Aullido Primitivo, Sonido Innovador


Primal Scream. Encasillar a estos británicos dentro de alguno de los subgéneros que alimentan al Rock podríamos decir que es aventurarse a no entender del todo la dimensión de su música.
Fundados en el ya remoto 1982 a raíz de la escisión de The Jesus and Mary Chain del alma mater del proyecto, frontman y compositor de la mayoría de sus temas Bobby Gillespie, Primal Scream heredan un bagaje post punk del que rápidamente quieren desembarazarse al sonarles muy manido dentro del circuito de grupos de finales los ochenta, por lo que en un inicio tienden a inclinarse por un rock con cadencias garajeras incluso glammies, hecho plasmado en sus dos primeros trabajos, Sonic Flower Groove (1987, que pasó sin pena ni gloria) y Primal Scream (1989, donde destacaremos el single Ivy, Ivy, Ivy y poco más).
Todo ello, unido al afán de Gillespie y de su compañero Andrew Innes por experimentar y abrir fronteras musicales tácitamente prohibidas, contribuiría a buscar nuevos sonidos acorde con la época y (por qué no), la idiosincrasia del grupo. Es así como nace su gran éxito Screamadelica (1991), producto inusual fruto de la conjunción de estilos tan dispares como el House, el rock alternativo o el garaje, pero bien empastados y remezclados por una maravillosa producción a cargo de The Orb y Andy Weatherall. Temas como Movin’ On Up, Come Together, Loaded o Higher Than The Sun dan buena fe de ello. El disco arrasó en ventas siendo considerado una de las joyas por excelencia del sonido Brit de inicios de los 90.
Curiosamente, dos de sus mejores temas están incluidos en su LP de 1994, Give Out But Don’t Give Up, una vuelta al rock con tintes dance que no tuvo buena acogida en ventas pero sí a nivel clubs y emisoras, sobre todo con mi favorita Rocks ( muy glam y y discotequera pero con esencia rock incluso soul) y el buen tema Jailbird. Durante mi estancia en UK la primera no dejó de sonar en las pistas de baile.
Aparte de sus temas más favoritos, dentro de los diez álbumes de la banda (sin contar directos, recopilatorios y rarezas) podríamos destacar Vanishing Point (1997) y su canción Principal Star; XTRMNTR (2000), con hits como Swastika Eyes (posteriormente remezclada por Chemical Brothers); Evil Heat (2002), que inicialmente se iba a titular Bomb The Pentagon y que incluye Rise; Riot City Blues (2006), con Dolls ( Sweet Rock and Roll); y por último sus últimos trabajos Beatiful Future (2008) y More Light (2013) con momentos interesantes como Can’t Go Back, It’s Alright, It’s Ok o 2013.
Inclasificables, innovadores, eclécticos a más no poder, crearon escuela en su día y muchos grupos actuales les deben parte de su ser por su capacidad de aglutinar estilos y tendencias y hacerlos suyos. Todavía en la brecha, no parece que vayan a parar pronto así que tendremos aullidos primitivos para rato.
Get Yer Rocks off, Get Yer Rocks off Honey, Shake It now now, Get’em off Downtown…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s