Tres Genios Incomprendidos


Rush. Legendario trío canadiense de rock progresivo fundado en 1968 y desde 1974 compuesto por Geddy Lee, Alex Lifeson y Neil Peart, auténticos genios multi-instrumentistas, y de los mejores del mundo cada uno en lo suyo, con una dilatada carrera a sus espaldas de casi 46 años y 19 álbumes de estudio, sin contar directos, recopilatorios, etc.
Y sin embargo, los de Ontario en Europa son unos perfectos desconocidos. Dos razones poderosas podrían explicar que un grupo tan bueno esté sometido a tamaño ostracismo en el Viejo Continente: en primer lugar, una cuestión de difusión; Rush apenas publicita su obra, apenas hacen promoción de discos, ni siquiera vídeos-tan sólo imágenes de estudio o conciertos-, hasta los ochenta no sacaban singles, son muy atípicos en esto, quizás por su concepción idealista de la industria. La segunda razón es de estilo: su progrock, si bien bebe de las fuentes de los Who de los setenta y de Led Zeppelin en su primera etapa (hasta que Geddy Lee cambiara su registro era muy parecido al de Plant), su historiada y rimbombante orquestación, rozando lo barroco, unido a sus letras y temáticas futuristas, sociales y utópicas pero a la vez superficiales y un tanto naïfs, -a cargo del increíble batería Neil Peart-, sobresaturan a un público acostumbrado a composiciones de tres o cuatro minutos.
Por ello, los primeros discos de la banda eran semiconceptuales, con canciones larguísimas, al límite de lo operístico, sin ningún afán comercial y difíciles de digerir a pesar de su incuestionable calidad, como por ejemplo los buenísimos Fly by Night (1975), Caress of Steel (1975), 2112 (1976), A Farewell to  Kings (1977) o Hemispheres (1978), hasta llegar a un cambio de estilo con la inclusión de sintetizadores y composiciones más cortas con su LP de 1980 Permanent Waves, con el que junto al siguiente, Signals, se forjó parte de lo mejor de su discografía y su mayor éxito en ventas. Después, recopilatorios, directos y algún que otro disco de calidad (como Hold Your Fire , 1987) hicieron que grupos de los noventa como Primus o The Smashing Pumpkins los tuvieran como una de sus mayores influencias.
Para terminar con esta curiosa banda nombraremos sus diez mejores canciones en nuestra modesta opinión y en orden descendente, de la menos buena a la mejor: Closer To The Heart, Subdivisions, Freewill, 2112, YYZ, Fly By Night, Limelight, Working Man, Tom Sawyer y The Spirit of Radio. Como se aprecia, en los títulos se entrevé temática futurista, influencias infantiloides de Mark Twain, referencias obreras, radiofónicas, operísticas; en fin, una amalgama de historias y sonidos de (muy probablemente) tres de los mejores músicos que haya dado Canadá. Ahora bien, a veces tanto talento junto no se hace entender y puede llegar a saturar.
Invisible Airwaves Crackle With Life…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s