Nick Cave & The Bad Seeds: The Ship Song

Dentro del maravilloso y ecléctico mundo de la música (estamos hablando de la música actual, desde los primeros 60 hasta nuestros días) han existido personalidades de lo más variopinto: excéntricas, oscuras, viscerales, geniales, carismáticas, incluso siniestras. Pero si hay alguien dentro del show business que desprenda un magnetismo brutal sin ser guapo; que posea una aureola de estar por encima del bien y del mal; que tenga un gusto infinito en el tratamiento, la composición e interpretación de las canciones con que nos deleita; que deje absoluta y literalmente sin habla a toda una sala de conciertos solo con su presencia y su prestancia al piano ( esto es rigurosamente cierto porque mi hermana lo presenció); que hable del amor de una forma tan oscura, onírica y hasta perversa que duela escucharlo pero a la vez le dulcifique a uno la vida; si hay alguien así, ese es sin duda el inefable Nick Cave.

Ver imagen original

Resulta harto difícil no caer en sus redes, no impregnarse de su asombroso, profundo y retumbante timbre vocal; resulta complicado entender por qué canciones tan oníricas, autodestructivas y peligrosas emocionalmente nos calan, nos empapan, nos virulentan, nos transgreden continuamente; sin ser ni machaconas ni mucho menos fáciles de digerir, sin estribillos cantables, sin florituras ni artificios. Solo él y por supuesto sus Bad Seeds  (entre los muchos miembros que han pasado destacan su inseparable y barbudo multi-instrumenstista  Mick Harvey, junto a Blixa Bargeld y Thomas Wydler).

Ver imagen original

Desde esa Australia tan prolífica en talento del bueno con bandas como AC /DC, Midnight Oil, INXS o Airbourne entre otras, Nick y los suyos han conseguido dotar a su música, parida en clubs y al albor del jazz y del blues, de un carácter único e irrepetible, de una tinta indeleble, de un sello tan genuino que cuesta recordar a alguien que haya sido tan fiel a sí mismo.

Ver imagen original

Es por ello que hoy quería recordar una de las canciones que más me han impactado de la extensa carrera de esta genial banda y de su genial alma mater. Me refiero a The Ship Song, primer single de su noveno álbum de estudio, The Good Son (1990), publicado el 12 de marzo de 1990 a través del sello Mute Records, grabado y remasterizado en los Cardan Studios de Sâo Paulo (Brasil) y producido por ellos mismos. La línea de piano con la que comienza la canción junto al gravísimo aunque habitual tono empleado por Cave nos van enredando poco a poco en un lento pero constante in crescendo que desemboca en un brillante y elegíaco estribillo muy acertado y recordable.
La letra, que aparentemente habla de barcos, puentes y demás, resulta una metáfora oscura y cruda de una relación de pareja en la que él le pide a ella que junte todos sus barcos en torno a él (sus sentimientos) y que queme los puentes (que le unen al resto del mundo: posiblemente se lo diga a una mujer casada). Es una relación abocada al fracaso, y ambos lo saben; hay química entre ellos, y cada vez que vuelven a estar juntos hacen “historia”, pero ambos saben también que tarde o temprano acabará, y él se resiste al destino inapelable que les espera.

Ver imagen original

De esta canción existen varias versiones, entre las que destacaremos la de Inmaculate Fools; la colaboración de Nick Cave con Concrete Blonde y un maravilloso cover de Pearl Jam. Por si fuera poco, The Ship Song Project, un proyecto de la Ópera House de Sydney para promocionarse, contó con grandes artistas en sus filas, como Neil Finn de Crowded House, Martha Wrainwright, The Temper Trap y la Orquesta de Cámara de Australia, entre otros, tomando como himno esta deliciosa canción, de cuyo resultado se realizó un documental.

Maravilla de tema que ha conseguido enamorar a todo el que lo escucha por su oscura sensibilidad, su exquisita construcción y el carisma de todo un fenómeno como el grandísimo Nick Cave. Todo un regalo que me sirve para felicitar una persona muy especial para mí aunque la tenga lejos. Feliz Cumpleaños, hermanita.

Come sail your ships around me
And burn your bridges down.
We make a little history baby
Every time you come around.
Come loose your dogs upon me
And let your hair hang down.
You are a little mystery to me
Every time you come around.

We talk about it all night long
We define our moral ground.
But when I crawl into your arms
Everything comes tumbling down.

Come sail your ships around me
And burn your bridges down.
We make a little history baby
Every time you come around.

Your face has fallen sad now
For you know the time is nigh
When I must remove your wings
And you, you must try to fly.

Come sail your ships around me
And burn your bridges down.
We make a little history baby
Every time you come around.
Come loose your dogs upon me
And let your hair hang down.
You are a little mystery to me
Every time you come around.

Ver imagen original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s