Bob, Sus Balas de Plata y el Viejo Rock and Roll


Bob Seger & The Silver Bullet Band. Formación norteamericana cuyo líder Bob Seger había iniciado su andadura en la música a finales de los sesenta en la zona de su Michigan natal, hasta conseguir notoriedad en solitario a mediados de los setenta con un rock sólidamente americano, muy aferrado a las reglas clásicas, pero también con toque country y folk que enriquecían sus composiciones, con claras influencias extraídas de Elvis Presley y Little Richard, pero con temáticas socialmente comprometidas con la causa de los trabajadores de la industria automovilística de Michigan a los que pertenecía su padre.
Con la llegada de los ochenta, Seger decidió- a la manera de lo que en su día hiciera Bruce Springsteen con la E Street Band-, asociarse a una banda que le diera garantías en directo y le ayudara en un sonido más potente y acorde a los tiempos que corrían, con sección de vientos, piano y experimentados músicos, como Drew Abbott y Dawayne Bailey a la guitarra, el ex batería de Grand Funk Railroad, inimitable y enorme Don Brewer, su ex compañero Craig Frost a los teclados y el saxofonista Alto Reed. En definitiva, una super banda, compacta, experimentada, arrolladora en directo y liderada por un Bob Seger cuyas tablas, voz rasgada y ganas de rock and Roll les dieron muchas noches de gloria y gozaron de un gran éxito en los primeros ochenta sobre todo en los States.
Repasaremos ahora de peor a mejor sus mejores temas en nuestra opinión en orden descendente:
Katmandu, Beatiful Loser, Rock and Roll Never Forgets, Sunspot Baby, Still The Same, Night Moves, Turn The Page, Ramblin’ Gamblin’ Man, Against The Wind ( perteneciente a la banda sonora de Forrest Gump y un auténtico himno roadie en los ochenta) y Old Time Rock and Roll, considerada como una de las 500 mejores canciones de Rock y versioneada hasta la saciedad. Incluso formó parte de la banda sonora de la película de Tom Cruise Risky Business (1983), la cual ayudó a popularizar con su famoso bailecito en gayumbos.
En definitiva, uno de los reyes del llamado Heartland Rock de los últimos setenta y primeros ochenta junto a The Boss, comprometido, rockero, intenso, con una genial y extraordinaria banda detrás ( me quedo con el super batería Don Brewer), que nos amenizaron musicalmente -y siguen haciéndolo aún- de una manera enérgica y apasionada. Siempre, por supuesto, en honor del bueno y viejo Rock and Roll.
Still Like That Old Time Rock and Roll…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s