Best Live Albums #38 : Neil Young & Crazy Horse- Live Rust

Hoy 365RadioBlog retoma la serie Best Live Albums donde repasamos los mejores discos en directo de la historia del rock.
En esta ocasión le toca a un genio absoluto que en mi opinión ha sido injustamente infravalorado pero que atesora una calidad inigualable como compositor y ejecutor de temas míticos.

Nos estamos refiriendo al grandísimo cantautor canadiense Neil Young y al disco publicado el 14 de noviembre de 1979 titulado Live Rust, junto a su banda de acompañamiento Crazy Horse (Frank Sampedro a la guitarra rítmica y teclados, Billy Talbot al bajo y Ralph Molina a la batería), el cual fue grabado durante la gira de promoción de Rust Never Sleeps en distintas localidades, como el Cow Palace de San Francisco, con producción de David Briggs y Tim Mulligan a través de Reprise Records.

Centrándonos ya en las canciones de este doble LP, la cara A del primer disco comienza con Sugar Mountain, I Am A Child, Comes A Time y la deliciosa After The Gold Rush, la cual da paso a My My Hey Hey (Out Of The Blue) para cerrar la primera cara .

En la segunda cara nos encontramos con When You Dance I Can Really Love, The Loner, The Needle And The Damage Done, Lotta Love y Sedan Delivery.

El segundo disco comienza en su primera cara con Powderfinger, la maravillosa Cortez The Killer y otra joya como Cinnamon Girl.

La cara que cierra el segundo vinilo la inaugura la poderosísima y una de mis favoritas Like A Hurricane, continuando con Hey Hey My My (Into The Black) y cerrando este maravilloso disco con Tonight’s The Night.

Maravilloso álbum el de Neil Young con su banda de toda la vida que supuso una piedra de toque para las posteriores experiencias en vivo del canadiense, con performance incluidas y guiños a Star Wars (en el vídeo podéis apreciar personajes encapuchados que aparecen en el escenario y salen de él con toda libertad). Aunque yo conocí a Young con The Harvest pero me interesé en su carrera más adelante ( con el imborrable Rockin’ in The Free World), reconozco que este Live Rust es una maravilla eléctrica, donde el de Toronto destila toda su calidad y versatilidad , alternando temas pausados con trallazos rockeros sin perder nunca la esencia de uno de los grandes de la historia.Nunca me cansaré de escuchar este Live Rust que significó una vuelta triunfal de Young a los escenarios que ya hasta día de hoy no ha vuelto a abandonar.

Best Live Albums #37 : Led Zeppelin- How The West Was Won

Hoy 365RadioBlog os trae una nueva entrega de la sección Best Live Albums, donde recordamos los mejores discos en directo de la historia. Hoy le toca a una banda mítica entre las míticas, a un cuarteto que revolucionó el rock desde el folk y el blues y que sigue siendo aún hoy un absoluto referente en el podium de los más grandes: Page, Plant, Jones y Bonham. O lo que es lo mismo, Led Zeppelin.

How The West Was Won, triple álbum directo ( y tercero en su carrera tras BBC Sessions y The Song Remains The Same) fue grabado durante los conciertos que ofreció la banda británica los días 25 y 27 de junio de 1972 en el Forum de Los Ángeles y en el Long Beach Arena respectivamente, siendo publicado en marzo de 2003. La totalidad del LP la compone el material de grabación encontrado por Jimmy Page mientras buscaba imagenes de esta gira (que más tarde formarían parte del DVD que lo acompaña) y se dio cuenta de que tanto la calidad de la grabación como de la interpretación superaban con creces los dos anteriores álbumes en vivo de la banda y por ello decidieron editarlo como triple álbum a través de Atlantic con la producción del propio Jimmy Page.

El primer disco comienza con la intro titulada L.A. Drone que nos da paso a la fabulosa Inmigrant Song, la mejor versión en vivo que jamás escuché; le sigue una impresionante Heartbreaker y su famoso riff; después viene una de mis favoritas, la sublime Black Dog.

Over The Hills And Far Away precede a una maravillosa versión de 8 minutos de Since I’ve Been Loving You, antesala de la más grandiosa canción que jamás pariera el rock, Stairway To Heaven. Le siguen para cerrar el disco Going To California, That’s The Way y la folkie Bron-Y-Aur Stomp.

El disco dos inicia con una larguísima versión de 25 minutos de Dazed and Confused ( la cual, aunque no lo indiquen los créditos lleva incluidas improvisaciones de Louie Louie, Thank You, Communication Breakdown y Tangerine); continúa con los cortes Walter’s Walk, The Crunge, What Is And What Should Never Be, Dancing Days y lo clausura con una increíble y larguísima versión de Moby Dick en la que Bonzo Bonham se marca uno de los mejores solos de batería de la historia.

El disco tres comienza con la inimitable Whole Lotta Love y un Medley que incluye varios temas clásicos como Boogie Chillum de John Lee Hooker, Let’s Have A Party, Hello Mary Lou de Gene Pittney y Going Down Slow.

Después de este Medley viene la poderosisima Rock and Roll, esencia de los Zeppelin; le sigue The Ocean y concluye con Bring It On Home.

Es una pena que no haya más imágenes de estos conciertos porque a tenor del sonido fueron de lo mejor en directo de la carrera de Led Zeppelin. Tal y como dijo John Paul Jones, “en aquellos conciertos lo astros estaban alineados, sonamos como nunca”.

How The West Was Won ( traducido  como La Conquista del Oeste) pertenece por derecho propio a los altares de los mejores directos jamás perpetrados en la historia del rock, y aunque el material recuperado fue por casualidad, debemos de agradecer al señor Page el esfuerzo en juntar todos estos momentos que ayudaron a engrandecer la leyenda de aquel maravilloso Zeppelin.

Best Live Albums #36 : Bob Dylan-The Bootleg Series Vol 4. Live 1966 : The “Royal Albert Hall” Concert

Buenos Días, como cada sábado 365RadioBlog os trae una nueva entrega de la sección Best Live Albums, en la que repasamos los mejores discos en directo de la historia del rock.

En esta ocasión os traemos un controvertido pero fundamental doble LP en vivo, que marcó un antes y un después en la carrera del artista que nos ocupa. Estamos hablando del álbum del grandioso Bob Dylan , The Bootleg Series Vol 4. 1966: ” The Royal Albert Hall” Concert.

http://www.mojo4music.com/media/2015/10/Dylan-Cover-bootleg-book-433.jpg?9ab822

El álbum, editado el 13 de octubre de 1998 por Columbia Records, supone la continuación de la Caja The Bootleg Series Vol.1-3 editada siete años antes. En esta ocasión el doble disco se centra en la actuación que Dylan ofreció en el Free Trade Hall de Manchester el 17 de mayo de 1966 (aunque el autor de la grabación la registró erróneamente como realizada en el Royal Albert Hall, de ahí que se quedara el nombre del coso londinense en el título del álbum, probablemente también como parte de una maniobra estratégica de gancho para el comprador).

http://www.trbimg.com/img-5604e0e5/turbine/la-et-ms-bob-dylan-bootleg-series-cutting-edge-first-impression-20150924

Este concierto es trascendental en la carrera de Dylan por el hecho de que constaba dos sets totalmente diferenciados: el primero acústico, el solo, con su armónica y su guitarra, en el que incluye los siguiente temas: comienza con She Belongs To Me, continúa con 4th Time Around para seguir deleitándonos con Visions Of Johanna.

El set acústico prosigue con Desolation Row, la sensacional Just Like A Woman y lo clausura con Mr. Tambourine Man, una de mis favoritas del cantautor.

El flash vino cuando Dylan hizo subir al escenario a toda una banda para su set eléctrico ( la primera vez que lo hacía) contando para ello con The Hawks ( que luego se renombrarian como The Band), a saber: Robbie Robertson, Richard Manuel, Garth Hudson y Rick Danko.

El set comenzaba con Tell Me Momma, luego seguía con I Don’t Believe You ( She Acts Like We Never Have Met.

Dylan y The Hawks
continuaron con Baby Let Me Follow You Down y Just Like Tom Thumb’s Blues.

La última parte la componen Leopard- Skin-Pill-Box-Hat, después viene One Too Many Mornings, Ballad Of a Thin Man y concluye con la impresionante y mi favorita Like A Rolling Stone.
Decir que este concierto fue un hito en la carrera de Dylan pero en aquel momento fue muy mal aceptado por algunos fans que le abuchearon e increparon durante el set eléctrico llamándole vendido , a lo que Dylan replicó dirigiéndose a sus músicos: “This One Play It Fucking Loud!” ( esta tocadla jodidamente alto).

En resumen , una grabacion que marcó un antes y un después en la carrera de un artista gigante y colosal que influenció a toda una generación.

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQVZubI8EuEvh4wIdolYYyXwd1-i6PD2k6lKtrQCtrk4DstzwJhFw

Best Live Albums #35 : Leonard Cohen- Live At The Isle Of Wight 1970

Hoy como cada sábado 365RadioBlog os trae una nueva entrega de Best Live Albums, donde repasamos los álbumes en directo más relevantes de la historia del rock.
Hoy le toca a uno de los cantautores más colosales, con más personalidad y con más capacidad poética de cuantos frecuentaron los años sesenta y setenta: hablamos del hierático y calmado canadiense Leonard Cohen, quien consiguió hablar de las relaciones banales con una trascendencia inusual que cautivó a toda una generación.

Nos referimos al soberbio álbum Live at The Isle Of Wight 1970, correspondiente al espectacular concierto que ofreció Cohen el 31 de agosto de ese año en la británica isla donde se habían citado genios como Jimi Hendrix, Joan Baez o Kris Kristofferson (en lo que intentó ser un Woodstock a la inglesa) donde el bueno de Leonard interpretó la friolera de 19 temas haciéndolo de un manera absolutamente espectacular, tanto es así que esta actuación memorable, según los que asistieron a tan emblemático evento ( en su día sin testimonio sonoro), vio por fin la luz en formato CD y LP en 2009 a través del sello Columbia Records y con la producción de Steve Berkowitz. Cohen estuvo acompañado en el escenario por Bob Johnston al piano y guitarra, Elkin “Bubba” Fowler al bajo y al banjo, Ron Cornelius a la guitarra, Charlie Daniels al violín y Corlen Hanney, Susan Mussmano y Donna Washburn a los coros.

El Concierto lo inicia con una introducción a la que sucede la magnífica Bird On A Wire con su cadencia maravillosa, y después de otra intro presenta su grandísima So Long Marianne que hace enfervorecer al público. Let’s Renew Ourselves y You Know Who I Am dan paso a la sensacional Lady Midnight.
A partir de ahí, un Medley con el poema They Locked Up a Man y A Person Who Eats Meat, dando paso a One Of Us Cannot Be Wrong y una de mis favoritas de Cohen, The Stranger Song.

Tonight Will Be Fine abre la recta final del show, precediendo a Hey That’s No Way To Say Goodbye y la protesta de Diamonds in The Mine.

Al momento álgido de la noche, Suzanne, le siguen Sing Another Song Boys, The Partisan, Famous Blue Raincoat y la genialmente irónica Seems So Long Ago, Nancy, cerrando un set absolutamente memorable.

Un Conciertazo en la isla de Wight que si bien nos presenta a un Leonard Cohen en todo su apogeo no es realmente al que yo conocí con First We’ll Take Manhattan o I’m Your Man, pero sí que ya era un cantautor sólido y consagrado, sin concesiones a la galería y sin ningún ápice de estrella pero con un talento y una voz magnéticos que han conseguido llevarle a desarrollar una carrera de altibajos aunque logradísima y longeva, sin la cual no podríamos entender la historia del Rock en la actualidad.

Cine & Música #77 : Cruce de Caminos

Hoy 365RadioBlog os trae como cada domingo una nueva entrega de la serie Cine & Música, en la que os ofrecemos as mejores bandas sonoras de la historia del cine.
En esta ocasión le toca a un film que indaga sobre la historia de un mito del Blues como es Robert Johnson y una de sus míticas canciones que da título a una película ambientada en el Delta del Mississippi, en un cruce de caminos donde supuestamente el bluesman vendió su alma al diablo.

Cruce de Caminos (Crossroads, 1986), película dirigida por Walter Hill (The Warriors, Calles de Fuego), con guión de Habo Pipa Ibrahimovic y protagonizada por Ralf Macchio (Karate Kid, Rebeldes), Joe Seneca en el papel de Willie Brown, Jamie Gertz (Jóvenes Ocultos, Escúchame) y un fantástico cameo del soberbio guitarrista Steve Vai, cuenta la historia de Eugene Martone, apodado Lightning, quien con la ayuda de Blind Dog, un maestro bluesman de la armónica, se dirigirá al delta del Missisippi en un viaje que cambiará su vida y abocará irremediablemente su destino a una pasión: el Blues.

Walter Hill, ya curtido en las películas con trasfondo musical como Calles de Fuego ( que como vimos la semana pasada es todo un homenaje al rock de los ochenta), cambia en esta ocasión de registro para hundirnos en las raíces del blues más profundo pero trasladándolo a la época actual, en este caso los ochenta ( hace muy poco la cinta cumplió treinta años).
Para ello, sigue confiando el score al genial Ry Cooder, quien tras sus éxitos con Calles de Fuego y sobre todo con Paris, Texas de Wim Wenders, se encuentra como pez en el agua en esta ocasión con un género que domina a la perfección , con muchos tintes autobiográficos y donde puede introducir su efecto favorito y del cual es un virtuoso: el slide.

Cooder y Hill aciertan de pleno con la escena final batiendo en duelo a Macchio/ Martone contra Butler / Vai, con unos virtuosismos que abarcan todos los géneros ( blues, Hard rock, heavy metal), incluso se incluye el Capriccio Nº 5 de Paganini ejecutado con maestría con la guitarra eléctrica. La película, bastante floja durante su mayor parte, lo lega todo a este espectacular combate por el alma del blues que me dejó anonadado la primera vez que la vi, y eso no es todo: la parte de Vai se rodó en una toma y fue totalmente improvisada, hecho que habla muy a su favor como uno de los grandes de las seis cuerdas (aunque no conozcamos sus cualidades como actor al no decir ni una sola palabra).

En cuanto al resto del score, Ry Cooder construye un sonido arrebatador consistentes en piezas antiguas como Crossroads ( el homenaje a Robert Johnson es continuo y latente a lo largo de todo el film), y otras más recientes como Feelin Bad Blues , correspondiente a la escena en que la chica se larga y deja a Lightning compuesto y sin novia.

Tenemos también el homenaje de Hill y Cooder al mejor amigo de Robert Johnson y quien le acompañaba en la armónica con Willie Brown Blues, donde Joe Seneca se sale con una genial actuación.

El score lo cierra Walkin’ Away Blues, como colofón a una banda sonora brillantísima en la que Cooder demuestra su conocimiento del medio y lo estudiado de su composición y selección de temas.

Crossroads o Cruce de Caminos, una historia de amistad, de raíces, de amor por la música, de experiencia vital y madurez, una historia a fin de cuentas que tiene mucho que ver con lo que es la vida misma.

Best Live Albums #34 : The Velvet Underground – 1969 : The Velvet Underground Live

Hola, como cada sábado 365RadioBlog os trae una nueva entrega de Best Live Albums, sección donde repasamos los mejores discos en directo de la historia.
Hoy le toca a una banda de absoluta leyenda, los niños mimados de Andy Warhol, precursores de la New Wave, del Art Rock y del Proto Punk, pioneros del rock neoyorquino y referencia de multitud de bandas independientes posteriores: estamos hablando de The Velvet Underground, el grupo de Lou Reed, John Cale, –sustituido por Doug Yule-,Sterling Morrison y Maureen Tucker, la vanguardia personificada, los cuales hicieron una serie de conciertos en 1969 que se recogieron en dos álbumes titulados 1969: The Velvet Underground Live Volumen 1 y Volumen 2, ambos editados en 1974 por la discográfica Mercury y producidos por la propia banda justo un año después de su disolución.

Este maravilloso doble LP recoge las actuaciones -grabadas en formato Lo -Fi- de la banda en el End Of Cole Ave. Club de Dallas, Texas, el 19 octubre de 1969 y en The Matrix de San Francisco, California, durante las sesiones de la banda en el mes de noviembre del mismo año, del que se han extraído cuatro horas de grabaciones, las cuales se usaron casi íntegras para este álbum.

El Volumen 1 ( nos ceñiremos al formato CD), comienza con la sugerente Waiting For My Man, seguida por la cadenciosa Lisa Says, continuando con What Goes On y la espectacular Sweet Jane.

El fabuloso repertorio de la Velvet sigue desgranándose con We’re Gonna Have a Real Good Time Together, la joya Femme Fatale, rematando con New Age, la magnifica Rock and Roll ( que hemos colgado arriba) y Beginning To See The Light para cerrar el primer álbum.

El segundo CD arranca con Ocean y Pale Blue Eyes antes del momento álgido de Heroin con sus nueve minutos de agonía yonqui.

Sigue el disco con Some Kinda Love, Over You, Sweet Bonnie Brown / It’s Just Too Much y la sublime White Light / White Heat. I Can’t Stand It y I’ll Be Your Mirror cierran este soberbio álbum.

Este espectacular directo está considerado como una obra incunable (en términos rockeros ) ya que sus grabaciones fueron conseguidas casi artesanalmente procedentes de grabaciones de fans in situ en grabadoras portátiles que luego pasarían a formato cassette. No solo eso, ese sonido añejo, casi del pleistoceno, con ecos, silencios del público, además de esa maravillosa interpretación de los temas en vivo, nos retrotraen al origen de gran parte de lo que hoy es la música.

Best Live Albums #33 : Jimi Hendrix- Live At Woodstock

Hoy 365RadioBlog os trae una nueva entrega de la sección Best Live Albums, donde repasamos semanalmente los mejores discos en vivo de la historia del Rock.

Hoy le toca a un fenómeno de las seis cuerdas, al genio zurdo que cambió para siempre la historia del Rock con su eléctrica manera de tocar y de concebir la música, aunque desgraciadamente y como otros muchos, se marchara antes de tiempo: estamos hablando del incomparable, inigualable, mítico Jimi Hendrix.

El disco que hemos elegido para la ocasión, aunque teníamos donde escoger material en directo de Hendrix de sus actuaciones en la Isla de Wight y Monterrey, ha sido el Live At Woodstock, doble LP editado en 1999 con motivo del 39 aniversario del legendario evento y que recoge íntegra la actuación de Jimi Hendrix y su banda en ese mágico verano de 1969. Por supuesto que el sonido esta remasterizado y pulido como es preceptivo para la ocasión, pero la esencia de su show, el mensaje y lo que realmente hizo Hendrix encima de aquel escenario queda recogido fielmente en este álbum.

El primero de los dos discos comienza con una introducción donde se presenta a Hendrix, seguido de Message To Love, la maravillosa Hear My Train A Comin y la sublime Spanish Castle Magic.

Red House y su maravilloso solo preceden a una de mis favoritas, Foxy Lady, de lo mejor de la noche, para cerrar el disco poniendo el listón muy alto con el solo de batería de Jam Back At The House.

El segundo LP inicia con Izabella para continuar con la trepidante Fire, catarsis que nos lleva a los maravillosos 13 minutos de la enorme Voodoo Child (Slight Return), sin duda lo mejor de su periplo en Woodstock.

El maravilloso cover del himno estadounidense , Star Spangled Banner, que deja al público atónito, sirve para dar paso al mejor set del concierto con Purple Haze y una improvisación de 4 minutos, para desembocar en Vilanova Junction Blues y la legendaria Hey Joe.

El concierto en el que se reinventó el Rock, James Marshall Hendrix lo dio todo de sí, no hay más que apreciar las imágenes y escuchar la gigantesca guitarra del mago zurdo que embelesó a toda una generación con sus genialidades a las seis cuerdas. Afortunadamente hubo un Hendrix para abrir el camino de los Blackmore, Satriani, Steve Vai, Morello y demás que de niños no se iban a dormir sin antes escuchar un pedacito de esta obra cúspide del rock and Roll y que a partir de 1999 ya tenemos disponible en formato CD.

Dios Salve a Jimi.

Best Live Albums #32 : Thin Lizzy-Live and Dangerous

Hoy 365RadioBlog retoma como cada sábado la serie Best Live Albums, en la que rescatamos los discos en directo más importantes en la historia del Rock and Roll.
Esta vez le toca a una de las mejores bandas de Hard Rock que parieron los años setenta, los geniales irlandeses liderados por el mítico e icónico bajista mulato Phil Lynott: estamos hablando de Thin Lizzy, la fenomenal formación que nos dio momentos musicales de auténtica gloria, sobre todo en directo.

El disco que nos ocupa hoy es el reconocidísimo Live and Dangerous, un espectacular documento sonoro en formato de doble LP, publicado el 2 de junio de 1978, habiendo sido grabado durante los conciertos ofrecidos el 14 de noviembre de 1976 en Londres y el 28 de octubre de 1977 en Toronto, siendo remezclado en el Studio des Dames de París en enero de 1978. La banda, compuesta por Phil Lynott a la voz y al bajo, Scott Gorham y Brian Robertson a las guitarras y Brian Downey a la batería, despliega un repertorio de 17 canciones repartidas en dos álbumes verdaderamente digno de un grupo de leyenda.

El primer disco en su cara A se inicia con la majestuosa cadencia de Jailbreak, una de mis favoritas de su repertorio; continúa con la trepidante Emerald a la que sucede Southbound para desembocar en un cierre de cara con el fantástico corte Rosalie / Cowgirl Song, una adaptación del clásico de Bob Seger.

La segunda cara del primer vinilo arranca con la maravillosa Dancing In The Moonlight (It’s Caught Me In a Spotlight); le siguen el espectacular riff de Massacre y la balada Still in Love With You, cerrando la cara y el primer disco Lynott y los suyos nos regalan la curiosa Johnny The Fox Meets Jimmy The Weed.

El segundo disco comienza en su cara A con Cowboy Song, a la que sigue la magnífica y celebérrima The Boys Are Back in Town, con una fabulosa versión en vivo más dinámica si cabe. Continúa la cara con el corte que más me gusta, Don’t Believe a Word para dejarnos con Warriors y cerrar la cara con Are You Ready.

La última cara comienza a lo grande con Suicide y Sha La La para continuar con Baby Drives Me Crazy y clausurar este fenomenal LP en vivo con la increíble The Rocker, todo un himno del Hard Rock.

Enorme despliegue de repertorio el de Thin Lizzy para esta joya en directo, en la que echo en falta la maravillosa versión del clásico del folk irlandés Whiskey in The Jar ( ya que otra de mis favoritas como Waiting For an Alibi es posterior, de 1979).
En cualquier caso nunca se les agradecerá lo suficiente a Lynott y sus chicos el hecho de haber dejado el pabellón del Hard Rock de los setenta y de su país Irlanda tan alto como lo hicieron, incluso me parece que nunca se les reconoció lo suficiente su aportación a la historia de la música, aunque documentos sonoros como este Live and Dangerous permanecerán inalterables en mi panteón de glorias rockeras por los siglos de los siglos.

Best Live Albums #31 : Peter Frampton- Frampton Comes Alive!

Hoy 365RadioBlog os trae una nueva entrega de Best Live Albums, sección en la que repasamos los mejores discos en directo de la historia del rock. Hoy le toca a un álbum curioso en el sentido en el que supuso el mayor éxito para su artífice y a la vez uno de los álbumes en vivo jamás vendidos.
Estamos hablando de Frampton Comes Alive! (1976), primer disco en directo y cuarto de la carrera del solista británico Peter Frampton, quien despues de comenzar con la super banda Humble Pie, se lanzó a una carrera en solitario por la que pasó sin pena ni gloria hasta que llegó su momento con este pedazo de directo, considerado por muchos como el mejor de todos los tiempos .

Frampton Comes Alive! se grabó los días 13,14 de junio y 24 de agosto de 1975 en los conciertos de San Rafael y San Francisco (California) y Commack y Plattsburg (New York), siendo producido por él mismo en un arriesgado movimiento comercial.
El doble LP comienza con una soberbia intro que enlaza con la maravillosa Something’s Happening y la animada Doobie Wah para meternos de lleno en uno de los momentos cumbre del disco con Show Me The Way, sin discusión su mejor canción, con ese tubo que emite  un extraño sonido al soplarlo y con una melodía realmente exquisita.

En la segunda cara nos encontramos con joyas como All I Want To Be (Is By Your Side) o Wind Of Change, las cuales desembocan en la balada más conocida y versioneada de Frampton, Baby I Love Your Way. Cierra la cara la pseudo progresiva I Wanna Go To The Sun.

El segundo LP inaugura su Cara A con la breve Penny Go For Thoughts y (I’ll Give You) Money, para realizar un fantástico cover de Shine On, maravilla de sus tiempos de Humble Pie, y otra versión de los Rolling Stones, la archiconocida  Jumpin’ Jack Flash.

La última cara del álbum la comienza Lines Of My Face y la clausura una versión larguísima de Do You Feel Like We Do, mejoradísima en directo.

Peter Frampton, que para este disco contó con su banda habitual ( John Siomos en la batería, Bob Mayo a la guitarra y teclados y Stanley Sheldon al bajo, consiguió alcanzar el número 1 en UK y Estados Unidos, permaneciendo nada menos que diez semanas en la cima, logro del que muy pocos pueden presumir.
Suena extraño que un artista de los pies a la cabeza como Frampton, íntegro, atractivo, con buen gusto y con mucha creatividad, solo pudiera obtener el reconocimiento masivo del público con esta su obra en vivo, si bien sus productos en estudio no son desdeñables, aunque no rayan a la altura del que nos ocupa.
Sea como fuere, Peter Frampton ya desde sus tiempos con Humble Pie fue un animal de escenario, una bestia del directo, moviéndose muy bien en las tablas, con carisma y personalidad y una voz que suena más fresca en vivo que enlatada.
En definitiva, a pesar de que los últimos años se ha dedicado a alargar su éxito a base de reediciones y aniversarios , Frampton nos dejó una joya en vivo como pocos artistas han conseguido realizar, y el mérito es más cuando las canciones no están extraídas de un solo show, sino de varios, lo que habla muy a las claras del fabuloso momento de calidad vocal y musical que atravesaban Frampton y su banda cuando grabaron el disco.
Frampton Comes Alive! fue, es y será uno de los mejores álbumes en directo que jamás se hayan hecho.

Best Live Albums #29 : Héroes del Silencio- Tour 2007

Hoy 365RadioBlog retoma la serie Best Live Albums en la que repasamos los mejores discos en directo de la historia en nuestra opinión.
Hoy le toca a un producto nacional, el más grande grupo de rock que jamás haya dado este país, los inefables, personalísimos y controvertidos Héroes del Silencio.

Estamos ante un disco en vivo atípico puesto que lo normal es que el grupo lo grabe cuando está en activo, sin embargo Héroes del Silencio ya llevaban separados desde 1996, después de la gira de su cuarto y último álbum de estudio, Avalancha, alegando cansancio y desgaste personal. Poco después sacaron un directo de la gira titulado Parasiempre (1996), pero a partir de ahí siguieron cada uno por su lado, destacando la carrera en solitario de Bunbury.

Pero en 2007, alentados por los fans, la productora y con el deseo de realizar una despedida como Dios manda, los maños se volvieron a juntar para realizar una última gira que quedaría recogida en una caja con dos CDs y dos DVDs donde se grabaron canciones de los conciertos de ese Tour 2007, a saber: Ciudad de Guatemala (15/09), Buenos Aires (22/09), Monterrey (25/09), Los Ángeles (28/09), México DF (04 y 06/10),   Zaragoza (10 y 12/10), Sevilla (20/10) y Valencia (27/10). La mayoría de canciones están extraídas del concierto de México DF.

En cuanto a la formación que ejecutó esta joya, pues fue la clásica con Enrique Bunbury como solista, Juan Valdivia a la guitarra, Joaquín Cardiel al bajo y Pedro Andreu a la batería. Como guitarra rítmica contaron con el hermano de Juan, Gonzalo Valdivia, prescindiendo del anterior componente de Avalancha, Alan Boguslavsky.
El primer CD comienza con el clásico El Estanque para seguir con la más moderna Deshacer El Mundo, a la que sucede la fantástica Mar Adentro. Senderos de Traición sale a la palestra con La Carta y la maravillosa Agosto.

El show continúa con mi favorita La Sirena Varada, un derroche de energía
a raudales. Opio y La Herida en su versión acústica hacen vibrar al público para luego deleitarlo con las sublimes Flor Venenosa y Despertar.

La única versión de HDS, Apuesta por el Rock and Roll de los zaragozanos Más Birras enardece a la audiencia, continuando con la mítica Héroe de Leyenda. Con Nombre de Guerra y su cadencioso ritmo precede al cierre del primer CD con No Más Lágrimas.

El segundo compacto arranca maravillosamente bien con la armónica de Nuestros Nombres; le sigue
Uno de sus primeros éxitos, El Mar No Cesa, que sirve para entrar en uno de los momentos álgidos del álbum, la archiconocida Entre Dos Tierras que precede a la para mí mejor canción en castellano, Maldito Duende.

Iberia Sumergida entra arrasando en escena para dejar paso a la coreada Avalancha y a la que después sucede Bendecida. Tumbas de Sal, Oración y Tesoro van desgranando un repertorio apoteósico que va acabando con Malas Intenciones.

El momentazo con mayúsculas es cuando todo México DF comienza a cantar La Chispa Adecuada, con un resultado estremecedor. Fuente Esperanza y su última canción En Brazos de la Fiebre cierran un discazo absolutamente redondo e impagable en canto a calidad y energía.

Despidiéndose en loor de multitudes, con todos sus fans entregados y con un repertorio exquisito, los Héroes del Silencio, la mejor banda en castellano que jamás haya parido el Rock, plegaron sus velas, se quitaron sus armaduras e hicieron una última proclama en forma de recuerdo imborrable que reza así:

“Nosotros Somos Héroes del Silencio, no se olviden. Hasta Siempre”

Best Live Albums #28 : Ramones-It’s Alive

Hoy, como cada sábado, 365RadioBlog os trae una entrega de Best Live Albums, donde repasamos los mejores álbumes jamás grabados en directo de la historia del Rock.
Hoy le toca al doble disco directo de leyenda de un grupo de leyenda: estamos hablando de It’s Alive, de los maravillosos jefes del punk neoyorquino The Ramones, auténticos dioses del directo, capaces de perpetrar 28 canciones en tan solo 54 minutos en un derroche de energía, potencia y pasión.

El LP fue grabado en la sala londinense The Rainbow un 31 de Diciembre de 1977, aunque no sería publicado hasta abril de 1979 por su sello habitual, Sire Records, con la producción de Tommy Erdelyi ( que es el nombre húngaro del batería Tommy Ramone y que poco después dejaría las baquetas para dedicarse a producir) junto a Ed Stasium en la parte técnica. El álbum – titulado como una película de terror de la época-, aglutina repertorio de sus tres primeros LPs: Ramones (1976), Leave Home (1977) y Rocket To Russia (1977). La formación original, en su máximo esplendor con el larguirucho Joey Ramone desgranando su peculiar voz; Johnny Ramone llevando la pauta con su guitarra inconfundible; el pendenciero Dee Dee Ramone con su bajo y sus intros en cada canción (One, Two, Three, Four!) y el ya mencionado Tommy a la batería; ofrecieron nada menos que 28 temas en menos de una hora, siendo uno de los discos en directo con más cortes pero de menos duración.

El disco en su cara A comienza, como el concierto, a todo trapo con la mítica Rockaway Beach, a la que las sigue el single Teenage Lobotomy y su gran éxito Blitzkrieg Bop ( Hey Ho, Let’s Go!). Continúa la densa I Wanna Be Well, la suceden la coral Glad To See You Go y la célebre Gimme Shock Treatment para cerrar el primer acto con los cambios de ritmo de You Gonna Kill That Girl.

La cara B comienza con un despectivo I Don’t Care al que sigue la eléctrica Sheena Is A Punk Rocker, continuando con la intriga cubana Havana Affair, la militar Commando, una de las mejores baladas ramonianas Hero Today Gone Tomorrow, la fabulosa versión de The Trashmen, Surfin’ Bird y su “papa oh meow meow”, cerrando el primer disco con la ofensiva Cretin Hop.

El segundo álbum abre con Listen To My Heart y la versión del California Sun de Joe Jones popularizada por The Rivieras; prosigue con las vertiginosas I Don’t Wanna Walk Around With You y Pinhead para volver con otra versión, Do You Wanna Dance, esta vez de Bobby Freeman y también interpretada por The Beach Boys ( se puede apreciar la impronta surf de The Ramones). la cara concluye con Chainsaw y Today Your Love Tomorrow The World.

La última cara se inicia con promesas vanas como Now I Wanna Be a Good Boy y Judy Is A Punk, de lo mejorcito de su repertorio; el siguiente corte es para Suzy Is a Headbanger y otra nueva versión, Let’s Dance, de Chris Montez. Oh, Oh I Love Her So deja paso a la “pegajosa” Now I Wanna Sniff Some Glue, y como es habitual en ellos, el show finaliza con We’re a Happy Family.

No tengo palabras para describir cuánto me gusta este disco, no sólo por su calidad, su intensidad, su torrente de energía, sino porque además es parte de la banda sonora de mi adolescencia, es el disco que me introdujo a los Ramones un día en una fiesta en casa de un amigo… Y ya no hubo vuelta atrás. Tengo todos sus discos, varias camisetas, las cajas de coleccionista… y este It’s Alive, que permanece como una de las joyas más brillantes de mi colección de vinilos.

Best Live Albums #27: Rainbow- On Stage

Hoy 365RadioBlog vuelve con una entrega más de Best Live Albums, sección en la que repasamos los mejores discos en directo de la historia del Rock and Roll.

Estamos hablando del doble LP en vivo publicado el 7 de julio de 1977 titulado On Stage, grabado por una de las más míticas bandas que jamás hayan existido: Rainbow.

El álbum recoge canciones extraídas de varios conciertos que la banda ofreció entre septiembre y diciembre de 1976 durante sus giras de presentación del LP Rising (1976) por Alemania y Japón, y que posiblemente fueran el punto álgido artístico y creativo de la formación liderada por el genial guitarrista ex Deep Purple, Ritchie Blackmore y el inmortal mejor vocalista de heavy metal de todos los tiempos, Ronnie James Dio. Junto a ellos, leyendas como Cozy Powell a la batería, Jimmy Bain al bajo y Tony Carey a los teclados. La producción corrió a cargo de Martin Birch (el cual ya había trabajado con Iron Maiden y los Purple), a través del sello Oyster / Polydor, el cual también se encargó de remezclar, editar y seleccionar las canciones integrantes de On Stage: título que conlleva una doble lectura, puesto que literalmente significa “sobre el escenario”, en directo, pero además, el hecho de que se pusiera un arco iris, -Rainbow -, físicamente sobre el escenario produce ese juego de palabras.

En cuanto al contenido , en mi opinión como casi todos los directos de la época , se me queda escaso, aunque los seis cortes incluidos poseen una duración generosa y casi todos ellos incluyen varios temas. El álbum comienza con el corte que hemos colgado arriba, Over The Rainbow ( pequeña introducir con la voz de Judy Garland en El Mago de Oz, la cual deja paso a la majestuosamente trepidante Kill The King, con un Dio vocalmente sensacional. La cara A cierra con un Medley iniciado por la famosísima Man On The Silver Mountain, seguida de un interludio Blues a cargo del mago de la guitarra Blackmore y coronado por Starstruck.

La Cara B del primer disco está dedicada exclusivamente a los 15 minutos de duración de la excelsa Catch The Rainbow, epopeya sonora de la mitología Heavy perfectamente ejecutada por Dio y sus chicos.

El segundo vinilo en su cara A es también un monográfico; en este caso el corte es Mistreated, un tema de Deep Purple que Blackmore quiso regalar a sus fans de antaño y que no defrauda a nadie por su intensidad y sonoridad. En mi opinión, Dio supera vocalmente mil veces a Coverdale y eso se nota.

La cara que cierra el álbum es sencillamente fantástica, con la enorme Sixteenth Century Greensleeves y con el gigantesco cover que le hacen a los Yardbirds ( a los que también perteneció en su día Blackmore) titulado Still I’m Sad

On Stage, una obra perpetua y cimentada en el talento de dos titanes del Heavy Metal, con un gran elenco de canciones, aunque yo quizás echaría de menos la magnífica Stargazer ( me parece un delito que , según se cuenta,  Martin Birch se olvidara de incluirla).
No obstante este doble directo supuso un claro antecedente y referencia al posterior furor heavy por sacar álbumes en vivo y no se entiende la transición rockera de los setenta sin esta maravilla que sigue estremeciéndome cada vez que escucho los acordes de la guitarra mágica de Blackmore y la cadencia sonora de un pequeño gran genio llamado Ronnie James Dio.

Best Live Albums #26: Rush- Exit…Stage Left

Retomamos hoy la serie de entradas tituladas Best Live Albums, en la que repasamos los discos en directo más brillantes de la historia del Rock con un LP legendario, el segundo en directo de los diez que esta mítica banda canadiense, adalid del rock progresivo, ha publicado en vivo.
Rush, una de las formaciones más virtuosas que jamás haya existido miembro a miembro (Geddy Lee esta considerado el mejor bajista de la historia junto a John Entwistle de The Who; Alex Lifeson es un auténtico maestro de las seis cuerdas y Neil Peart poco tiene que envidiar a Keith Moon y además compone todos los temas de la banda), aunque su obra sea difícil de entender por lo compleja y barroca en ocasiones, es innegable su calidad y su aporte musical en un género como el progrock que languidecía y fue rescatado por este directo.
Exit…Stage Left, un título que alude a la salida de escena de los actores de teatro, era muy utilizada por un dibujo animado de Hanna Barbera , Snagglepuss, (el León Melquíades en los países hispano parlantes), un felino rosa que cuando veía que la cosa se complicaba, soltaba la frase. Rush quiso incluirlo en la portada, pero al comprobar que los derechos de autor le iban a salir a doblón, decidió incluir unelemento de las anteriores nueve portadas de sus LPs a modo de homenaje a todas ellas. Resulta curioso comprobar que en la portada ” la salida a la izquierda” es hacia el público, como queriendo decir que su hábitat natural es el escenario más que el estudio.
En lo estrictamente musical, el disco publicado el 29 de octubre de 1981, recoge las actuaciones de la banda en el Apollo de Glasgow los días 10 y 11 de junio de 1980 y en el Forum de Montréal el 27 de marzo de 1981, variando un poco el formato video y el CD respecto al doble LP que se publicó originariamente en formato vinilo.
Exit…Stage Left inicia la cara A de su primer disco con la mejor canción, – en mi opinión-, de todo el repertorio de Rush: The Spirit of Radio, inicio sublime continuado por la buenísima Red Barchetta, a la que sigue para cerrar la cara A la epopeya instrumental progresiva YYZ.

La segunda cara la abre la potente y evocadora A Passage To Bangkok, a la que sucede la favorita de los fans Closer To The Heart, continuando con la breve Beneath, Between, Behind y cerrando el primer vinilo con el delirio instrumental titulado Jacob’s Ladder.

La cara A del segundo álbum la inaugura el prólogo Broon’s Bane, antesala de la majestuosa The Trees, culminando con el maravilloso Xanadu.

Para cerrar esta joya progresiva, la última cara nos deja como no podía ser de otra manera auténticas perlas como la portentosa Freewill; la sublime y segunda mejor obra de Rush, Tom Sawyer, ( que hemos colgado arriba en la cabecera); y el colofón bestial con el pedazo de pieza instrumental La Villa Strangiato, sin duda de lo mejor de su carrera.

En definitiva, a pesar de echar de menos algún tema importante como Limelight, estamos ante una enorme obra progresiva a cargo de una banda tan apreciada y valorada en la época como denostada posteriormente, que supone el punto álgido de la carrera de este trío de músicos sui generis que erigieron monumentos sonoros progresivos y los ejecutaron con su virtuosismo de manera magistral en directo.

Best Live Albums #25: Lynyrd Skynyrd-One More From The Road


Buenas noches, hoy 365RadioBlog, retomando la serie Best Live Albums, donde cada viernes nos deleitamos con los mejores álbumes en directo de la historia del Rock, os trae un disco doble en directo esencial para entender el rock and roll de los años setenta en los Estados Unidos, y más concretamente el denominado Rock Sureño, con uno de sus máximos exponentes como protagonista: se trata de nada más y nada menos que Lynyrd Skynyrd, la banda del legendario Ronnie Van Zant, del Sweet Home Alabama, del Free Bird, rockeros hasta la médula pero con raíces blueseras y sureños de corazón, quienes nos maravillaron con una joya en vivo titulada One More From The Road, doble LP publicado el 13 de septiembre de 1976 y grabado íntegramente en la actuación ofrecida en el Fabulous Fox Theatre de Atlanta, Georgia , el cual recoge un soberbio resumen de los mejores años de la banda (1970-77) y es inmediatamente anterior al fatídico accidente aéreo que acabó con la vida de su alma mater Ronnie Van Zant.
Los créditos de la banda, una alineación de leyenda con Ronnie Van Zant a la voz, Steve Gaines a la guitarra y coros, Gary Rossington a la guitarra y teclados, Allen Collins como guitarra principal, Billy Powell a los teclados, Leon Wilkeson al bajo, Artimus Pyle a la batería y los coros a cargo de JoJo Billingsley, Cassie Gaines y Leslie Hawkins.
El primero de los dos discos inicia con Workin’ For MCA, esa crítica feroz a las discográficas; continúa con I Ain’t The One, para enlazar con Searchin’ y acabar la primera cara con la preciosa Tuesday’s Gone. La segunda cara comienza con Saturday Night Special, el manido pero increíble Travelin’ Man, le sigue la loca Whiskey-Rock-a-Roller y acaba con la apoteósica y mítica Sweet Home Alabama, el himno por excelencia del rock sureño y el emblema sonoro de Lynyrd Skynyrd, canción inmortal que nació como replica a dos canciones de Neil Young.
El segundo vinilo arranca con Give Me Three Steps, sigue con Call Me The Breeze y cierra su primera cara con la versión de T For Texas de Jimmy Rogers, un guiño al country pasado por su tamiz rockero.
The Needle and The Spoon abre la cara B, sucediéndole otro cover, esta vez el maravilloso Crossroads de Robert Johnson que inmortalizaría Eric Clapton, y concluye con un éxtasis sonoro de 13 minutos y medio a cargo de la irrepetible Free Bird, una elegía al rock y a su forma de vida.
En 2001, con motivo del 25 aniversario del álbum, se publicó una edición De Luxe con extractos del concierto, distintas interpretaciones de las canciones, material extra de las introducciones de lo conciertos a cargo del presentador Alex Cooley y varios temas que no entran en el álbum pero que fueron igualmente legendarios como Simple Man o Gimme Back My Bullets.
Una delicia sonora, sureña por todos los poros, una lección de rock del bueno a cargo de músicos profesionales y pasionales, comprometidos y amantes de su tierra y de su música.
Es la creme de la creme del rock sureño, su cúspide y el espejo donde se han mirado muchos artistas contemporáneos: en definitiva, One More From The Road es un legado indeleble presagio del terrible destino que le esperaba a su máximo protagonista, el supino Ronnie Van Zant.
A él, donde quiera que esté, le dedico esta entrada con un vaso de Bourbon en la mano mientras escucho esos inmortales 13 minutos de Free Bird.
Gracias Ronnie, te lo debía.

Best Live Albums #24: Metallica- S & M


Buenas noches, hoy 365RadioBlog retoma la serie Best Live Albums, donde cada viernes repasamos los que son en nuestra opinión los mejores discos en directo de la historia.
Hoy le toca a un singular doble álbum en directo grabado en el Berkeley Community Theatre de Berkeley, California los días 21 y 22 de abril de 1999 y publicado el 23 de noviembre de ese mismo año: estamos hablando de S & M ( siglas de sinfonía y metal aunque puede tener otras muchas connotaciones), el disco conjunto de Metallica, los cuatro jinetes del thrash metal, James Hetfield a la guitarra rítmica y voz; Kirk Hammett a la guitarra solista; Jason Newsted al bajo y el fantástico Lars Ulrich a la batería, acompañados por una soberbia orquesta clásica como es la Filarmónica de San Francisco, dirigida nada menos que por el celebérrimo Michael Kamen, reinterpretando los temas más gloriosos del cuarteto metalero pasado por el aterciopelado filtro de la música clásica.
El primer acto no puede empezar mejor con el tema instrumental de Ennio Morricone perteneciente al score de The Ecstasy of Gold, enlazando ya con la vertiginosa cadencia thrash de The Call Or Ktulu, ayudados por un ejército de violines y vientos perfectamente sincronizados, hecho que se nota más aún en el siguiente tema, el mítico Master of Puppets, agigantado con la ayuda de la filarmónica. El siguiente corte, Of Wolf and Man, más reciente, y The Thing That Should Not Be dan paso a Fuel, un subidón de adrenalina guitarrera y violinista. The Memory Remains es para mi sin duda lo mejor de este disco, ese medio tiempo que crece enormemente con la sección orquestada, dándole un empaque épico indescriptible.
A continuación, la inédita No Leaf Clover, seguida del Hero Of The Day, Devil’s Dance y Bleeding Me cierran el primer acto.
En el segundo, incio de nuevo estremecedor y espectacular con Nothing Else Matters, una maravilla orquestada, le va como anillo al dedo; sigue con Until It Sleeps y For Whom The Bell Tolls, con la otra inédita Human, continuando con Wherever I May Roam y Sad But True llegando a un nuevo punto álgido como es One, oda rockera a los mártires de la guerra.
El célebre Enter Sandman y Battery cierran este Lp tan especial para mí, una obra maestra de la sincronización y empaste entre la música clásica y la contemporánea, suponiendo todo un hito de originalidad, calidad e intensidad. Tanto es así que Metallica decidió apostar por otra obra parecida y llevarla al cine, la reciente Through The Never, aunque este experimento clásico-metalero será difícil de desbancar del puesto de honor dentro de los discos en directo de la banda americana.
Un disco que no me canso de oír y deleitarme con su mezcla de intensidad rockera y que tiene momentos especialmente sublimes engrandecidos por toda una señora orquesta que acompaña a cuatro mitos vivientes que pusieron el mundo a sus pies y aún lo siguen haciendo.