El Garaje de las Rayas Blancas

The White Stripes. El fantástico dúo musical y matrimonial formado por Jack (John Anthony Gillis) y Meg White, con un estilo garaje, fusionando el blues con el punk y ribetes metaleros, con acento de Detroit pero con sonido muy Mississippi y del Medio Oeste americano. Personalidad a raudales, imagen a medio camino entre lo emo, lo noventero y el show bizz, anteponiendo sobre todas las cosas el sonido, la calidad, lo que verdaderamente les importa a los White, la experimentación , sus grabaciones en sótanos y garajes en cintas de 8 pistas, al más puro estilo Lo Fi, con esas guitarras y baterías mágicas, el mismo concepto que los Black Keys, pero distinto resultado, ya que estas rayas blancas pertenecen al resurgimiento del movimiento Garaje de los sesenta y setenta junto a gente como The Raconteurs o The Dead Weather (grupos a los que también pertenece Jack White).

Formados como pareja  e inmediatamente después como grupo en 1997, The White Stripes editan su primer album en 1999 con un estilo blues, punk y garaje muy característico en el que predomina las guitarras y la inefable voz de Jack, aunque el disco es mejorable, hecho que sucede con su segundo vástago, De Stijl (2000), donde Hello Operator y My Death Letter nos enseñan el camino a seguir. Justo un año después editan White Blood Cells, el cual supone el espaldarazo definitivo a la fama y que nos trae temazos como el primero que les escuché Hotel Yorba, Little Room o Dead Leaves and The Dirty Ground, donde el sonido garaje impera.

1 de abril de 2003, fecha de mi 30 cumpleaños, es el día en el que todo cambia para The White Stripes con la publicación de su mejor LP Elephant, ese tipo de discos que hacen a un grupo inmortal. Su  primer single y mejor hit, Seven Nation Army, está entre las canciones con mejor riff de guitarra de la historia según las últimas listas y tiene un ritmo, cadencia y magnetismo difíciles de superar. Otros tesoros que componen este LP magnífico son Black Math, The Hardest Button to Button , Ball and Biscuit o I Just Don’t Know What to Do With Myself. En realidad, poco desperdiciable de este pedazo de trabajo, que no pudieron superar con temas ulteriores como Blue Orchid, My Doorbell, o Icky Thump de sus dos últimos trabajos, que aunque buenisimas canciones no consiguen tocar el techo que supuso su cuarto trabajo.

2007 supone su ruptura afectiva y por tanto profesional (ya que en su caso ambos temas van muy ligados) y cada uno hace sus proyectos en solitario, sobre todo Jack White ha estado muy activo en múltiples proyectos tanto en solitario como con otros artistas. Lástima porque es complicado que se vuelvan a juntar…

En resumen, grupazo inmortal que nos dejó momentos inolvidables y ritmos a los cuales pusimos nuestra propia letra para celebrar alguna que otra victoria.

Campeones del Mundo…! Os suena?

El Miembro más Destacado del Punk Radical


La Polla Records. Quien pertenezca a mi generación de los nacidos en los últimos sesentas y primeros setentas, le guste algo el rock, haya salido por la noche y venga de donde yo vengo (Navarra), este grupo será como saludar al vecino de abajo, algo completamente habitual, incluso creo que no conozco a nadie que no sepa tararear alguna de sus canciones. Y es que estos pirados de Agurain / Salvatierra fundados a finales de los setenta con el único fin de gamberrear y “tocar los cojones”, comandados por su conocido, arisco y drogodependiente líder Evaristo Páramos junto a Sumé, Txarly, Abel y Fernando (DEP), componen uno de los grupos de rock más carismáticos y queridos del panorama rockero del Norte (denominado rock radical vasco), y eso que durante toda su vida nunca dejaron títere con cabeza…
Sus letras, punzantes, hirientes, diciendo lo que se piensa sin importar las consecuencias, una sinceridad y un estar “hasta la Polla” han hecho de esta banda su seña de identidad, camuflando con su lírica y su pose una calidad musical bastante limitada e imitadora de ritmos y riffs muy escuchados a UK Subs, Sex Pistols o Dead Kennedys.
Una ideología nihilista, anarquista, en un principio entroncada con el nacionalismo vasco pero luego renegando de él, con fortísimas críticas a la Iglesia, los políticos y los productores musicales, con la cual se han sentido identificados muchos jóvenes de nuestra generación, con discos como Salve, Revolución, No Somos Nada, Ellos Dicen Mierda, Nosotros Amén con sus correspondientes canciones homónimas y otras perlas como Txus, Lucky Men, Quiero Ver, Todo Por la Patria, Tope Bwana, y un largo etcétera de pildorazos cortísimos del repertorio de Evaristo & Co., unido a unos conciertos catárticos y frenéticos donde los bises los solía tocar la policía, hacen de La Polla Récords ( que tuvieron que circuncidarse el nombre a únicamente La Polla por problemas legales) una Leyenda viva del punk Rock estatal.
Evaristo dejó el grupo para seguir con sus proyectos en solitario com The Meas, The Kagas, o Gatillazo.
Siempre nos quedara su ruidera sonora llena de tacos y lindezas contra todo lo que se terciara.
La Moral Prohíbe que Nadie proteste, ellos dicen Mierda, nosotros Amén…!