El Camino de Chris


Chris Rea. Nacido en 1951 en Middlesbrough (UK), de ascendencia italo-irlandesa, este cantante, guitarrista, compositor, productor musical, pintor, actor y hasta piloto de carreras ( no en vano dedicó su canción Saudade a Ayrton Senna), pasa por ser uno de los más importantes solistas de la década de los noventa, especializado sobre todo en la técnica Slide, muy influenciado por los autores blues como Jerry Donahue y contemporáneo de otros grandes de las seis cuerdas como Mark Knopfler y Eric Clapton.
Chris Rea, aparte de tener doble influencia musical por su procedencia, con apego por acordeones y mandolinas propias de la tarantella y con fuertes raíces celtas, aporta una sobriedad e independencia que estilísticamente le hacen situarse a caballo entre Knopfler, Leonard Cohen y Joe Cocker, con un rock elegante pero sin concesiones a la galería, privando más el mensaje que la melodía y siendo íntegro como pocos lo han sabido ser en la industria.
Su cima discográfica la encontramos a finales de los ochenta y principios de los noventa con cuatro álbumes consecutivos indispensables : On The Beach (1986), Dancing With Strangers (1987), su mejor álbum The Road To Hell (1989) y Auberge (1991), sin desmerecer los anteriores y posteriores trabajos de una prolífica carrera de una treintena de discos.
Ahora repasaremos su diez mejores canciones en nuestra opinión de peor a mejor en orden descendente: Winter Song, God’s Great Banana Skin, Tell Me There’s a Heaven, If You Were Me, On The Beach, Fool (If You Think It’s Over), Josephine, Auberge, Julia ( dedicada a su hija, que lleva el mismo nombre) y su obra maestra The Road To Hell 1 & 2.
Desde el cambio de siglo, tras haber sufrido varias dolencias serias y ser operado y diagnosticado de diabetes, Rea ha ido cambiando de estilo hacia una mayor propensión por el Delta Blues, más melancólico e introvertido ( que ya se hace de notar en The Road To Hell), añadiendo elementos gospel y jazz que le otorgan una profundidad de sonido de la que muy pocos artistas pueden hacer gala, unido todo ello a un registro vocal resonante, personal, contundente y muy potente en directo que nos hace preguntarnos cómo puede ser que este pedazo de artista no haya conseguido más repercusión y fama en su carrera.
Su independencia y su no alineación con lo establecido, junto con sus ideas profundamente izquierdistas dentro de un país como Gran Bretaña pueden ser la respuesta.
Y es que Chris Rea es un artista que siempre quiso vivir su propio camino, con sus cielos e infiernos. El camino de Chris.
This is The Road To Hell…!

Anuncios