El espíritu del Grunge

Nirvana. A estas alturas de la historia de la música,  hace precisamente hoy veinte años (5 de abril de 1994, aunque el mundo se enteró tres días después), este fantástico grupo de Seattle formado por Krist Novoselic al bajo y el enorme Dave Grohl a la batería perdía a su líder, compositor, guitarrista, cantante, icono de la música y mi más íntimo ídolo Kurt Donald Cobain, quien, tras muchos escarceos con la droga, las depresiones, la inestabilidad familiar y sus trifulcas más que conocidas con la industria discográfica y sus jerifaltes, decidió quitarse la vida y dejar huérfano al rock and roll de su inestimable talento.

Los inicios de la banda de Seattle no fueron precisamente fáciles, sobre todo al tener dificultades al encontrar un batería serio y de garantías que les consolidara como trío.

Así, su primer álbum, Bleach, no podemos decir que fuera una bomba, con ventas modestas y un estilo sucio y garajero, muy en la onda Melvins, del que podemos rescatar Blew, Paper Cuts o About a Girl, que luego ya en el 93 remozarían en la versión acústica.

Su siguiente disco, Nevermind, de 1991, es pura leyenda. Producido por Butch Vig para el sello DGC Records, abandonando de esta forma Sub Pop, con una portada fantástica (la del bebé en la piscina) y con Dave Grohl ya consolidado como batería, las canciones son himnos, sentimiento grunge de frustración y desenfreno en su máxima expresión. Su obra más conocida, este Smells Like Teen Spirit, es una de las canciones más aclamadas de la historia, hay un antes y un después de escuchar esta explosión contenida de adrenalina teenager, como sus preciosas hermanas: Come As You Are, In Bloom, Lithium, Breed, Polly, Lounge Act…en definitiva, un disco inmortal.

El problema es que con Nevermind, Kurt sintió que había tocado techo y todo lo que hizo después no le produjo más que insatisfacción. En 1993 se publicó In Utero, mucho más experimental, con el productor Steve Albini al frente, pero los resultados no fueron los esperados ni a nivel producción ni a nivel ventas. Heart Shaped Box, Rape Me, Pennyroyal Tea o All Apologies son buenas canciones pero no ralla ninguna al nivel del trabajo anterior.

A finales de ese mismo año ofrecieron un Unplugged para la MTV con canciones suyas en formato acústico y versiones inmortalizadas por el sello de Kurt como The Man Who Sold The World de David Bowie.

Después, recopilatorios, caras B, documentales, todo vale para hacer caja a costa de una banda de altibajos, con un modesto bajista, uno de los mejores baterías de la historia y un frontman atormentado pero magnético, icónico pero descuidado, enérgico pero depresivo, que llevó hasta sus últimas consecuencias un sentimiento que ayudó en gran medida a crear: el Grunge.

With the lights out, It’s less dangerous, Here we are now, Entertain us…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s