Dire Straits : Going Home

Los temas instrumentales siempre han sido un recurrente en la Historia de la Música, pero hay que admitir que han tenido sus épocas y sus espacios. En la música clásica, hasta bien entrado el XIX, con la irrupción mundial de la Ópera y subgéneros como la zarzuela, se comenzó a poner voz en las composiciones pero hasta entonces esto había sido rara avis en el canon clásico de no ser por Arias o adagios sueltos. Ya en el siglo XX la cosa cambia con la irrupción del concepto moderno de música: el blues, el rock o el pop dan suma importancia a la pieza cantada de no más de tres o cuatro minutos de duración en detrimento de la instrumental y no es hasta los últimos años sesenta y los setenta cuando la psicodelia primero y el rock sinfónico y progresivo después vuelven a retomar este género, pero incluyéndolo dentro de puentes de canciones larguísimas de catorce y hasta veinte minutos de duración. A esto también ayudará la creación de un género nuevo procedente del celuloide: el score o banda sonora.

Es en este punto donde empieza nuestra historia: en 1982 el cineasta británico Bill Forsyth encarga al genial guitarrista escocés y líder de Dire Straits, Mark Knopfler, la banda sonora de su película Local Hero (titulada en España Un Tipo Genial, 1983), protagonizada por el ya veterano Burt Lancaster, que narra la historia de cómo dos tipos de ciudad se ven atrapados por la belleza y el magnetismo de un pequeño pueblo de la Costa escocesa.

Lo que realmente atrapó a Knopfler del proyecto fue que era una producción sencilla, casi independiente; que el director era su amigo de juventud; que era escocés como él y que actuaba su ídolo Burt Lancaster en la misma.
Por todo ello, el genio de las seis cuerdas aceptó el proyecto y se puso manos a la obra con una composición en la que primara la guitarra como elemento esencial, acompañada de otros elementos bastante utilizados en Dire Straits como el órgano o el saxo, que confieren forma y consistencia a la piezas que se van desgranando hasta llegar al colofón final con Going Home (subtitulado Theme From Local Hero).

Al no estar incluida en ningún álbum de estudio, Going Home fue en un inicio una pieza menor dentro del repertorio de Dire Straits, pero gustaba tanto a la banda y a los fans que paulatinamente fue adquiriendo peso propio en los conciertos de la banda hasta llegar a su punto álgido, que fue el cerrar el doble álbum en directo Alchemy (1984), uno de lo más famosos de la historia y de los pocos que cierran con un instrumental.

Going Home adquiere una nueva dimensión en directo, el elemento público revitaliza la composición de tal manera que su valor sube muchos enteros y es mucho más grata su escucha procedente del Alchemy o de cualquiera de los shows que desde la “frialdad” de un score de estudio. La ocurrencia de incorporar imágenes proyectadas durante su ejecución, unido a la catarsis final del público que espera el remate final al concierto y de la banda, que lo da todo en sus últimos compases, dan como resultado una pieza coral, armónica, casi operística, con influencias muy claras del jazz en el saxo, del prog rock en el órgano, del folk y rock de raíces en la guitarra (fórmula que Knopfler volvería a repetir en la banda sonora de La Princesa Prometida pocos años después) que destilan buenas vibraciones, esperanza, un halo de triunfo melancólico que hacen de esta pieza un momento sublime en directo.

A continuación os dejamos varias versiones en vivo de Going Home y también la de estudio, destacando un concierto junto a Hank Marvin de The Shadows (que hicieron su cover en 1983), absolutamente increíble, aunque obviamente nos quedamos con la versión del Alchemy ( que hemos colgado arriba en la cabecera) y que me parece sin duda la más lograda. También os dejamos versiones de algunas bandas como The Next Train.

Por último, rescatamos la escena final de Un Tipo Genial (Local Hero) donde suenan los acordes de Going Home y que sin lugar a dudas es lo mejor de este modesto film con una banda sonora de leyenda.

Es curioso y sorprendente lo que voy a decir pero no deja de ser rigurosamente cierto: una vez hace ya años hice una clasificación de mis canciones favoritas de las mejores bandas del momento. Cuando le llegó el turno a Dire Straits estuve debatiéndome entre Brothers in Arms, Romeo & Juliet y Sultans Of Swing – también en la versión del Alchemy-,  pero de repente escuché este álbum y vi que instintivamente se me iba el dedo del reproductor del CD hasta la última pista o corte: Going Home, lo que me reveló que un instrumental de fábula encabezaba por primera vez mi lista de preferencias de una de las mejores bandas que haya dado jamás el Rock and Roll.

4 comentarios en “Dire Straits : Going Home

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s