El dolor del hombre de negro

Johnny Cash. El indiscutible rey del Country Rock. Un tipo duro, con personalidad, con carácter y con una voz característica, comprometido con los desfavorecidos y los marginados; excesivo y radical en ocasiones, adicto a todo tipo de pastillas como las anfetaminas, rehabilitado y reincidente. Sobre todo, un pedazo de artista.
Nacido en Arkansas en 1932 en el seno de una numerosa familia algodonera, perdió muy joven a su hermano mayor, hecho que le marcó profundamente.
Posteriormente empezó a cantar gospel hasta que fue enrolado en el sello Sun Records y empezó a hacer giras con dos artistas más, un tal Elvis Presley y Jerry Lee Lewis, ( viajes en los cuales se hizo adicto a las anfetaminas).
En esa época caótica en lo personal empezó a triunfar musicalmente con hits como Ring of Fire, es entonces cuando empieza a hacer recitales en prisiones como su célebre directo At Folsom Prison, siendo considerado com un héroe carcelario con su Folsom Prison Blues, Girl of the North Country (junto a Bob Dylan) o Walk The Line. Es la época en la que se casa en segundas nupcias con June Carter, lo que le aporta a estabilidad y lo aleja temporalmente de las drogas.
Entrados en los setenta empieza una época más espiritual y comprometida, es el famoso Man In Black, su famoso Hello I’m Johnny Cash, su propio show de Televisión con invitados ilustres como Carl Perkins, Ray Charles o Derek and The Dominoes, es su cúspide en la fama.
En los 80 sin embargo, su fama empieza a caer coincidiendo con un desinterés generalizado por el country, aunque forma el súpergrupo The Highhwaymen junto a otros grandes del country como Kris Kristofferson, Waylon Jennings o Willy Nelson.
El gran cambio llega con su firma por American Recordings ya a finales de los ochenta, donde graba un disco homónimo de versiones de artistas rock y folk como Bird on a Wire de Leonard Cohen, al que siguieron continuaciones en las que Cash realiza fabulosos covers como el Personal Jesus de Depeche Mode, One de U2 o este maravilloso Hurt de Nine Inch Nails.
Cash nos dejó en 2002 con un inmenso legado musical y ubicando demostrado ner una personalidad férrea y voluntariosa a pesar de sus problemas personales, que pudo sobrellevar gracias a June Carter, su musa y esposa, a la cual únicamente pudo sobrevivir cuatro meses.
Lo que siempre sobrevivirá es el recuerdo del Hombre de Negro.

Anuncios