio extenso, pero sí de hacer suyas las canciones que versionearon con la personal e intransferible voz del genio Burdon y con una forma de tocar agresiva, acompasada y leal a las raíces del rock.

Aquí y Ahora


Jesus Jones. Uno de tantísimos grupos que salieron a finales de los Ochenta y eclosionaron en los primeros Noventa. La banda de Wiltshire, liderada por el frontman Mike Edwards, consiguió un sonido indie puramente noventero partiendo de una base techno y dance, al revés que sus coetáneos EMF. Al igual que los de Manchester,mezclaron otros elementos como el funkie, el hip hop , incluso reggae y soul, poniéndolo todo en escena en servicio de su música ecléctica y juvenil. En 1991 tuvieron bastante éxito con tres temas extraídos de su album Doubt: International Bright Youth Thing, ecléctica y eléctrica, con elementos orientales; Real Real Real, más cercana al sonido Manchester y este Right Here Right Now, su mayor hit y esencia de lo que es el grupo:energía sonora a medio camino entre el dance y lo indie. Hoy día suenan pelín trasnochados, pero la verdad es que tuvieron su momento.

Right Here Right Now

Un Nuevo Orden


Tras la fatídica muerte de Ian Curtis en 1980, sus tres compañeros en Joy Division, Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris, decidieron pasar página musical y vivir su propia aventura sonora en un nuevo proyecto llamado New Order.
Al principio, como es natural, todo recordaba a la anterior singladura, (en los conciertos les pedían el Love Will Tear Us Apart constantemente), pero paulatinamente fueron creando su propio sonido, más orientado a la música electrónica emergente, al Techno, aunque con elementos reminiscentes de su anterior etapa.
Así las cosas, en 1983 les llegó su gran triunfo, Blue Monday, su canción bandera que les llevó al número 1 en listas en casi todo el mundo y es un himno Techno por antonomasia.
Otras canciones reseñables de este grupazo pueden ser Confusion o Bizarre Love Triangle, que demuestran como un grupo que perdió a su líder puede reinventarse, resurgir de sus cenizas y demostrar lo magníficos músicos que son. En definitiva, eso es lo que se llama crear un Nuevo Orden.

El amor nos destrozará otra vez


Love Will Tear Us Apart. Joy Division. Ian Curtis. Nombres, frases, palabras de absoluta leyenda musical, que forjaron nuestro gusto por el rock, por la experimentación por el post punk y en definitiva por un himno generacional que cada vez que lo oigo me hace estremecer.
Este grupo de Manchester, germen de otro grupazo como New Order tuvo la gran habilidad de saber como transformar sus iniciales influencias punk en algo más sofisticado, dramático e indeleble, con más fuerza si cabe por su profundidad y negatividad en las letras, derivadas de la epilepsia crónica de Ian Curtis que le llevaba constantemente a buscar un suicidio que lamentablemente para nosotros llegó en 1980 a los 24 años de edad.
Su legado aunque corto fue único, con su dicho de debut Unknown Pleasures ya asombraron al mundo con temas como Disorder o She Lost Control, que recordaban ligeramente a los primeros tiempos de su primigenio grupo Warsaw, pero con mayor uso de sintetizadores y un sonido más oscuro.
Su segundo y a la postre último disco, Closer, nos trajo su más grande himno (que reza como epitafio en la tumba de Ian Curtis) que eclipsó todo lo anterior. Pocas canciones han influido tanto en otros artistas (Depeche Mode o Human League entre otros) . Pocas canciones resumen tan bien el sentir atormentado de una generación como aquella. Pocas canciones son tan perennes e inmortales.
Love Will Tear us apart Again…!