Crónica Concierto AC/DC Barcelona 29/05/2015

Llegó el día. Mejor dicho: EL DIA. Un acérrimo fan como yo, que a mis 42 años no había podido disfrutar de la magia en directo de los hermanos Young ( en este caso tío Angus y sobrino), Brian Johnson, Cliff Williams y Chris Slade ( relevando magníficamente a Paul Rudd), me dirigía a Montjuic junto a mis dos amigos -más novatos y menos imbuidos que un servidor en la música de los australianos pero con la misma afición por el rock- con la ilusión y la esperanza de presenciar un muy buen concierto, dadas las circunstancias vitales en las que se encuentra la banda actualmente, con Angus ya casi sexagenario, Malcolm retirado de la vida pública por su grave enfermedad mental, Johnson ya entradito también…

Lo que no me esperaba es lo que tuve la grandísima suerte de presenciar, no en cuanto a despliegue sonoro, técnico y de efectos lumínicos y visuales (campanas, muñecas hinchables gigantes, cañones), sino en cuanto a esa fuerza, esa garra, ese darlo todo en cada minuto, en cada momento del show, con el lema Memento Mori muy presente en cada acción, en cada gesto, con ese incondicional e irracional amor por el rock and roll que les ha acabado convirtiendo en la mejor banda del planeta y una de las diez mejores de la historia. Esto último se explica en directo, y pongo de testigos a mis dos compañeros de viaje que se quedaron anonadados con la energía, la virtuosidad y el despliegue de un diminuto guitarrista de casi sesenta años y apenas 1’60 de estatura.

 

El aperitivo, tras aterrizar y visitar barra y WC, fue de lo más suculento, con unos Vintage Trouble a los que no había tenido el gusto de conocer, pero que me depararon una gratísima impresión con su mezcla de soul, country y rock y con un frontman de color que parecía la mezcla perfecta entre Sammy Davis Jr.,-por su atuendo de crooner afroamericano-, y Sam Cooke, del que ha heredado una magnífica voz. Se han ganado mi respeto y un hueco futuro en este blog, no en vano aparte de AC/DC han teloneado a The Who y The Rolling Stones.
A las 22:00 en punto, como un reloj suizo, se apagaron las luces y comenzó a escribirse una nueva página legendaria rockera con la entrada en escena de AC/DC y la apertura a cargo de Play Ball y Hell Ain’t A Bad Place To Be, del nuevo disco, continuando con Shoot To Thrill y el primer punto álgido de la noche con el glorioso Back in Black, que me hizo rugir desaforadamente y mirar al cielo al acordarme de mi ídolo, el malogrado Bon Scott.
Tras el primer single del nuevo LP Rock Or Bust, empezó el show de verdad con el inmortal Thunderstruck y sus relámpagos de fondo; Dirty Deeds Done Dirt Cheap; High Voltage y sus cadencias in crescendo o la escenografía de Hells Bells y su campana gigante.
El tramo intermedio no tuvo desperdicio con una Shot Down In Flames recuperada para la ocasión, Sin City o el gigantesco y prodigioso solo de Angus en Let There Be Rock, con diez minutos de riffs, tapping, punteo puro y duro, vueltas en el suelo, bailes del pato y demás parafernalia que culminaron con explosivos confetis y la gigantesca Whole Lotta Rosie sucediéndola y acaparando toda su atención con sus atributos de látex gigante.
El set final, tras el parón obligado de los bises, nos trajo un nuevo clásico como Rock and Roll Train y el súmmum con la australiana oda a Bon Scott, Bonnie, como preludio a la panacea de los rockeros, Highway To Hell, con un fondo en llamas y todo Montjuic entregado a un éxtasis coral irrepetible. TNT fue una dinamita bien colocada, en el momento perfecto para cerrar con los cañonazos de adrenalina de For Those About To Rock (We Salute You), que despidió a una banda inmortal de su público más fiel.
Comentando con fans acérrimos que les siguen a todos los conciertos, he extraído la conclusión más significativa de todas cuantas pude extraer del concierto: todos coinciden en que el paso del tiempo no sólo no ha mermado el show de AC/DC en vivo, sino que lo ha macerado, lo ha conservado en formol y lo ha mejorado sobremanera, dándole aires místicos, que por otro lado honran su fama de grupo arrollador en vivo.
Concierto que colma mis expectativas y las supera, hasta tal punto que cierro los ojos y me veo allí en medio de la marabunta, observando un par de cuernos luminosos coronando un arco de neón en el que reza AC/DC y bajo el cual se encuentran los tíos más auténticos e increíbles que musicalmente haya visto jamás en directo… Y todo eso ya a sus casi sesenta primaveras.
Finalmente, me queda agradecer a quien puso su granito de arena para que todo saliera perfecto en nuestro concierto: a Diego, Rubén y Mer por su inestimable compañía y ganas de pasárselo bien, sé que nunca lo olvidarán ( no sólo el concierto, sino también esa gran previa en las escaleras de Montjuic con nuestras amigas Damm y Havana 3 con coca cola); a Luis, que aunque no haya podido asistir , estuvo presente en todos nuestros brindis; a mi familia, que supo comprender que mi pasión por esos descerebrados australianos no dejaría de sufrir hasta lograr poder verlos como así fue; a mi hermana y mi cuñado por alojarme y darme tantísima compañía a pesar de que ellos también tenían su propia embarcada en el Primavera Sound que se desarrollaba paralelamente; a esos descerebrados entrañables que cuando salíamos me cogieron en volandas y me dijeron, Jurgen Klopp, no entrenes al Real Madrid; a los botxos y su ilusión desaforada, que pusieron la nota de color a la noche barcelonesa; y por último a nuestra gran Vicky, sin la cual, sin su esfuerzo, generosidad y tesón por conseguir entradas que ella no pudo disfrutar, todo esto no hubiera sido posible.
Mi sueño se hizo realidad, ya me puedo morir más tranquilo, aunque todavía esperaré a ver cuatro o cinco conciertos que tengo pendientes por ahí…lo que sí tengo claro es que será casi imposible superar las sensaciones que experimenté un 29 de mayo de 2015 en la pista de Montjuic.
Highway To Hell…!

Anuncios

7 comentarios en “Crónica Concierto AC/DC Barcelona 29/05/2015

  1. ¡Qué envidia, Juanlu! Ya te comenté que yo intenté comprar las entradas para alguno de los conciertos de Madrid (creo que actúan hoy) pero se agotaron muy pronto, yo tampoco los he visto nunca. Me ha gustado mucho la crónica, tus sensaciones y todo lo demás. Este tipo de experiencias no se olvidan. Saludos

    • Yo tuve una suerte increíble Raul, las pillo una amiga de refilón cuando ya no teníamos entradas, la verdad es que fue algo grandioso, aun cierro los ojos y me veo allí dándolo todo, saludos Raul

    • Se agradece, compañero, que además de muchos años sin vernos, resulta que tu también tienes un pedazo de blog, en tu estilo único e inimitable y con temas muy interesantes.
      En mi caso, intento plasmar todo lo que me atrae musicalmente por pura devoción a mi melomanía, que, entre otras cosas y personas, tú te encargaste de fomentar grabándome cintas de Neil Young, Rolling Stones…por cierto que no me acordaba, que me regalaste la cinta original del Back in Black y aún la tengo!.
      Un gran reencuentro, sí señor, espero que ya no haga falta otro más y que sigamos en contacto dándole caña a la vida con música diaria en el corazón de la tormenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s