Ciudades del Rock #25: Los Ángeles


Los Ángeles. The City of Angels. L.A. Tinseltown. The Big Orange. La ciudad más poblada del estado norteamericano de California con una población de casi 4 millones de habitantes y una conurbación de unos 13 millones, siendo por tanto , una de las mayores áreas metropolitanas del mundo.
Desde su fundación española en 1781 bajo el nombre El Pueblo de Nuestra Señora de Los Ángeles del Río de Porciúncula, la ciudad ha experimentado un crecimiento exponencial, formando primero parte de México a partir de 1831 para en 1826 pasar ya a ser una parte más de los Estados Unidos de América integrada en California.
Ayudada por su privilegiada situación climatológica, su riqueza natural con los huertos de naranjas, la llegada masiva de colonos, y sobre todas las cosas, el impulso demoledor que supuso para la urbe el establecimiento de los estudios cinematográficos en el área de Hollywood, han hecho de una ciudad sin aparente interés una de las mecas turísticas por excelencia, y paralelamente a su desarrollo industrial ( ligado a las necesidades de los estudios), se fue creando una corriente cultural muy rica, sobre todo a nivel clubs y garitos, que permitió a Los Ángeles convertirse junto a Nueva York en una de las mecas del Rock.
Ya desde los años treinta y cuarenta, con el auge del jazz, comenzaron a salir artistas brillantes nacidos en la ciudad, como los jazzistas Charles Mingus, Chico Hamilton, Eric Dolohy o Dexter Gordon. Ya en los cincuenta, grupos corales como The Platters ayudaron a crear una escena pop rock que se plasmaría en los sesenta con la irrupción de grupos inmortales como los surferos The Beach Boys de los hermanos Wilson, la super banda Buffalo Springfield, los maravillosos The Byrds, Canned Heat, los hermanos The Carpenters, los televisivos The Monkees o la pareja Sonny & Cher ( ella no necesita presentación).
A finales de la década de los sesenta y principios de los setenta surgirá en la playa de Venice uno de los grupos que cambió el rock, The Doors, con su mítico frontman Jim Morrison, siendo acompañados por los grandísimos The Eagles y el rarísimo pero genial Frank Zappa & The Mothers of Invention.
Los ochenta angelinos se pueden considerar como una de las etapas más prolíficas de la historia de la música, con varios estilos emergentes como el hardcore con Bad Religion y los míticos Black Flag de Henry Rollins; el pop con las chicas de Bangles; el incipiente rap de Snoop Doggy Dog y los célebres Suicidal Tendencies; y sobre todo el hard rock con multitud de bandas como Alcatrazz, Ratt, Dokken, Mötley Crue, Mr. Mister, Quiet Riot, L.A. Guns, WASP, Warrant, Stryper y los fabulosos Guns N Roses de Slash y Axl Rose. Otra tendencia sería el surgimiento del trash de la mano de los increíbles Metallica y Megadeth.
En los noventa tenemos el auge del indie con Beck, The Eels, el grunge mainstream de Hole, los grandísimos Jane’s Addiction y Porno For Pyros de Perry Farrell, las chicas rockeras L7, los stoner Kyuss y Queens Of The Stone Age, los skaters NOFX, Pennywise y Offspring, los edulcorados No Doubt de Gwen Stephanie, los thrash metal Slayer y Korn, los originalísimos Tool, mis celebrados Weezer y Stone Temple Pilots, los pop rock Sugar Ray, Linkin Park, Maroon 5 o The Wallflowers de Jacob Dylan.
Por encima de todas ellas los geniales Rage Against The Machine y los inmortales Red Hot Chili Peppers.
En este siglo, el crecimiento es exponencial con otras muchas bandas de calidad como 30 Seconds To Mars, Avenged Sevenfold, Audioslave, AWOLNATION, Black Eyed Peas, Black Label Society, Eagles of Death Metal, Foster The People, Giant Drag, Hoobastank, las divas Pink y Kate Perry, Los poperos Rooney, Young The Giant, la super banda Them Crooked Vultures, los soulrockeros Vintage Trouble  y los maravillosos armenios afincados en California: System Of A Down.
Como se aprecia, una cantera inagotable de grandes valores musicales a todos los niveles y en todos los estilos que hacen de Los Ángeles una de las ciudades más musicales de cuantas se hallan en la tierra.

Anuncios

Ciudades del Rock # 24: Buenos Aires


Buenos Aires. La Reina del Plata. La París de América. La Gran Aldea. La Capital Mundial del Tango. La Capital Federal de la República Argentina. Tantos apelativos para definir una ciudad absolutamente maravillosa y cautivadora que posee una población de unos 3 millones y una aglomeración urbana de nada menos que 14 millones de habitantes, esta situada en un enclave magnífico en un lado de la desembocadura del río de la Plata y rodeada por la llanura verde e inmensa llamada Pampa.
En esta urbe, cuna de inmigración europea procedente de italianos (genoveses mayormente aunque también sicilianos y napolitanos, de ahí que se hable el lunfardo), gallegos, británicos, vascos, incluso franceses, se mezclan barrios populares y pintorescos como La Boca ( con su mítica Bombonera) o San Telmo, con distritos céntricos como Microcentro, el precioso barrio fashion de Palermo Soho, Retiro, Recoleta con su cementerio magnífico donde reposa la queridísima Evita Perón, sus cafés donde se sirve mate y se baila y escucha Tango, su Casa Rosada, su ambiente bullicioso y lleno de vida, sus descuideros o carteristas, su emblemático Obelisco, la multitud de equipos de fútbol que pueblan la ciudad de un extremo a otro e inundan todo de pasión y color en los días de partido, en ese gigantesco Monumental de River.
Como no podría ser de otra manera, Buenos Aires es una ciudad llena de música, se respira tango por todos lados, y no podríamos olvidar la figura mítica de este género para comenzar a hablar de la escena bonaerense: el legendario, carismático y glorificado Carlos Gardel, dueño y señor de un género cantado y bailado que mezcla los estilos italianos y franceses con ese acento porteño y que ayudaron a crear letristas y músicos como Enrique Santos Discépolo, Mariano Flores, Osvaldo Pugliese o Homero Manzi.
En los años cincuenta el tango experimentó un revival con Julio Sosa, Edmundo Rivero y Roberto Goyeneche, aunque empiezan a surgir nuevas tendencias y grupos de mestizaje tanguero como Bajofondo Tango Club, Tangueto y Gotan Project.
A finales de los sesenta se empieza a producir un fenómeno llamado Rock Nacional, con multitud de artistas y bandas que practican gran variedad de estilos, como por ejemplo Los Cinco Latinos, el admirador de Elvis Sandro, Rocky Pontoni, Johnny Tedesco o Palito Ortega que formaron los Red Caps, que actuaban en el programa de TV El Club del Clan. Con el fenómeno Beatles surgieron imitadores en el país como Los Jets, Los Mockers o Los Walkers, los uruguayos Shakers, The Hammers o The Teen Tops.
También de esta época son The Seasons, Los Vip’s y Los Gatos Salvajes germen de Los Gatos, muy célebres con su canción La Balsa. El Folk en estos tiempos corre a cargo de Mercedes Sosa y Jorge Cafrune, mitos de la canción protesta y costumbrista respectivamente.
A partir de los setenta tenemos grupos como Almendra, Manal, Vox, Pescado Rabioso y Aquelarre, que dejarán pasó a los reyes del rock porteño, los Tequila de los grandes Alejo Stivel y Ariel Roth. Otra banda mítica serán los fabulosos Sui Generis del mítico Charly García, pero con la dictadura militar se cortaría de raíz toda la escena musical, la cual retomaría con fuerza a partir de la guerra de las Malvinas en los primeros ochenta con los progresivos Contraluz o Espíritu y una nueva escena rockera de la mano de La Máquina de Hacer Pájaros y Serú Girán (bandas ambas de Charly García), entrando en una era dorada del pop rock argentino con el gran León Gieco, la banda femenina Viuda e Hijas del Roque Enroll, Los Twist, Suéter, Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, dando paso a una nueva ola de grupos incluidos por el new wave , el punk y el heavy metal como Riff, Los Violadores, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Los Abuelos de la Nada con el gran Andrés Calamaro al frente, Enanitos Verdes, Divididos, Virus y Sumo; los heavys Rata Blanca, Apocalipsis, Tren Loco y La Torre y el mejor grupo argentino de la historia en mi opinión, Soda Estéreo.
En los noventa se pone de moda el mestizaje y los ritmos como el cuarteto con Los Fabulosos Cadillacs, Los Auténticos Decadentes, Bersuit Vergarabat, La Mosca Tse Tse o el malogrado Rodrigo que le dedicó una canción a Maradona. Ratones Paranoicos, La Renga, Babasónicos, Los Caballeros de La Quema, y el nuevo fenómeno llamado rock rolinga ( en homenaje a los Stones), con Peligrosos Gorriones, Los 7 Delfines, Viejas Locas y La Portuaria.
Las últimas tendencias alternativas nos dejan bandas como Ataque 77, Las Locas, Cadena Perpetua Pappo, Massacre o Callejeros, teniendo también serios valores en el circuito más comercial latinoamericano, como Coti, Diego Torres o Marcela Morelo.
Una extensa y riquísima escena musical que sigue agigantándose y que denota el sentido musical tan desarrollado de los argentinos y porteños en particular.
Mi Buenos Aires Querido…!

Ciudades del Rock #23: Roma


Roma. La Ciudad Eterna. La urbe del palatino y de las siete colinas fundada por Rómulo y Remo, que fueron amamantados por la loba en los albores de un imperio forjado a sangre y fuego y que llegó a ser uno de los más importantes hitos culturales de la humanidad, al que casi toda Europa le debe su identidad cultural.
Hoy día, la capital italiana contiene una aglomeración urbana de más de 3 millones de habitantes, siendo la cuarta ciudad más poblada de Europa, conteniendo en ella el Estado Pontificio del Vaticano, además de los preciosos vestigios de la civilización antigua que se junta con los monumentos mussolinianos y con el denso tráfico que congestiona la ciudad, barrios como el Trastévere, la Renacentista Piazza Navona, el estadio Olímpico de Roma, testigo de las Olimpiadas de 1960 y de espectaculares duelos fratricidas entre los mejores equipos de la ciudad, SS Lazio y AS Roma. Una ciudad rebosante de vida, centro de la cultura y de la canción italiana, a la cual uniremos la vecina Nápoles para centrarnos en los artistas y bandas de la mitad sur de Italia.
La música romana , fuera de lo que es la música sacra, episcopal o litúrgica, bebe de las fuentes del folclore de la zona napolitana como la Tarantella, con artistas locales que popularizaron el género hasta hacerlo internacional mezclando lo con el pop el rock y el jazz como el gran Renato Carosone o Domenico Modugno, el compositor Ernesto De Curtis, el tenor napolitano Enrico Caruso, el magnífico compositor de bandas sonoras Ennio Morricone, el gran Antonello Venditti o los super ventas Eros Ramazzotti, Jovanotti, Giorgia, Tiziano Ferro, Valeria Rossi o Cecilia Bartoli. En otro nivel están la increíble musa del pop jazz en italiano Chiara Civello, junto al gran Claudio Baglioni, Daniele Silvestri, Fiorella Mannoia, el inefable Tiromancino, Renato Zero, Fabián Varesi, y por supuesto los grupos como Vanilla Sky, Sound Factory, Dope Stars Inc., Novembre, XP8, Porcelain Raft, Zu, Nosound, Stormlord, los famosísimos en Italia Zero Assoluto, los rockeros Nanowar, los progrock Racommandata Ricevuto Ritorno, Raptio Mentís, los geniales Gabin, Assalti Frontali, Alessandro Mannarino, Danilo Terenzi o Klimt 1918, y uno de mis favoritos, el siciliano pero romano de adopción Franco Battiato.
Todos ellos y muchos más forman parte de la escena musical de una ciudad bulliciosamente condenada a vivir de sus sonidos, siendo esto extensible a toda Italia ( para lo cual dedicáremos otro capítulo a hablar de la música procedente de la parte norte del país transalpino con sede en Milán).
Sea como fuéremos los sonidos romanos, tanto los de la propia ciudad como sus canciones e instrumentos, son de las cosas que se te quedan grabadas para siempre en el recuerdo y en el corazón.
Arrivederci Roma…!

Ciudades del Rock # 22: Amsterdam


Amsterdam. Mokum. La Venecia del Norte. La capital de los Países Bajos ( Holanda), centro de una conurbación llamada Randstad, que , junto a La Haya, Rotterdam y Utrecht cuenta con más de 6.500.000 de habitantes ( contando esta con 2.200.000 de ellos), llena de historia, ejemplo de superación contra los elementos naturales y de ingeniería al levantar diques para evitar la entrada del mar. Cuna de comerciantes, artistas y navegantes, Amsterdam experimentó un florecimiento cultural y económico en el siglo XVII que le llevaría a forjarse como ciudad moderna, cosmopolita y llena de vida, como lo que es hoy: paradigma de la integración, llena de museos, de calles con canales, de distritos rojos y de Coffee Shops donde se consume cualquier tipo de droga, ejemplo de civismo y convivencia entre las múltiples nacionalidades que allí cohabitan. Sede además del Ajax de Amsterdam, uno de los mejores equipos de Europa en los 70, que creó escuela por su preciosista forma de jugar.
Musicalmente hablando, Amsterdam es uno de los centros neurálgicos del circuito de clubes de jazz, habiendo venido a la ciudad a tocar los más importantes músicos internacionales, contándose entre ellos holandeses como Han Bennink, Willem Breuker o el pianista y compositor Misha Mengelberg; pero hay que decir que además de eso y de festivales como el Pinkpop, la riqueza lírica de Holanda ya viene de lejos con su género propio, los Levenslied , canciones de la vida tradicional holandesa construidas a base de acordeón y órgano, con gente como Koos Alberts, André Hazes o más reciente Willy Alberti. En cuanto a música clásica tenemos en el siglo XX al gran Willem Pijper y también a Louis Andriessen. En los años setenta se produce un revival folk con artistas de la talla de Gerard Van Masakkers, Jos Koning o bandas como Pitchwheel, Matzko, los frisones Törf, Folkcorn, Pekel o Dubius. En la primera década de este siglo han surgido bandas neo folk como H.E.R.R. y Omnia. Hay una importante escena de pop rock en holandés encabezada por Boudewijn de Groot, Rob de Nijs o el Italo holandés y dominador de los noventa Marco Borsato, un pedazo de artista. Otros destacables podrían ser Jan Smit, Guus Meuwis o la banda Tambourine. En los setenta tenemos bandas que cantaban en holandés como Doe Maar, Het Goede Doel, De Dijk o The Scene. En los noventa se produce un revival del género con Acda En De Munnik, Bløf, Van Dik Hout o IOS.
A nivel internacional Holanda ha dado varios artistas de altísimo nivel como los hermanos Van Halen, reyes del heavy metal de los ochenta, la saxofonista Candy Dulfer, el célebre George Baker, el buen grupo Golden Earring, Shocking Blue, The Motions, The Cats, Cuby & The Blizzards, Q65, , o participantes de eurovision como The Common Linnets.
En cuanto al rock más duro tenemos a los famosos Within Temptation, The Gathering, After Forever o Epica, con una escena doom metal muy importante liderada por Pestilence y Asphyx. Bandas punk rock como Hazerswoude, The Ex o De Heideroosjes, alternativas como Caesar, Ghost Trucker, Voicst o los post rock We Vs Death y los electro punk Aux Raus, junto con la importantísima escena de Djs y música electrónica como 2 Unlimited, Venga Boys o Armin Van Buuren hacen de la escena holandesa, centralizada en Amsterdam, una de las más interesantes y fructíferas de la vieja Europa.
Un placer conocer esta ciudad, sus amables gentes y su ambiente musical inigualable.

Ciudades del Rock # 21: México D.F.


México D.F. La Ciudad de los Palacios. Tenochtitlán. La ciudad del águila y el Nopal. La capital del floreciente imperio azteca o méxica, la capital de Nueva España, la urbe más poblada de Hispanoamérica con una conturbación de 25 millones de habitantes y una de las más populosas y amplias del mundo, también muy insegura y crisol de etnias mexicanas y del mestizaje hispanoamericano, ha forjado su historia a sangre y fuego, siendo un centro de conexión cultural entre dos mundos, con rebeliones, revoluciones, repúblicas, panchos Villas, Zapatas, narcos, todo lo que se pueda imaginar.
Por todo ello podemos imaginar que su rica cultura haya dado como resultado u panorama, musical de estilos variopintos y riquísimos en matices, con un estilo diferencial que les identifica del resto: estamos hablando de las rancheras y los corridos, mezcla de lo indígena y del folclore del colonizador español, con sus particularidades dependiendo luego de cada estado ( desde el tex mex del norte hasta los corridos y rancheras de Guerrero, Jalisco y Oaxaca o los más populares mariachis.
Ahora pasaremos a repasar las voces y grupos más relevantes del panorama mexicano de ayer y hoy.
En cuanto a históricos de la canción mexicana tenemos a Jorge Negrete, Pedro Infante, Javier Solís y Vicente Fernández, junto a Los Panchos o una voz femenina tan rompedora como Chavela Vargas. El fenómeno de los narco corridos con Los Tigres del Norte también es digno de mención.
En el ámbito romántico tenemos a Luis Miguel, Alejandro Fernández, Juan Gabriel, Cristian Castro o las divas Thalía y Paulina Rubio. Interesantes apuestas son las de la cantante Yuri, el solista Alex Syntek, la acordeonista Julieta Venegas y el grupo poprockero Maná. Mencion aparte para la inefable Paquita la del Barrio.
En el ámbito del Rock tenemos al máximo exponente mexicano en Carlos Santana, quien hizo escuela en los setenta junto al gran Fito de la Parra,( bateria de Canned Heat ) y otras bandas como Decibel o los punk Ritmo Peligroso y Masacre 68, los progresivos Chac Mool, Delirium o La Castañeda; bandas en los ochenta pertenecientes al sello Comrock como Kenny y Los Eléctricos, Punto y Aparte o El Tri; los metaleros Luzbel y Casino Shangai; en la escena pop hablaremos de los tijuaneros Artefacto y Alquimia.
En los noventa destacan Kerigma, Taxi y sobre todo Caifanes, uno de los mejores grupos hispanoamericanos.
Neón, Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, Molotov , Botellita de Jerez, Rostros Ocultos y sobre todo Café Tacvba, representan la vanguardia del rock mexicano de los últimos años, con bandas también interesantes como Manchuria.
En definitiva, una escena musical rica, ecléctica, imponente y con mucho que ofrecer, que bebe de lo antiguo y de lo nuevo, de lo tradicional y lo moderno, igual que el tequila con limón y sal.
Viva México, Cabrones!

Ciudades del Rock #19: Berlín


Berlín. Antigua capital prusiana que para bien o para mal ha sido protagonista de los sucesos más luctuosos y abominables de la historia moderna de Europa. Esta metrópoli de 3,5 millones de habitantes, la quinta de Europa actualmente, ha sufrido esplendores decimonónicos jnto a su vecina Postdam invasiones napoleónicas contra las huestes de Bismarck, particiones, repartos, saqueos, y sobre todo, el drama de ser el epicentro del conflicto post bélico entre el capitalismo de Occidente y el comunismo de la Europa del Este: la Guerra Fría y su muro partieron el corazón berlinés y la nación alemana en dos, aunque sus propios habitantes lo derribarían un 9 de noviembre de 1989, siendo actualmente símbolo de reunificación y recuperando su condición de capital de la Alemania Unificada y Europeísta.
Musicalmente hablando, Berlín tiene un bagaje muy importante ya en el periodo de entreguerras con la famosísima Marlene Dietrich, Gabi Novak, Charlotte Ander, Annemarie Hase o el gran austro-húngaro Leo Koffler. En los últimos sesenta y primeros setenta muchos artistas se inspiraron en Berlín o fueron a grabar allí, como David Bowie, Iggy Pop, Lou Reed o Brian Eno, siendo otros como Nico, cantante de The Velvet Underground o la surrealista y punk Nina Hagen y Rio Reiser con sus Ton Steine Scherben.
Tenemos un fenómeno a finales de los setenta que marcó la pauta en Alemania: el llamado Krautrock, fusión del jazz, rock progresivo y alternativo, con bandas como Can, Cluster, Tangerine Dream, Neu!, Ash Ra Tempel, sus herederos The Notwist, los maravillosos Kraftwerk o los industriales  Einstürzeunde Neunbaten y los post punk Die Toten Hosen. En los ochenta tenemos otra corriente como es la Deutsche Neue Welle, con grupos pop de corte techno como los famosísimos Nena, la cantante Sandra, Peter Schilling, Trio con su Da Da Da,  los célebres Alphaville o los techno moñas Modern Talking.
Pero el gran fenómeno de la música alemana lo tenemos en el Heavy Metal o Hard Rock, con super bandas como los inmortales Scorpions de Hannover, los Accept de Udo, los UFO (aunque la mayoría de sus miembros eran británicos) y MSG de Michael Schenker, Los thrash metal Kreator, Grave Digger, Sodom y Destruction y los grandísimos reyes del Power Metal Helloween, con sus acólitos Running Wild,  Blind Guardian Gamma Ray.
De los noventa en adelante los auténticos amos de la escena alemana son los industriales Rammstein, pero también tenemos interesantes bandas y propuestas como los Indies Wir Sind Helden, el rapero Bushido, Die Ärzte, el DJ Real McCoy, los rockeros Beatsteaks, el folk metal de In Extremo, el reggae y hip hop de Culcha Candela,  el indie rock de Gods of Blitz y Not Called Jinx, el dúo electro punk Stereo Total , los niñatos Tokyo Hotel o los darkwave Pink Turns Blue, entre muchísimas otras bandas de la emergente escena berlinesa.
Y es que la ciudad del oso, de la Berlinale, de la Puerta de Brandeburgo y de los dos ejes en la Guerra Fría sigue manteniendo su estatus de ciudad aglutinadora de tendencias y movimientos, desprendiendo una magia creativa que nos deja resultados musicales realmente asombrosos.

Ciudades del Rock #18: Bilbao


Bilbao. Bilbo. El Botxo. La Muy Noble y Muy Leal e Invicta Villa. Una de las mayores aglomeraciones españolas y la más grande del tercio norte de la península, con una población neta de 350.000 habitantes y una conturbación de 900.000 , el llamado Gran Bilbao o Bilbo Handia, capital de Vizcaya, una de las tres provincias del País Vasco ( o Euskadi) y una de las zonas más industrializadas del país, foco de inmigración interna y de fundiciones, astilleros, petrolíferas y últimamente de museos y centros culturales como el Guggenheim o el BEC. Esta revitalización cultural de la ciudad ha provocado el increíble lavado de cara de una urbe desgastada por la contaminación, con muchas áreas marginales y abandonadas y un fuerte foco de desempleo y drogadicción en lo años ochenta, pasando desde finales de los noventa a ser una población modelica, con un urbanismo modernista en los puentes rehabilitados como el euskalduna, desde que se empieza a mirar a la ría ( a la cual se dio la espalda y se contaminó durante mucho tiempo), o la joya de la ciudad, San Mamés, donde juega el equipo local, el Athletic Club. Fruto de todas estas influencias, vascas, españolas, británicas, nacieron unas perlas musicales muy arraigadas en la Villa: las bilbainadas o canciones populares jocosas y desenfadada como Desde Santurce a Bilbao o Un Inglés vino a Bilbao. Ya en los últimos sesenta y setenta, Bilbao comienza a despertar al pop nacional con varias bandas pop como Magma  y un grupo clásico y muy conocido como Mocedades, con los hermanos Uranga, y Sergio y Estíbaliz, escisión de los primeros, que luego se pasarían a llamar El Consorcio. Es el tiempo de los cantautores como Benito Lertxundi, Mikel Laboa o Xabier Lete, como también de los grupos folk en euskera, como Oskorri, Itoiz, los vitorianos Hertzainak, Urko y Pantxoa eta Peio. Los ochenta fueron prolíficos en Bilbao musicalmente hablando, ya que hubo una movida de grupos pop rock paralela a la de Madrid, con Los Santos, Lavabos Iturriaga y las descaradas Vulpes, In Extremis, Rufus ( de las mejores bandas del Norte), Médanos de Singapur, Isidoro y su colección de Puertas Plegables, Yo Soy Julio César, Nueva Religión o Los Impecables. Después, el fenómeno que acaparó toda la atención fue el nacimiento del Rock Radical Vasco, que practicaban un punk reivindicativo con grupos míticos de la zona como Zarama, Cicatriz, M.C.D., Eskorbuto, Delirium Tremens, los ska Potato, Zer Bizio? o los más famosos, La Polla Records del tío Evaristo ( que aunque alaveses tuvieron al Botxo como centro de operaciones). En los noventa tenemos grupos de rock urbano como los vitorianos Soziedad Alkoholika, o Platero y Tú, con Fito Cabrales, que años más tarde fundaría Fito y Fitipaldis, o los componentes del Getxo Sound como Cujo, El Inquilino Comunista, Los Clavos, Lord Sickness , The Gravestones o, ya fuera de Getxo, los enormes Doctor Deseo De las nuevas tendencias independientes tenemos varios grupos con muy buen nivel que siguen poniendo el pabellón de Bilbao muy alto: We Are Standard, Tulsa ,  Zodiacs o McEnroe. La inagotable cantera bilbaína seguro que nos sigue dando alegrías musicales, porque El Botxo siempre ha sido una tierra para disfrutar de la música.

Ciudades del Rock #17: Vigo


Vigo. La Ciudad Olívica. La aglomeración más densamente poblada de Galicia, y eso sin ser capital ( lo es Santiago de Compostela) ni siquiera de su provincia, Pontevedra. Rivaliza con A Coruña como la ciudad más pujante del Noroeste español, y aunque culturalmente no es un foco demasiado atractivo, sí que tiene varios atributos que la hacen enormemente interesante. Es una ciudad casi fronteriza, a sus habitantes les llaman portugueses por la cercanía con los lusos, poseen un enclave geográfico envidiable, en las Rías Baixas con las espectaculares Islas Cíes a tiro de piedra, aunque el grueso de sus habitantes se definen como de clase trabajadora, ya que aquí se encontraban los astilleros navales y multitud de industria adyacente a su alrededor, lo que provocó un colapso al cierre de la misma, reflejado en películas como Los Lunes Al Sol, y no sólo eso: se creó una atmósfera portuaria de bares, tascas y pubs que trajo consigo a principios de los ochenta el nacimiento de una riquísima escena musical ( herencia por otra parte de la más arraigada tradición celta ), que le otorgó el título de ciudad musical de Galicia. por ello nuestra entrada de hoy va dedicada a Vigo aunque nos referiremos igualmente a los músicos y bandas del resto de Galicia, como foco disperso del efecto de la Movida de Vigo a principios de los ochenta.
Ya por entonces empezaron a despuntar en la ciudad varios grupos provenientes de la clase trabajadora como los primeros en cantar en gallego, Os Resentidos de Antón Reixa, quien después formaría Heredeiros Da Crus y Nación Reixa; los post modernos y adalid de la movida Golpes Bajos, con sus estrellas Teo Cardalda ( que luego formaría Cómplices juntó a su pareja Maria Monsonís) y el gran Germán Coppini, carismático como pocos y fundador del grandísimo grupo de punk rock satírico irónico Siniestro Total ( unos de mis favoritos) junto a Julián Hernandez y Miguel Costas, el cual paralelamente formaría Aerolíneas Federales, un grupo punk pop integrado por su hermana y por otras futuras estrellas como Silvia Superstar, a la postre cantante de Killer Barbies, en plena explosión índie rock de los noventa. Otro precursor del movimiento pop en la ciudad fue el gran Alberto Comesaña, primero con Semen Up y luego junto a su pareja Cristina Del Valle en Amistades Peligrosas.
Hay dos grupos vigueses que me han enamorado también en estilos distintos, el primero sería los raperos agresivos y subversivos Def Con Dos con su cantante César Strawberry al frente y por otro lado Los Piratas, uno de los mejores grupos de rock en castellano, con el increíble Iván Ferreiro al frente. Otros grupos a reseñar, tanto vigueses como gallegos, sería en cuanto a música tradicional gallega Milladoiro, Luar Na Lubre, A Roda, el gaiteiro mágico Carlos Núñez, la orquesta sinfónica Vertixe Sonora Ensemble, los grupos rockeros Kannon, Keltoi!, Dilaba, CatPeople, los raperos Solemne y Wöyza o los punk Ragdog, Radio Océano y Yellow Pixoliñas. Dentro de la escena índie viguesa tenemos a Niño y Pistola, Triángulo de Amor Bizarro y Os Diplomáticos de Monte Alto; y dentro del rock gallego fuera de Vigo destacaríamos varias bandas míticas como los ferrolanos Los Limones, los orensanos inmortales Los Suaves o los electrónicos compostelanos 6pm.
Vigo como capital musical de Galicia nos ofrece una variedad enorme de contrastes sonoros abarcando todo el abanico estilístico actual y con una arraigada tradición sonora deherencia celta que hace que cuando suena la muñeira los vigueses se pongan en pie al son de A Rianxeira.

Ciudades del Rock #16: París


París. La Ciudad de la Luz. La rutilante, brillante, ordenada , refinada, romántica, hipercentralista y ampulosa capital de Francia también se ha ganado a pulso el título de Ciudad del Amor.
Bañada por el Sena y con siete colinas al igual que Roma, la antigua Lutecia es uno de los centros de las artes con museos como el Louvre o Quai D’Orsay, la cultura con el Centro Pompidou la gastronomía, con restaurantes como Maxim’s, la moda, el entretenimiento (cabarets como Moulin Rouge o Folies Bergère), de la arquitectura con la Tour Eiffel, La Defense, L’Arc du Triomphe, Le Sacré Cœur y multitud de obras más.
Es la ciudad de los bulevares, de los puentes, de los arrondissements o barrios, de la excelsa catedral de Nôtre Dame, de los paseos por el Sena en bâteau-mouche… Y es la ciudad de la música, con su imponente Ópera, sus músicos callejeros, sus acordeones por doquier.
Es hora de hacer un repaso a la música francesa y parisina en particular. Comenzaremos con los mitos de la llamada Chanson Française, heredera de los vodeviles décimo inicios y de la ópera, con el auge de las varietés surgieron figuras como Mistinguet, su amigo Maurice Chevalier, la afroamericana Josephine Baker, el inmortal Jean Gabin, y ya un poco más adelante la reina indiscutible y atormentada Edith Piaff, el belga Jacques Brel, el enorme Yves Montand, Christophe, la chica que popularizó el pelo a lo garçon, Mireille Mathieu, el asombroso armenio de origen Charles Aznavour, Sacha Distel, los cantautores del 68 Georges Brassens y Georges Moustaki, Boris Vian, Charles Trenet y luego las chicas, muy en auge en esa apoca, como Françoise Hardy, Sylvie Vartan, la actriz Brigitte Bardot, France Gall, la británica Jane Birkin que junto a Serge Gainsbourg revolucionó la canción romántica, el célebre Claude François, el rockero Johnny Halliday, el cantautor Renaud, el solista más importante de los ochenta, mi favorito Jean-Jacques Goldman; el rey del tecno futurista Jean-Michel Jarre, hijo del compositor Maurice Jarre. El pop en los ochenta tuvo un marcado acento femenino con Elsa, Viktor Laszlo, Mylene Farmer, Desireless, Patricia Kaas, Vanessa Paradis o Lio, aunque tenemos como exponentes masculinos a Florent Pagny o Patrick Bruel. Como grupos tenemos a L’Affaire Louis Trio, Les Rita Mitsouko, Mano Negra con Manu Chao al frente, Les Négresses Vertes, Images, Indochine, Gold o ya en los noventa los grandísimos Noir Désir (cuyo cantante dio con sus huesos en la cárcel por asesinar a su novia la actriz Marie Trintignant).
En los últimos tiempos, destacar al súper DJ David Guetta, Khaled, Alizée, el grupo Rhinocêrose, Ruda Salska, la ex primera dama Carla Bruni, BB Brunes o Trust.
Mucho solista, pocos grupos, carácter individualista, mucho talento en general. Y muchos recuerdos de mi estancia imborrable en tierras galas que me abrió los ojos y os oídos a una nueva música y que gracias a canales musicales como M6 o RadioNRJ mi afición creció y creció hasta convertirse en la pasión que es ahora.
Au Revoir Paris, à bientôt !

Ciudades del Rock #15: Nashville


Nashville. También llamada la Atenas del Sur, es universalmente conocida como Music City USA, la ciudad de la música, no en vano es el epicentro de la Música Country, habiendo incluso desarrollando su propio estilo, el famoso Sonido Nashville.
Capital y segunda ciudad más populosa del estado de Tennessee, por detrás de Memphis, Nashville y sus 800.000 habitantes gozan de unas de las mejores instituciones educativas y mejores edificios neoclásicos de los Estados del sur, de ahí su sobrenombre. Llamada así inspirándome sus fundadores en una de las figuras de la guerra de la independencia, Francis Nash, fue la primera capital sureña en caer en las manos de la Unión, y por eso y su situación geográfica privilegiada quizás hace de bisagra entre ambas zonas, lo que ha consolidado un centro estable y floreciente de negocios de toda índole, pero sobre todo es conocida por ser la capital mundial de la genuina música americana con su Country Music Hall of Fame, lo que hace de la ciudad del rīo Cumberland una de las zonas más boyantes de los Estados Unidos.
Fruto de todo ello, tenemos un gran elenco de artistas y bandas que o bien nacieron aquí o se asentaron en la ciudad por motivos laborales y acabaron echando raíces en Nashville, por lo cual no nos remitiremos a mencionar sólo a os nacidos aquí sino también a los que nacieron en los alrededores y se asentaron aquí. Así pues, comenzando por el género rey en la zona, empezamos por los artistas country que han elevado el género al lugar que se merece como sus monarcas Johnny Cash (nacido en Arkansas), Hank Williams y su nieto Hank Williams III, el legendario singing cowboy Tex Ritter, el mago del banjo Earl Scruggs, el gran Chet Atkins, el golfo de Johnny Paycheck, Wayne Perry, -uno de los creadores de sonido Nashville-, o los texanos afincados aquí Kris Kristofferson y Roger Miller. En cuanto a las damas del country, pues la creme de la creme con la inigualable Dolly Parton, la precursora Kitty Wells, Loretta Lynn, Patsy Cline, Brenda Lee, la reina del banjo Barbara Mandrell, o la irrepetible Tammy Wynette. En cuanto a figuras modernas del género tenemos al gran Dwight Yoakam ( nativo de Kentucky), Carrie Underwood, el dúo Thompson Square, The Band Perry, Dean Alexander, Mart Wertz, Brad Paisley, la niñata Miley Cyrus y su padre Billie Ray Cyrus, Martina McBride o la gran Reba McEntire.
Pero no todo es Country en Nashville, tenemos otros géneros representados como el rock con los hermanos Gregg y Duane de los Allman Brothers, el mítico Little Richard, que se afincó aquí aunque nació en Georgia, los actuales Paramore, el músico cristiano Michael W. Smith, la cantante pop Faith Hill, la impresionante Sheryl Crow, el compositor Alfred Bartles, el rapero Young Buck, los alternativos Framing Hanley o Silver Jews, los grandísimos The Civil Wars o los pop Lady Antebellum.
Seguro que me he dejado alguno en el tintero, y es que Nashville, a pesar de ser una ciudad acogedora, es un hervidero de música, se respira en todos sus rincones y siempre sale algún artista dispuesto a sorprender, no sólo del country,( si queréis saber más sobre este género, visitad el magnífico blog River of Country),  sino de las múltiples tendencias del rock.

Ciudades del Rock #14: Toronto


Toronto. En idioma hurón, Lugar de Encuentro, capital anglófona del país de la Hoja de Arce, la ciudad de Canadá más poblada y la quinta de Norteamérica con un área metropolitana de cinco millones de habitantes, centro cultural, industrial, enclave geográfico entre los Grandes Lagos y turístico al estar muy cerca de las Cataratas del Niágara y a 80 KIlometros de la frontera con los Estados Unidos.
A pesar de su frío clima invernal, Toronto se encuentra entre las urbes más hospitalarias, con cerca de la mitad de sus habitantes no nacidos en la metrópoli, provenientes de muchos lugares, lo que otorga a la Dama de Ontario un aura cosmopolita difícil de encontrar en otros lugares. Capital financiera de Canadá, tiene otros encantos como sus playas, su gran torre CN, sus clubs deportivos de Hockey Hielo, Basket o Fútbol, sin dejarnos atrás sus fantásticos locales de música en vivo.
En cuanto a su escena musical, rica donde las haya, comparte junto a Vancouver una asombrosa promiscuidad artística. Dirigiremos nuestra atención a los cantantes y grupos que, aún habiendo nacido en otras partes de Canadá o en el estado de Ontario, se criaron musicalmente en Toronto.
La escena musical de la ciudad comenzó a despertar a mitades de los sesenta de cantautores folk como Gordon Lightfoot, Joni Mitchell (aunque nacida en Alberta se crió en Ontario), el romántico Paul Anka (originario de Ottawa), la sensacional cantante de jazz Molly Johnson, el compositor de bandas sonoras Howard Shore, el soberbio guitarrista de The Band Robbie Robertson y el grandísimo e irrepetible Neil Young, uno de mis artistas favoritos, el homeless del Rock y uno de los más grandes artistas salidos de Toronto.
En cuanto a grupos tenemos a los geniales y progresivos Rush con Geddy Lee al frente, los moteros Steppenwolf con su Born To Be Wild, otro gran grupo progresivo de los setenta como Triumph o los Glass Tiger.
En los tiempos actuales tenemos un gran abanico de bandas como los punk rock Billy Talent, los Power pop Sum 41, los inclasificables Dragonette, The Hidden Cameras, los sensacionales Tokyo Police Club, The Wooden Sky, los geniales Barenaked Ladies, Metrica, Crystal Castles, los enormes Metz o el rapero Drake. En cuanto a solistas actuales tenemos un amplio repertorio con Deborah Cox, la niñata grunge Avril Lavigne, la inclasificable y personalísima Alanis Morisette, la rockera Alannah Myles, la mitad de las All Saints (las otras dos son londinenses), la insoportable country Mainstream aunque bellísima Shania Twain... Ah y el mocoso impertinente Justin Bieber…no todo puede ser bueno en Toronto.
Respecto a otras áreas canadienses como Montreal o Vancouver, Toronto aglutina una amplia variedad de estilos musicales y su escena es tan rica que muchas jóvenes promesas acuden a la ciudad para abrirse un camino que les lleve a la gloria.

Ciudades del Rock #13: Seattle


Seattle. La Ciudad Esmeralda. Situada en el estado de Washington, al Noroeste de los Estados Unidos y muy cerca de la frontera con Canadá-también llamada La Puerta de Alaska-, rodeada de exhuberantes bosques donde nació la leyenda de Big Foot, es una de las ciudades más prosperas de Norteamérica y tiene fama de ser una de las urbes con mejor calidad de vida del país de las barras y estrellas. Llamada así en honor al jefe indio Ce- Atl, destaca por su Space Needle, torre y símbolo absoluto de la ciudad y que domina todo el panorama de la bahía de Puget Sound, desde donde se divisan las montañas circundantes.
Culturalmente es una ciudad hiperactiva, habiendo heredado un gran bagaje indígena nativo americano y de los inmigrantes procedentes de Europa, lo que creó una atmósfera cosmopolita a modo de una Nueva York en miniatura y se fueron creando grupos y saliendo poco a poco artistas y estilos que hicieron que hoy por hoy Seattle sea una de las referencias del rock a nivel mundial.
En cuanto a los artistas que han salido de aquí, empezaremos destacando el nacimiento de uno de los más grandes guitarristas que ha dado el rock, el mago zurdo Jimi Hendrix. Coetáneos de la ciudad tenemos al productor Quincy Jones, los grupos de folk universitarios The Brothers Four, The Wailers, los instrumentales The Ventures o los Young Fresh Fellows. Tenemos una buena escena de jazz con Los vanguardistas Bill Frisell, Wayne Horvitz y el saxofonista Kenny G. El video lo hemos sacado de la canción dedicada a la ciudad por Perry Como en 1969 ( aunque él era de Pennsylvania).
A finales de los setenta tenemos una banda femenina que lo partió con sus melodías rockeras, las hermanas Wilson con su banda Heart, que daría paso a bandas Heavys como Queensryche, Nevermore, Harvey Danger o Goodness.
Pero el fenómeno por excelencia por el que se conoce a la ciudad es el Grunge, género del que fueron antesala bandas como Green River o Mother Love Bone, lanzadas por el sello Sub Pop, principal responsable de este movimiento tan cercano a mí. A principios de los noventa tenemos las bandas más legendarias del grunge y el mundo de la música se mueve alrededor de Seattle con los míticos Nirvana de Kurt Cobain, Pearl Jam, Soundgarden, Alice in Chains, Temple of The Dog, Melvins, Mudhoney, Hole, Screamin’ Trees o Tad, con otras formaciones de la época de estilo más independiente como Candlebox, The Posies, The Presidents of the USA, y ya en los noventa 7 Year Bitch, The Gits, Sunny Day Real Estate, o los punkies The Fastbacks o The Fartz
En este siglo la sombra alargada de Dave Grohl, mi batería favorito, sigue planeando por Seattle con sus Foo Fighters encabezando un ramillete de buenas bandas surgidas en este siglo como Band of Horses, Modest Mouse, Murder City Devils, Death Cab For Cutie o The Postal Service.
Al final, Seattle siempre será recordada como aquella ciudad que nos hizo estremecer con una serie de bandas surgidas de sus entrañas y suburbios y que nunca desaparecerán de nuestras vidas ni de nuestras canciones favoritas.

Ciudades del Rock #12: Barcelona


Barcelona. La Ciudad Condal. Barna. La capital de Cataluña, con aires de sentirse independiente e independentista, mientras tanto es la segunda urbe más poblada de España con una conurbación de casi cuatro millones de habitantes, con una envidiable situación geográfica que la sitúa entre el mar y la montaña y un clima agradable y suave que la convierten en una de las perlas del Mediterráneo. Punto de encuentro desde su fundación fenicia, es el adalid de la arquitectura de Gaudí, de la pintura y galerías de arte, con el Borne y el Gòtic como barrios-museo, el puerto olímpico, herencia de aquellos inolvidables Juegos del 92; el Forum y las exposiciones Universales de principios del XX, las casas gaudianas, La Sagrada Familia, el Parque Güell y mil rincones increíbles; el ámbito deportivo en el que el Barça y su Camp Nou son cita obligada, las avenidas atiborradas de comercios y los centros comerciales.
Y qué decir de su escena musical, variada, abierta y cosmopolita. El bagaje folclórico catalán, con la sardana como enseña, esta muy ligado a la lírica, a la que está muy unida la soprano Montserrat Caballé, quien cantó el tema de los JJOO de 1992 con Freddie Mercury. También destacaron músicos como el compositor Isaac Albéniz, el violonchelista Pau Casals o el pianista Joan Baptista Pujol, que aportaron muchísimo en el ámbito de la música clásica.
Durante los últimos años del franquismo, después del boom de la rumba catalana con el mítico Peret ( y después con Los Manolos), surgió una corriente de protesta llamada Nova Cançó catalana, formada por cantautores comprometidos y cantando en catalán, como Josep María Espinàs, Salomé, Raimon, María del Mar Bonet, Lluis Llach y el grandísimo Joan Manuel Serrat, uno de los mejores artistas que ha dado este país. Otro movimiento producido en Barcelona en los setenta fue el rock progresivo o laietano, con bandas como Máquina!, Iceberg, Compañía Eléctrica Dharma o Música Urbana.
A principios de los ochenta se empieza a acuñar el término Rock Català, con varios grupos abanderados liderados por la Banda Trapera del Río, (primeros en cantar punk en catalán con Ciutat Podrida), además de Sau (que cantaron Boig per Tu junto a Luz Casal), los gerundenses Sopa de Cabra, los Heavys Sangtraït, Lax N’ Busto, Umpah Pah, Els Pets o Gossos, muchos de ellos sólo cantaban en catalán.
En la escena rockera de los Ochenta tenemos a bandas como los mods Brighton 64, 11 Bis, Terminal, los rockabilly  Los Rebeldes de Carlos Segarra y un desgarbado José María Sanz, alias Loquillo con sus inseparables Trogloditas,  Los Sencillos del gordito Miqui Puig, sin olvidarnos de dos muchachos llamados Manolo García y Quimi Portet que tras formar Los Rápidos y Los Burros, fundaron uno de los mejores grupos de nuestro pop, El Último de La Fila.
A partir los noventa se abren dos vías, el punk, con Subterranean Kids o L’ Odi Social y el inicio del Indie con La Casa Azul, Delafé y Las Flores Azules, Standstill, Astrud, The Pinker Tones, Manel, Las Perras del Infierno, los magníficos Elefantes, los exitosos Sidonie, los originales Love Of Lesbian, los étnicos Ojos de Brujo, Buffetlibre, Pastora o Els Amics de les Arts. Siguen surgiendo sin parar grupos nuevos como los prometedores Arconada, lo que habla muy positivamente de la prolífica escena barcelonesa.
Barcelona, la ciudad donde nací (aunque sólo viví en ella durante mis dieciséis primeros meses de vida) y a la que pienso volver siempre que pueda, por su evocadora calidez y su esencia mediterránea.

Ciudades del Rock #11: Estocolmo


Estocolmo. Stockholm. La ciudad de las mil islas, a orillas del lago Mälaren, llamada La Venecia del Norte. La capital sueca, con casi un millón y medio de habitantes es desde su fundación un importantísimo centro comercial, naval, económico, industrial y lúdico que la ha convertido en una referencia mundial en cuanto a belleza (aparte de sus famosas habitantes), su arquitectura colorida y preciosista aunque sobria, su bagaje cultural (con el ayuntamiento, famoso por ser sede de la entrega de los premios Nobel, por el barrio de Söndermalm, cuna de Ingrid Bergman y Greta Garbo), su modelo a protección del medio ambiente, posibilitando la pesca del salmón junto al parlamento, o su fabulosa Fiesta del agua en agosto, donde todos los suecos se lanzan a la calle en una explosión de color.
En cuanto a la música, Suecia tiene un bagaje muy importante, puesto que se ha fomentado siempre en colegios y universidades, lo que ha dado como resultado una eclosión de artistas muy importante. En este Post no sólo hablaremos de músicos holmienses, sino que ampliaremos el radio a toda Suecia, pues todos de una manera u otra pasaron por Estocolmo como parte de su formación artística.
En los años sesenta caló mucho en el país escandinavo el pop Beatles y sus variantes, saliendo grupos locales que los emulaban, hasta que empezaron a surgir bandas con identidad propia, practicando un pop muy conectado con elfolklore nórdico, tal es el caso de un grupo legendario como ABBA, precursores del pop bailable y eurovisivo (por cierto, Suecia es uno de los países que más certámenes de Eurovision ha ganado) y con millones de seguidores en todo el mundo. Otra banda conocida en los setenta por sus aires discotequeros fue Blue Swede (que versionearon el Ukashakauka). En los ochenta- noventa se produjo la eclosión del pop sueco con el dúo Roxette como estandartes, seguidos de cerca por los hermanos Neneh Cherry, Eagle Eye Cherry y Titiyo, la holmiense de origen etíope Emilia, los comercialísimos y discotequeros Ace Of Base, Army Of Lovers, Miike Snow, más recientemente Icona Pop, la euro ganadora Loreen, Little Dragon, Caramell, The Royal Concept, The Flower Kings o After Dark. En un escalafón más rock nos encontramos a los fabulosos Cardigans con la explosiva Nina Persson al frente, con Diamond Dogs, Fake, Tove Lo, el joven y prometedor dúo femenino First Aid KitAce Wilder, el ínclito Jay Jay Johansson o Peter Björn and John.
Con el rock por bandera y el garaje como refugio tenemos a varias bandas como Mando Diao, The Hives, The Sounds, Passenger o The Vectors, pero donde realmente hay una escena consolidada en Estocolmo es en el metal, con sus abanderados del nu Metal rapeado Clawfinger, Headplate, los Hard rock Eclipse y H.E.A.T., los famosísimos Heavy-moñas Europe, los grandes Hellacopters, los oscuros Treblinka, Therion y Opeth. Dentro del punk rock tenemos una escena también interesante con The Nomads, Satanic Surfers o Perkele.
Por todo ello, podemos decir que Estocolmo – y Suecia por extensión- no se reduce sólo a cuatro grupos pop sino que abarcan una extensa gama de sonidos y estilos que enriquecen más aún el bagaje cultural de este hermoso lugar.

Ciudades del Rock #10: Nueva York


Nueva York. New York. La Gran Manzana. La ciudad que nunca duerme.La ciudad que a pesar de no ser capital de su país, los Estados Unidos, es la más importante, influyente, relevante, atractiva, bonita, cosmopolita y visitada do mundo, del cual podemos decir que es su capital honorífica u oficiosa, donde se encuentra la sede de las Naciones Unidas, de casi todas las multinacionales, firmas de moda, franquicias; la capital financiera y económica del planeta, todo y todos pasan por aquí, como así lo atestiguan sus barrios (Brooklyn,, Queens, Bronx, Harlem, Manhattan, Chelsea, Upper East Side, etc.), fruto de una inmigración que ha dejado un crisol de razas, culturas y nacionalidades como no lo hay en otro lugar. Ciudad rica en Museos como el Metropolitan o el MOMA; parques inmensos y espectaculares como Central Park; Recintos Deportivos como el Madison Square Garden o el Yankees Stadium; paseos en barco o ferry por el rio Hudson cerca de la Estatua de la Libertad o de Ellis Island para pasar al otro lado , el residencial e industrial New Jersey; teatros y espectáculos en Broadway, la Meca de los musicales; el callejeo luminoso por Times Square, por las innumerables calles que recuerdan en cada esquina a alguna película o el recuerdo imborrable del luctuoso atentado del 11-S… Todo eso es Nueva York, pero esta ciudad no sería nada sin sus artistas, sus músicos, porque más que en ningún otro lugar del mundo, la música está presente en cada uno de los rincones de esta metrópoli , que ya desde el principio de sus tiempos comenzó a ser relevante, por lo que nos daremos un paseo por su escena artística desde el principio, con sus clubes de jazz, donde destacaban gente como la increíble Billie Holiday, Al Jolson, Harry Belafonte, Luther Vandross; los crooners como Bing Crosby o el mito gigantesco de la canción de nuestra cabecera, Frank Sinatra, La Voz; personajes como Sammy Davis Jr., enormes del jazz como Thelonious Monk o Dizzie Gillespie; precursores del rock como The Shangri-Las, The Drifters o Del Shannon. Así entramos en los sesenta con cantautores como Paul Simon & Art Garfunkel, grupos como The Mamas & The Papas, The Rascals, Lovin´ Spoonful, la grandiosa The VelVet Underground con un neoyorquino de pro como Lou Reed; la canción romántica con Barbra Streisand, Carole King, Neil Diamond, Nilsson; el Funky bailón de Chic y Village People; la escena pop rock con Blondie y la enorme Debbie Harry (nacida en Florida pero neoyorquina de adopción) ,los Talking Heads de David Byrne, Television, el hombre del piano Billy Joel; el inicio del punk con New York Dolls de Johnny Thunders y los inmortales Ramones con sus gloriosos conciertos del CBGB en el Bowery y The Dictators. Los ochenta vinieron con furia renovada de grupos Heavy metal como Manowar, Twisted Sister, Dream Theater o Anthrax; el pop punk de Cyndi Lauper, la canción romántica de Carly Simon y Pat Benatar; el pop rock de Foreigner, Manhattan Transfer, They Might Be Giants, Living Colour (raro ejemplo de grupo de rock afroamericano), el funky de Cameo, la música a capella del gran Bobby McFerrin, el rap de De la Soul, Run DMC o los raperos blancos Beastie Boys. En los noventa destacan los rockeros Lenny Kravitz, Spin Doctors, Nada Surf; el sonido Noise de Sonic Youth, los inclasificables Suicide, el buen blues rock de Gov’t Mule y su líder Warren Haines; los industriales y metaleros Helmet, Biohazard o White Zombie; el rapero Puff Daddy y los blancos House Of Pain o los deliciosos 10.000 Maniacs y Terence Trent D’ Arby. En este siglo la pauta la marcan los cantantes comerciales como Alicia Keys, Lady Gaga, los latinos Jennifer López o Marc Anthony, el electrónico Moby y grupazos actuales como The Strokes, TV On The Radio, The Drums, Vampire Weekend, Interpol o The Yeah Yeah Yeahs, que hacen que la escena musical neoyorquina (aparte de ser la más importante del planeta, pues de ninguna ciudad salen tantos artistas o grupos como de aquí), lejos de languidecer, esté más viva que nunca. Tuve la oportunidad de visitarla en 2002 y es indescriptible su ambiente musical, desde el edificio Dakota con el asesinato de Lennon, el memorial en central Park, los artistas callejeros de rap y rock, el metro y sus actuaciones… El paraíso. Espero poder volver a disfrutar algún día esas sensaciones.
It’ s Up To You New York, New York…!