Cine & Música #53: Braveheart


Braveheart. Largometraje estadounidense dirigido, producido y protagonizado por el australiano Mel Gibson en 1995, acompañado en el reparto por Sophie Marceau, Ian Bannen, Brendan Gleeson y Catherine McCormack, que narra la historia ( aunque adaptada) de William Wallace, héroe nacional de Escocia durante las guerras con Inglaterra a finales del siglo XIII y principios del XIV bajo el reinado de Edward I Longshanks, que se decide a luchar por su patria desde el momento en que asesinan a su esposa y comienzan a combatir a los opresores con la ayuda de Robert The Bruce- a la postre Rey de Escocia-, obteniendo clamorosas victorias como en la batalla de Stirling y entrando en Inglaterra e invadiendo York. Le ayudarán sus “primos” irlandeses de la mano de Stephen el Loco y volverá enamorarse esta vez de la princesa Isabel, valiosa aliada que le apoyará en la batalla de Falkirk, tras la cual los nobles escoceses le traicionan, engañando a Robert The Bruce quien apoyaba a Wallace, el cual morirá torturado y decapitado. Robert The Bruce tomará venganza en la Batalla de Bannockburn (1314) liberando por fin a Escocia del yugo inglés.
Película de alto contenido nacionalista pero muy bien recreada por Gibson, no ya históricamente ( bastante fiel a la realidad con algunos matices), sino sobre todo estéticamente, en los ropajes, las maneras y pinturas escocesas, los soberbios y escabrosos primera planos de batalla, siendo de las primeras películas donde se refleja fielmente la crudeza de la guerra.
La banda sonora firmada por el maestro James Horner (Titanic, Avatar), se ha acabado convirtiendo en una de las más famosas de la historia reciente del cine, con momentos trepidantes de batalla, de pasión o de amargura que retratan el ambiente bélico medieval. El orgullo nacional de los patriotas escoceses y el coraje de un guerrero como William Wallace, que pasa por ser indudablemente el mejor papel que Gibson haya interpretado jamàs, por su fuerza, intensidad y compromiso ( Gibson tiene antepasados escoceses). El resultado, 5 Oscars en 1996, ganando Gibson los más importantes, mejor director y mejor pelicula. Horner y su banda sonora se quedarían a las puertas, yendo el Óscar a la BSO de El Cartero de Pablo Neruda.
Recuerdo que esta película la vi en Inglaterra, y que estando en el cine, nada más terminar, mientras echaban los créditos y con el cine lleno de ingleses tres enormes escoceses se levantaron dos filas delante mío y comenzaron a entonar el himno escocés Flower of Scotland, que para quien no lo sepa no es precisamente amistoso con los ingleses… Meses después Escocia ganaría un partido del entonces V naciones de Rugby en Londres y dice la leyenda que antes del partido los jugadores vieron Braveheart. Sea verdad o no, motivar, motiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s