Gaviotas de Donosti, Calles de París


Duncan Dhu. Archiconocido dúo donostiarra formado en 1984 y compuesto por Mikel Erentxun y Diego Vasallo    (nacieron como trío pero Juanra Viles abandonó en 1989) que supone una de las apuestas pop rock más importantes que surgieron justo después del fenómeno de la Movida de mitades de los ochenta. Con influencias rockabilly en un primer momento, con tintes Smiths, quizás algo almibarados -fruto de la explosión de las radio fórmulas y de los productores despiadados-, experimentaron con sonidos cercanos al glam, al New Wave y al folk, pero siempre con un intimismo y delicadeza en temas y tratamiento de instrumentos y voces que les proporcionaron un prestigio y carisma raramente vistos en la música de nuestro país. Ya con su primer -mini- LP Por Tierras Escocesas ( en honor del personaje literario del que tomaron el nombre), supieron atraer la atención de la crítica, pero fue un año después con su LP Canciones (1986) cuando se consagraron en la cresta de la ola con himnos juveniles como Cien Gaviotas, Esos Ojos Negros o la versión de Lyn Anderson Jardín de Rosas. Un año más tarde sorprenden con un trabajo más profundo y elaborado, El Grito del Tiempo (1987) con el que alcanzaron un estatus de banda puntera que ya no abandonarían, refrendado esto último con En Algún Lugar, Al Caer la Noche, Mi Tierra mi Casa y una Mujer o la archiconocida Una Calle de París, también de corte rockabilly pero más encaminada a gustar a su público . Después de un LP de Caras B, (Grabaciones Olvidadas), Duncan Dhu sucumben a la moda del disco doble con Autobiografía (1990), grabando en Londres y dejándonos buenos temas como Rosa Gris o su famosísima Palabras sin Nombre. Pero la industria y los gustos iban cambiando, reinventarse o morir, se dijeron, y de ello nació Supernova en 1991, con toques más rockeros y con más arreglos de viento como Mundo de Cristal pero sin renunciar a su estilo como su deliciosa La Casa Azul, jovial y fresca como antaño. Es entonces cuando Erentxun y Vasallo, siendo amigos, de buen rollo, sin enzarzarse, deciden sacar cada uno por su cuenta sus correspondientes trabajos en solitario: Mikel con su dilatada y célebre trayectoria que incluye A un Minuto de Ti, Mañana ( un homenaje al estilo Americana) o la versión de Smiths Esa Luz nunca se apagará y Diego con su efímero pero exitoso grupo Cabaret Pop. Dos años antes de su buen álbum de reinicio de la banda (Piedras, 1994), Ofrecen en plena Expo de Sevilla de 1992 el concierto más multitudinario de la historia del pop español delante de 120.000 personas. Algún disco más en directo, otros dos más en estudio, 3 millones de copias vendidas y el reconocimiento incluso internacional les avalan como una de las leyendas vivas de nuestra música. A pesar de que siempre me parecieron un poco blanditos, reconozco que son unos profesionales con un talento soberbio y una actitud contagiosa dentro y fuera del escenario: tuve la oportunidad de conocer brevemente a Erentxun durante un concierto de Pearl Jam en 1996 y la impresión que me dejó fue de un tío muy legal. Hoy Podrás beber y lamentar que ya no volverán sus alas a volar…cien gaviotas donde irán…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s