El Siglo de la Musa


Muse. Posiblemente el grupo más carismático y exitoso de cuantos hayan empezado su andadura musical en el siglo XXI. Y es que este trío del Sur de Inglaterra,-formado por el batería Dominic Howard, el bajista y tecladista Chris Wolstenholme y su alma mater, compositor, extraordinario vocalista y no menos magnífico guitarrista y pianista Matt Bellamy– posee un toque mágico que sólo los grandes de verdad tienen. Calidad, intensidad, capacidad de llegar a las masas, con un rock alternativo pero rozando lo progresivo, con rasgos en ocasiones operísticos, giros dramáticos y coros rimbombantes y épicos que configuran un sonido propio pero que a su vez bebe de los grandes como Queen o U2, aunque enmarcados en una realidad musical en la que no te puedes permitir ningún tipo de relajación.
Muse es el emblema británico de la música actual.
Fundados en 1994 en Teignmouth, Devonshire, bajo el nombre Rocket Baby Dolls y con una estética gótico-emo, no fue hasta el 99 cuando publicaron su primer LP, Showbizz, obra bisoña y pretenciosa que no obstante nos dejaría algún momento brillante como la almibarada pero preciosa balada Unintended.
Fue en 2001, con Origin of Symmetry, cuando la banda conenzó a mostrar su verdadera medida y su valía a través de excepcionales epopeyas sonoras como mi favorita Plug In Baby, con ese riff demoledor casi de enseñar en conservatorio que se marca Bellamy, o New Born, obra maestra en sí misma, sin olvidar la fantástica versión del Feeling Good de Nina Simone.
Pero tras ese disco inconmensurable pocos imaginaban que el siguiente, Absolution (2003), iba a superar con creces a su antecesor. y es que el trío, ya con un estilo muy definido, con confianza y mucho trabajo tanto en estudio como puliendo sus cada vez más espectaculares directos, se puso al mundo por montera con esta excepcional colección de canciones entre las que destacan la trepidante Stockholm Syndrome, la increíble Butterflies & Hurricanes, la machacona Hysteria y la legendaria Time is Running Out, el leit motif y sello de identidad de la banda.
Tras tres años de extensa de giras en abarrotados estadios y de desmesurada y creciente popularidad, Muse editó su cuarto álbum de estudio, para mí el más completo, Black Holes & Revelations. Sin duda , hasta la fecha, su techo creativo, pues en mi opinión sus dos posteriores trabajos (The Resistance de 2009 y The 2nd Law de 2012), aunque tienen buenos y originales momentos -como Uprising, la microsinfonía Exogenesis o Survival, el himno de los JJOO de Londres 2012-, no llegan a desplegar tanto talento e irradiar tantísimas sensaciones como en este pedazo de disco. Para empezar, Starlight, el single perfecto, con altos y bajos pop rockeros, delicioso y vertiginoso a la vez; Take a Bow, oscura y amenazadora BSO de Watchmen;  Supermassive Black Hole, funky y provocadora; Map of Problematique, que parece sacada de los informativos de la BBC; el fantástico in crescendo Invincible o la inclasificable y evocadoramente perturbadora Knights of Cydonia, obra mitad futurista y mitad western de Ennio Morricone (como bien refleja el videoclip).
Muse: una grandísima banda con un grandísimo líder y excepcionales escuderos, aunque quizás hayan caído en la autocomplacencia y se les deba exigir bastante más de lo que han venido dando en sus dos últimos LPs.
Eso sí, decir que en directo son bestiales, su álbum HAARP grabado durante la inauguración de Wembley en 2007 y su actuación en los JJOO de Londre así lo atestiguan.
Mientras la Musa no les abandone, estos tres genios seguirán marcando el ritmo del siglo XXI.
Our Time is Running Out….!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s