Evanescencia Gótica


Evanescence. Grupo norteamericano procedente de Little Rock, Arkansas, formado en 1995 por la excepcional cantante, pianista y compositora Amy Lee y el guitarrista Ben Moody, a los que se unirían más tarde John LeCompt, Terry Balsamo, Rocky Gray y Tim McCord, con un estilo lindando entre el metal alternativo, el metal gótico ( sobre todo en apariencia y estilo lírico de su frontwoman), el metal sinfónico o el Nü Metal, con atmósferas oscuras pero también iluminadas por la voz aguda de Amy Lee, con una densidad sonora muy al uso de las bandas metaleras de los noventa y con estribillos Mainstream que resultaron ser una fórmula idónea para triunfar en emisoras, hacer las delicias de los teenagers de todo el mundo y obtener unas ventas absolutamente estratosféricas con su primer disco, del que luego hablaremos.
Tras sus dos primeros EPs Evanescence y Sound Asleep y un primer álbum demo, Origin (2000), la banda debuta oficialmente con el aclamado Fallen en 2003, vendiendo la friolera de 17 millones de copias en todo el mundo gracias a temazos como su primer single Going Under o su mítico y más conocido Bring Me To Life ( que cogió fama por formar parte de la BSO de Daredevil) y acabó convirtiéndose en un himno generacional de principios del XXI. Otras canciones reseñables del LP son My Inmortal o Everybody’s Fool.
En cuanto a su segundo álbum, debido a problemas internos con Moody ( que al final acabó marchándose), se retrasó más de lo que Amy hubiera querido, aunque al fin y tras una larga espera amenizada por una gira mundial maratoniana,-de la cual salió el DVD en directo Anywhere But Home-, se publicaría bajo el nombre de The Open Door ( 2006) con Call Me When You’re Sober, Sweet Sacrifice, Lithium o Good Enough, buen trabajo pero no tan redondo como su antecesor, quedándose en 5 millones de copias vendidas. Tras los modestos resultados del álbum, Amy comenzó a hacer criba entre los componentes de la banda como LeCompt o hasta quedar sólo ella como único miembro estable de Evanescence, a partir de entonces el juguete en sus manos que ha ido poco a poco moldeando a su gusto y semejanza, resultado evidente en su tercer álbum homónimo, mucho más comercial , destacando únicamente Together Again, tras lo cual y visto el batacazo mediático, Amy Lee le echó la culpa al productor Steve Lillywhite, aunque el rumbo que había tomado el sonido de la  banda (edulcoradamente electrónico y artificial) sonó a traición a sus fans más fieles y al fin y al cabo a sí mismos.
No sabemos en qué acabará la singladura musical de Evanescence, lo que sí parece estar claro es que el techo creativo lo alcanzó con su primer y gran disco y a partir de ahí se ha ido poco a poco desinflando su aura de banda gótica comercial ( que fueron inspiración de bandas como Within Temptation ), aunque siempre nos quedarán sus hits llenos de lírica oscura e intensidad sonora metálica.
Wave Me Up Inside, Wake Me Up Inside, Call My Name and Save Me From The Dark…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s