El Ídolo de Carlton Banks


Tom Jones. El espectacular, único, genuino, increíble Tigre de Gales. Un tipo con una voz absolutamente asombrosa que consiguió un éxito notabilísimo durante la segunda mitad de los sesenta como cantante melódico-romántico, casi llegando a registros de tenor, con una fuerza vocal inusual y una pasión exacerbada a la hora de interpretar los temas.
Nacido en una humilde aldea galesa en 1940 en el seno de una familia minera, al padecer tuberculosis de pequeño tuvo que dedicarse a otras actividades ajenas a lo clásico en Gales (la mina y el Rugby), con lo que empezó a destacar en reuniones familiares, coros y paulatinamente fue cobrando relevancia a nivel local hasta ir haciéndose hueco en la escena londinense. Fue de la mano de Gordon Mills ya en 1965 cuando comenzó su brillante carrera al estrellato con su canción más famosa, It’s Not Unusual, con la que conseguiría abrirse las puertas del éxito, para un año después estar ya haciendo la banda sonora de la prestigiosa película de 007 Operación Trueno, con la canción Thunderball. Tras recibir en 1966 el Grammy a mejor artista revelación , va consolidando poco a poco su carrera con temas míticos como Green Green Grass of Home, What’s New Pussycat, Help Yourself y por encima de todas, Delilah, lo que lo convertiría en uno de los más importantes crooners del momento.
Entre 1969 y 1971 presentó su propio programa, This Is Tom Jones, pero luego cayó en un declive de estilo y propuesta musical que le llevaría al ostracismo hasta que a finales de los ochenta, al fallecer su manager de toda la vida, su hijo Mark se hace con las riendas, dando un cambio de orientación y proponiéndole versiones de temas actuales. así nace el increíble cover del Kiss de Prince, (en mi opinión mucho mejor que el original), lo que repitió junto a los suecos The Cardigans en una versión del Burning Down The House de Talking Heads.
Con su álbum Reload de 1999 conseguiría nuevas cotas de popularidad entre público que no siquiera había nacido cuando o empezó con temas como Sex Bomb o la versión de Joe Cocker You Can Leave Your Hat On.
En definitiva, estamos ante un grande, un crack dentro y fuera del escenario, un cautivador que ha sido capaz de ser perdonado por su mujer cuerno tras cuerno durante 55 años de matrimonio, un seductor quijotesco nacido en las entrañas de la montaña galesa con un sentido de la humildad impropio de su talento, y sobre todo, el ídolo absoluto de uno de mis personajes televisivos más histriónicos y queridos: Carlton Banks.
It’s Not Unusual To Be Loved By Anyone…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s