Dame Algo de Amor


The Spencer Davis Group. Banda británica radicada en Birmingham, fundada en 1963 por el guitarrista galés Spencer Davis, el prodigio quinceañero, tecladista, guitarrista, genial cantante, compositor y alma mater de la banda Steve Winwood, su hermano Muff Winwood al bajo y el batería Peter York, célebre por ser la precursora de las Blue Eyed Soul, bandas británicas de los sesenta que practicaban música afroamericana como el soul o el blues, mezclando un poco de skiffle como base rítmica y con referencias reggae y ska en sus composiciones más famosas.
Su estilo, rasgado, muy racial con el espectacular timbre de voz de Winwood dándolo todo unido a un toque gospel y antesala de la psicodelia con el sonido peculiar del órgano Hammond, tuvo un éxito clamoroso tanto en UK como en los States, poniendo varias de sus canciones en el Top Ten y logrando el número 1 con Keep on Running en 1967 y el 2 con Gimme Some Lovin’ en 1966 -sus dos temas más famosos-, en las listas británicas.
A partir del 67 nada fue lo mismo, Steve Winwood se marcha para emprender una brillantísima carrera, primero con Traffic y Blind Faith, luego con el super grupo Go y finalmente en solitario, la banda se hunde en 1969, aunque Davis la reflotaría en el 73 para desintegrarse un año más tarde. En 2006 se volvieron a juntar para una gira revival pero sin Winwood.
Aquí os dejamos sus mejores canciones en nuestra opinión en orden descendente de peor a mejor: Back Into My Life Again, Every Little Bit Hurts, This Hammer, She Put The Hurt On Me, el cover Dimples de John Lee Hooker, Trampoline, Strong Love, la vertiginosa I’m a Man, la genialmente sincopada Keep on Running y su obra maestra, versioneada por muchísimos grandes (los Blues Brothers entre ellos), y la impresionante Gimme Some Lovin’ , la cual se encuentra en la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos.
Genial aunque breve formación que nos descubrió a un talento sublime de la generación Beat como fue Winwood (siendo de las poquísimas bandas en la historia en la que el titular del nombre se auto-relegó a un segundo plano abrumado por la calidad de otro componente) y que supo mezclar como nadie los ritmos británicos pop con el alma negra del soul y el blues más desgarradores.
Gimme Some Lovin’…!

Anuncios