La Banda de las bandas


The Band. Estamos ante una de las formaciones míticas de la historia del folk rock, country rock o simplemente Rock. Formados en Toronto (tras varios precedentes) y originarios todos ellos de allí, son auténticos ídolos en los States, no sólo para los fans, sino entre los propios músicos, teniendo a uno de ellos, posiblemente el más grande, Bob Dylan, como confesor, impulsor y gran amigo, sin cuya amistad nada hubiera sido igual para Richard Manuel, Rick Danko, Levon Helm, Robbie Robertson y Garth Hudson.
Todo empezó en 1958 cuando estos amigos del instituto se juntaron con el cantante rockabilly Ronnie Hawkins, denominándose The Hawks. Ya en 1964 abandonan a Hawkins por un estilo más folkie y contry, cambiando su nombre primero a Levon Helm Sextet (junto al saxofonista Penfound) y ya posteriormente adquirirían su bautismo definitivo, The Band.
En los tiempos de The Hawks fue cuando conocieron a Dylan y trabaron amistad con él, comenzando dos carreras paralelas, una con el maestro y otra en solitario.
Su primer disco como The Band, y posiblemente su mejor LP es Music from Big Pink (1968), en alusión a la casa donde grabaron con Dylan y por primera vez como The Band. De aquí salieron sus mejores obras, como mi favorita The Weight, Tears of Rage o I Shall Be Released.
Después de este su momento cumbre se suceden una serie de álbumes más o menos buenos, siempre con los altibajos que supone tocar en una banda con cinco egos gigantescos, (sólo aplacados por Dylan).Del resto podríamos mencionar Stage Fright o Rock of Ages, pero sobre todo una enorme influencia sobre grupos como Cream, como Clapton reconocería.
Colaboraciones, Jam sessions, idas, venidas y al final la inmortalidad de estos canadienses alcanzada con uno de los mejores discos en directo de la historia, The Last Waltz, junto a otros artistas y con Robertson y Danko de maestros de ceremonia, los cuales upieron sacar lo mejor de sí mismos y de su unión con otros maestros para darnos momentos brillantes.