El Endiablado Juego de Isaak


Chris Isaak. Cantante, compositor y actor ocasional nacido en Stockton, California en 1956, proveniente de una familia de clase media ítalo-estadounidense que ya desde pequeño le inculcó el amor por la música y la devoción incondicional por Elvis Presley y el Rockabilly.
No obstante, Isaak pasó por muchas ocupaciones antes de dedicarse de lleno a la música, una de las cuales, la de boxeador, le configuraría esa rocosa y accidentada nariz que haría furor entre las féminas, acompañada de unos ojos azules que le ayudarían a enganchar mediante una imagen a caballo entre Elvis Presley y Sean Penn.
En 1984 firma un contrato con la Warner para su primer álbum, Silvertone, que no tuvo mucha acogida; algo mejor le fue con su disco homónimo de 1987 , lo que le valió para introducir sus temas en bandas sonoras de series como Detective Privado.
Es en 1989 cuando le llega su éxito masivo, Heart Shaped World, donde se encuentra su joya más brillante, Wicked Game ( con ese personalísimo slide de guitarra que formó parte en su versión instrumental del film de David Lynch Corazón Salvaje protagonizado por Nicholas Cage y de la cual hay un video menos conocido con escenas de la peli) y que es, aparte de una canción, un icono de sensualidad y romanticismo, no sólo por la aparición de la impresionante modelo Helena Christensen en el clip, sino además por la cadencia y tono que aporta Isaak a la canción, una obra maestra. Repasando su obra, nos encontramos con sus diez mejores temas de peor a mejor en orden descendente: Only The Lonely (fantástica versión de Roy Orbison), Two Hearts, Dancin’, Let’s Have a Party, Somebody’s Crying, Baby Did a Bad Bad Thing, Blue Spanish Sky, King Without a Castle, Blue Hotel (maravillosa) y Wicked Game.
Con un estilo muy retro, basándose en los sonidos del estilo americana de los noventa, y aprovechando su profundo timbre de voz, el icónico y carismático Chris Isaak se labró una carrera basada en la fidelidad a sí mismo, la constancia, los padrinos cinematográficos que ayudaron a fomentar su música a través del celuloide ( sobre todo Lynch) y las referencias rockabillys que nunca le abandonaron y que además crearon escuela en artistas posteriores, con versiones como la de los fineses HIM, (incluso Ford Fairlane y Nicholas Cage en Wild At Heart representan personajes que parodian a Isaak constantemente).
Este Elvis de principios de los noventa fue inmortalizado por un par de canciones que marcaron el camino a seguir de toda una generación.
No… i Don’t Want to fall in Love (This World is Only Gonna Break Your Heart) With You…!

Anuncios