Sintamos el Ruido del Glam


Slade. Uno de los grupos precursores del Glam Rock de los setenta que además se atrevió a coquetear con el floreciente Heavy Metal que despuntaba de la mano de sus vecinos de Birmingham Black Sabbath o Iron Maiden. Y es que este cuarteto de Wolverhampton, (sede de mi mítico erasmus del 95) tenía una pose festiva y edulcorada adoptando las tendencias en boga por entonces, pero sus raíces industriales de barrio periférico del Black Country, cuna del hard rock británico, difícilmente ocultaban una tendencia por guitarras rasgadas, baterías contundentes y voces chillonas que de algún modo emulaban el sonido del trasiego de la British Steel & Co. Así pues nos encontramos con un fenómeno interesante, el del Hard Glam rock si se le puede llamar así.
Musicalmente hablando, Noddy Holder, Dave Hill y los suyos tuvieron mucha influencia en grupos posteriores como Kiss, los cuales confesaron haberse basado en sus inicios en Slade, y la banda hard rock yanqui Quiet Riot, que hicieron suya la canción más famosa de esta banda, Come on Feel The Noize, superando incluso en éxito a la original.
Otros hits de estos ingleses atolondrados y horteras fue Mamma We’er all Crasee Now ( también versioneada por Quiet Riot), Time To Rock, Run Run Away, My Oh My, Keep On’ Rockin‘ o Coz I Love You.
Así pues, a Slade se les puede considerar como los precursores de un Glam que se fue masificando conforme avanzaban los setenta, pero con un toque rockero que nunca les hizo  olvidar sus raíces.

Come on Feel The Noize…Girls Rock Your Boys… we’ll Get Wild, Wild , Wild…!