El Rock Torero de los Castizos Inolvidables


Gabinete Caligari. Santo y seña del rock chulapo, castizo, cañí y torero de nuestro país, pusieron color y sabor a la movida madrileña con letras pop rock con pasado after punk pero impregnadas de pasodobles, chachachás , ritmos latinos, incluso tangos cuya mezcla sirvió para acertar con los de su generación pero también con un público más maduro y clásico.
Formados en 1981 bajo el soberbio liderazgo del increíblemente auténtico Jaime Urrutia, el poeta chulapo, junto a Ferni Presas y Edi Clavo, Gabinete Caligari ( cuyo nombre fue sacado de una peli expresionista alemana de los años veinte) fueron culpables de varios himnos generacionales de los ochenta, si bien su estilo fresco y cañí no llegó hasta 1985. Antes, su época oscura, heredada de la anterior banda de Urrutia, Ejecutivos Agresivos, con temas rescatables como Golpes o Sombras Negras, con una marcada actitud neofascista que luego abandonaron y un sonido muy Joy Division.
En 1983 publican Que Dios Reparta Suerte, un auténtico bombazo taurino-musical con temas como el homónimo y Sangre Española, continuando esa línea con su siguiente disco, Cuatro Rosas,más pop pero igual de racial que el anterior, con esta canción que es una auténtica joya y otras como Tango o Caray, con un guiño al cabaret.
Otra vuelta de tuerca la darían al plantarnos en 1986 con Al Calor del amor en un bar, mi favorita sin duda, que sirvió de plataforma publicitaria de la cerveza Skol y enormemente famosa aún hoy día en todos los garitos de nuestro país. Un año después se saldrían del mapa con dos joyas como Camino Soria y La Fuerza de la Costumbre, pop con tintes milongueros y un auténtico homenaje al carácter recio castellano.
Con su LP Privado, de 1989 , dan el salto definitivo a la fama mainstream, convirtiéndose en el grupo del momento con La Culpa fue del Cha Cha Cha, aplaudidos y parodiados a partes iguales; acompañándola están dos delicias como la gamberra Solo se Vive una Vez y la balada Mi Buena Estrella. Sin embargo, todo tiende a terminar y Gabinete lo pudo comprobar en 1991 con su disco quizás más rock, Cien mil Vueltas, el peor en ventas de su carrera, ( y eso que los produjo Phil Manzanera) aunque sólo rescataría de este LP la canción dedicada a Yeltsin, Queridos Camaradas.
Tras dos álbumes más sin pena ni gloria, Urrutia decide hacer la guerra por su cuenta y saca un disco en solitario, del que destaca su obra maestra y chulapona Qué Barbaridad!, la cual rescata la esencia de los mejores momentos del grupo.
Banda que hizo escuela, marcó estilo y forjó su carácter en el escenario, con la honestidad por bandera, pose arrogante y pasión, mucha pasión por la música.
Bares, que lugares, tan gratos para conversar, no hay como el calor del amor en un bar…!

Anuncios

2 comentarios en “El Rock Torero de los Castizos Inolvidables

  1. ¡Qué buenos momentos me hicieron pasar! Coincido contigo ésta es mi canción preferida, pero el disco que más me gusta es “Camino Soria”. También me acuerdo de la imitación de Martes y Trece (“La culpa fue del cha cha cha”).

    • Totalmente de acuerdo, Raúl, la verdad es que Camino Soria es insuperable como disco y la canción es muy buena, un poco melancólica, pero Al calor del Amor en un Bar es casi un himno generacional para los que íbamos de bares en los ochenta y noventa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s