El Zeppelin que nos llevó al cielo


Led Zeppelin. Banda mítica entre las míticas, con una de las formaciones más estables de la historia del rock: Robert Plant, Jimmy Page, John Paul Jones y John Bonham. Los eternos integrantes de una banda nacida entre las dudas, con la alargada sombra de los Yardbirds (anterior banda de Page), rumores constantes de plagio de canciones y de prácticas satánicas ocultas en las letras de los temas más famosos…
Todo ello nunca ha empañado el talento, el carisma, la calidad de la música de estos cuatro británicos visionarios que se pusieron al mundo por montera a lomos de su Zeppelin de plomo con un estilo inconfundible, amalgama de rock, psicodelia, folk celta e incluso hindú y una colosal capacidad para crear letras inmortales.
Con más de 300 millones de discos vendidos, aún hoy siguen haciendo caja, y eso que sólo estuvieron activos desde 1968 hasta 1980 (cuando falleció su mítico batería John “Bonzo” Bonham), aunque con nueve LPs a sus espaldas.
Su debut homónimo, simplemente antológico, por la puerta grande con hitos como Good Times, Bad Times, Babe I’M Gonna Leave You o Communication Breakdown (uno de los mejores inicios de canción que yo recuerde).
A este le siguieron Led Zeppelin II con la maravillosa Whole Lotta Love, Thank You, Heartbreaker o Ramble On; y Led Zeppelin III ( que maravilla de portada) con Inmigrant Song o Since I’ve Been Loving You.
Con esto llegamos al culminar , al súmmum, a uno de los mejores álbumes de la historia del rock, uno de los que cambiaron mi concepción de la música: el no disco, llamado sin título, o Four Symbols, o Led Zeppelin IV. En ella se encuentran joyas del rock universal como Rock and Roll, Black Dog o el lema, el himno, la leyenda, mi canción favorita de todos los tiempos, la que a una la esencia del rock en siete minutos: Stairway To Heaven.
Sus discos posteriores ya no rallaron a tan alto nivel, pero sí que podemos destacar canciones como The Song Remains The Same, D’yer Maker, (Houses of The Holy); Kashmir (Physical Graffiti); o All My Love.
Su disco homenaje Encomium (1995) en la que muchos artistas consagrados les rinden tributo, y su mitad amable (Page y Plant), juntándose para un doble directo apoteósico titulado No Quarter un año antes, son la prueba viviente de que esta banda nunca morirá, siempre habrá alguien en una tienda de música que pruebe una guitarra al son de Stairway To Heaven, en honor a la música. Y de unos de sus más grandes embajadores.
And She’s buying a Stairway To Heaven…!

3 comentarios en “El Zeppelin que nos llevó al cielo

  1. Jimmy Page es a los Zeppelin lo que Keith Richards a los Stones. Siempre me han ganado los tipos con alma negra y genialidad innata.

    Fue progresivo en su discografía para intentar no perderme nada y quizá fue la manera de entender su música.

    Siempre hay algún tema suyo en mis listas o “recopilatorios”.

    Genial artículo.

    • Gracias, la primera vs que escuché Stairway to Heaven estaba en mi cuarto serían las cuatro de la tarde, cogí me fui a la tienda de discos con el apunte de la canción en una hoja de papel y le dije que me diera es disco. Lo compre y lo estuve escuchando ininterrumpidamente desde las seis de la tarde hasta la hora de cenar y luego hasta las tres de la mañana, no podía parar. Sólo me ha pasado eso dos veces…la segunda la contaré el martes.

Responder a bonustrack86 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s