El encanto del estilo Smiths


The Smiths. Cuesta encontrar en la historia del Rock una banda con tanta calidad y tanto carisma que en tan pocos años de actividad haya hecho tanto, tan bueno y sembrando semillas de estilo, actitud y sonido para la generaciones venideras como ellos lo hicieron. Morrissey, Johnny Marr, Andy Rourke y Mike Joyce, todos ellos mancunianos de origen irlandés, lograron una identidad, una originalidad que pocos han logrado en una carrera musical de apenas cinco años donde concluyeron las peleas y rifirrafes, la prolífica producción de discos y conciertos y un legado descomunalmente grandioso que toca con los dedos el umbral de lo legendario.
Formados en Manchester en 1982 y tras una serie de EPs, The Smiths publican su primer LP homónimo en 1984, produciendo una auténtica revolución estilística, estética y sonora, a medias entre los riffs post punks distorsionados de Johnny Marr, el New Wave edulcorado, un poco de folk britanico y una voz personal y arrebatadora como la de Morrissey que crearon el sonido Smiths. Ya en este primer disco nos encontramos joyas como este This Charming Man, himno post moderno y post punk de la new Wave, junto a otros temazos como Hand In Glove, What Difference Does It Make y otros hits de temáticas comprometidas y oscuras como Suffer Little Children. El lema era no dejar indiferente a nadie.
Su segundo album, Meat Is Murder, consolida lo anteriormente dicho, con otras perlas gloriosas como That Joker Isn’t Funny Anymore o la obra de arte post moderna How Soon Is Now?. Pero si esta banda tuvo alguna vez un techo creativo fue con The Queen Is Dead (1986), donde la magia se escapa a raudales de las notas de composiciones como Big Mouth Strikes Again, The Boy With The Thorn on His Side y la sublime There is a Light That Never Goes Out.
Su cuarto y último disco de estudio, Strangeways, Here We Come supuso curiosamente un oasis dentro del mar de enfrentamientos entre los miembros compositores de la banda y los que no lo eran, aunque el resultado no fue tan extraordinario como su antecesor, pudiendo destacar Girlfriend in a Coma y I Started Something I Couldn’t Finish.
Tres recopilatorios y su album en vivo, Rank (1988), completan un periplo glorioso aunque escaso para sus fans, suponiendo un paradigma en la historia del rock británico y sobre todo del de Manchester, siendo los pioneros de la generación dorada de la ciudad. Tras su separación Morrissey y Marr recompusieron sus carreras musicales, no así Rourke y Joyce, a los que se intentó unificar sin éxito debido a sus ya sabidas diferencias judiciales.
No obstante, The Smiths nos dejaron un sonido solidario, innovador, fresco, transgresor y perenne en cuanto a estilo e influencias.
I Wouldn’t Go Out Tonight…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s