Deporte & Música #7: Carros de Fuego


Carros de Fuego. Un increíbe canto a la superación humana y a la solidaridad por encima de todo. Sé que debería haberla incluido en la sección Cine & Música, pero entiendo que aquí el significado del deporte como nexo de unión entre personas de distinta índole y como reconocimiento e integración de las mismas en una sociedad que avanza hacia una apertura que aún no ha conseguido, es más importante que el hecho de que este film, ganador de cuatro oscars en 1982 (entre ellos mejor BSO al mítico Vangelis), represente estos valores en mi opinión fundamentales.
Chariots of Fire es la historia verídica de un grupo de atletas británicos que se enrolaron en la aventura Olímpica de París 1924, donde hicieron historia consiguiendo un éxito sin precedentes.
Dicho grupo, heterogéneo como pocos, está compuesto por un pastor escocés presbiteriano, Eric Liddell, personificación del talento; Harold Abrahams , un judío inglés que intenta mediante el atletismo ser aceptado en la sociedad y consigue el laurel olímpico a base de tesón, lucha y esfuerzo y un miembro de la alta sociedad para el que la vida es un juego y que mediante el espíritu de superación y el compañerismo consigue alcanzar grandes cotas.
Si fabulosa es la película no menos excelente es su banda sonora, a cargo del griego Evangelos Odysseas Papathanassiou, más conocido como Vangelis, ex miembro del grupo pop Aphrodite´s Child junto a Demis Roussos y uno de los estandartes del New Age y de las bandas sonoras (Blade Runner y 1492: La Conquista del Paraíso son también obra suya).
Esa escena en la playa con todo el equipo corriendo al unísono en un fantástico travelling visual y con la coreagrafía espectacular de un increíble acompasamiento musical ( parece que están siguiendo el ritmo de la música mientras corren a cámara lenta), es una de las escenas míticas del cine actual.
Además curiosamente es una de las primeras cintas que incorporan música actual en un ambiente de época anterior (en este caso los años 20)
Inspiradora, sublime, hechizante, pocos adjetivos más puedo añadir a esta oda estética y espiritual al deporte olímpico. Londres 2012, en su ceremonia de inauguración, quiso rendir un simpático homenaje al largometraje con una parodia genial del gran Rowan Atkinson (Mr.Bean). Desternillante.
Junto a la banda sonora de Rocky, Carros de Fuego es un himno a la motivación y al espíritu de lucha de cada uno de nosotros. Precursora e impulsora del runnning y el jogging en los ochenta, pervive hoy día como cuna de estas prácticas.

Anuncios

Deporte & Música #6: República de Irlanda


Eurocopa 2012. 14 de junio, Gdansk, Polonia. Irlanda se enfrenta a la todopoderosa España, a la sazón campeona del torneo, con la que en el minuto 73 va perdiendo ya por 4 a 0.
En ese momento, se produce algo absolutamente sobrecogedor: los más de veinte mil fans irlandeses, sabiéndose  ya eliminados pero lejos de abuchear a su equipo, comienzan un largo y repetitivo canto del cisne que dura 21 emotivos minutos donde no cesan de repetir una y otra vez los acordes y la letra de su himno oficioso: Fields of Athenry.
Esta balada folk, que habla de las penurias de un irlandés apresado por robar para comer y deportado por ello a Australia, fue inicialmente escrita por Pete St.John en 1970, aunque las malas lenguas hablan de una adaptación de un tema folk de 1880…
La fama le llegó con la grabación de Danny Doyle en 1979, pero quién le dio verdadera popularidad y la convirtió en himno oficioso de los equipos deportivos tanto de fútbol como de Rugby del país del trébol fue la de Paddy Reilly de 1983, superando en popularidad en las gradas al himno oficial irlandés,  al grandioso himno de la selección de Rugby Ireland’s Call, o a la folkie y entrañable Danny Boy. Además ha sido objeto de multitud de versiones como la de The Dubliners ( la más famosa) y otras más alternativas como las de  Dropkick Murphys , C.R.A.F.T.  o No Use For A Name.  Después de la exhibición de Polonia, en la que me quedé totalmente estupefacto ( si bien ya sabía de lo que podían ser capaces los hinchas paddies), Irlanda demostró al mundo que animando, cantando y estando orgullosos de sus raíces no tienen rival.

Low lie the Fields of Athenry…!

Deporte & Música #5: Selección de Rugby de Gales


Gales. Si hay un lugar en el Reino Unido donde el deporte rey no es el fútbol, sino el Rugby, ese es País de Gales, Cymru en su idioma.
El orgullo nacional patrio más exaltado se manifiesta poderosamente cuando suena en el Millenium de Cardiff el himno más bonito de cuantos existen en el mundo , en mi opinión: Hen Wlad Fhy Nhadau, Land of My Fathers, La tierra de mis padres, una oda al sentimiento, lengua y cultura galeses, que envalentona, conmueve y emociona tal modo a los jugadores del XV del Dragón que los hay que rompen a llorar en el minuto y medio que suena.
No en vano Gales es, junto a Inglaterra el equipo que más torneos de las Seis Naciones de Rugby ostentan (una especie de campeonato de Europa anual) con 24 entorchados y gran parte de la culpa la tienen sus hinchas que corean sin cesar cánticos de honor y gloria como Calon Lan (Corazón Puro), himno de la federación galesa de Rugby o Cwm Rhondda (El valle de Rhondda) también llamado Bread of Heaven, cantado por los más famosos artistas galeses como Tom Jones.
A mi me gusta particularmente un cántico que resume el objetivo y anhelo principal de todo Gales y que remozaron a su estilo hace unos años Stereophonics, titulado As Long As We Beat The English We Don’t Care (Mientras ganemos a los ingleses nos da igual).
Para mi es el equipo más entrañable,el que más me ha llegado, después de estar de visita en Cardiff, en cuanto veo Rugby, me sale una palabra de la boca:
Cymru!

Música y Deporte # 4: FC Rangers

Glasgow Rangers FC. Posiblemente uno de los clubs más laureados del mundo, con 54 ligas a sus espaldas, bastante por delante de su eterno rival el Celtic (Católicos y nacionalistas frente a los presbiterianos y unionistas Rangers).
A pesar de haber sido relegado recientemente desde la primera hasta la cuarta división del fútbol escocés, Los Gers o Teddy Bears, como son conocidos entre sus fans, pueden presumir de tenr una de las mejores, más fieles y más imaginativas hinchadas del orbe futbolístico.
Ejemplo de ello lo tenemos en las innumerables canciones con las que les obsequian siempre que juegan, ya sea en su casa o fuera. Este hermoso himno celta llamado Paisley Road West, el himno oficial del club, Follow Follow, Penny Arcade, Hullo Hullo, Blue Sea of Ibrox, Rangers Till I Die , Build my Gallow y la más famosa, Simply The Best (versión de la explosiva Tina Turner).
Yo vi la marea azul en El Sadar en una eliminatoria de cuartos de final de la UEFA en marzo de 2007. Les ganamos y les eliminamos, pero nos dejaron boquiabiertos cuando, al acabar el partido, los  miles de seguidores escoceses, la mayoría borrachos hasta las trancas, empezaron a cantar You are Simply The Best!

Música & Deporte #3: Juegos Olímpicos


Hoy, en la tercera entrega de Música & Deporte, nos centraremos en la música compuesta para el mayor evento del mundo del deporte: Los Juegos Olímpicos Modernos de Verano.
Desde que en 1896, el barón Pierre de Coubertin retomara el llamado Espíritu Olímpico y se celebraran las primeras olimpiadas modernas en Atenas, han sido ya muchas citas en las que se ha vibrado con el deporte.
Ya desde las Olimpiadas de 1976 en Montreal la música también ha sido un elemento clave en esta fiesta, por loq ue a partir de entonces y cada año, el Comité Organizador de turno se ha esmerado cada vez más en seleccionar una canción oficial digna y acorde al lugar de celebración.
Os dejo así con una lista en la que se seleccionan las diez mejores canciones del olimpismo moderno, contando entre otras con el temazo que hizo Muse para las últimas olimpiadas de Londres; la pedazo Banda sonora que realizó el Señor John Williams para las de Los Ángeles, a modo de superproducción, la de Seoul 88, Hand with Hand, la de Atlanta 96 con Gloria Estefan, y muchas otras más.
Pero para mí, la mejor sin discusión, insuperable y mágica, es la de nuestros juegos de Barcelona en 1992, con el gran Freddie Mercury y la impresionante Montserrat Caballé en un dúo para la historia.
Es una pena que para escuchar la canción de los JJOO de Madrid habrá que esperar… o no?

Deporte & Música #2: Cantitos Argentinos

Sí señor. La pasión es una señora que nació en la Argentina. Eso es lo que dicen por allí.
O más bien los que apoyan o alientan el fenómeno más controvertido de la sociedad actual argentina y del deporte en particular: el de las Barras Bravas o hinchas radicales (o ultras como llaman aquí).
El documento rodado hace unos pocos años por Jon Sistiaga no tiene desperdicio.
El caso es que esta subcultura ha generado una moda o manera de alentar como dicen en Sudamérica, que es cantando constantemente, a voz en grito, y siéndo lo más variado, ocurrente y mordaz posible.
Al final te das cuenta de dos cosas: primero, el nivel es muy alto y todos van en una parecida línea argumental (todos se mueren por sus colores y odian al enemigo); segundo y no menos importante, con toda esa parafernalia de bombos, banderas y papeles no ven el fútbol, simplemente se escudan en él para desarrollar un violencia disfrazada de folclore.
Sea como fuere, tuve la oportunidad de presenciar in situ este fenómeno, concretamente en la cancha de River en 2006, y es absolutamente embaucador, ninguna hinchada española logra esa intensidad y esa constancia los noventa minutos, además de que lo hacen con ocurrencia y renovando su repertorio: Los fabulosos Cadillacs, Fito Páez, hasta alguna de Shakira.
La verdad es que los cantitos te sacan la carne de gallina, aunque enmascaren otra realidad mucho más cruda.

Deporte & Música #1: FC Liverpool , You’ll Never Walk Alone

Hoy iniciamos la serie Deporte y Música, donde hablaremos de la relación entre mis dos pasiones y su importancia en la historia de clubs, disciplinas deportivas o incluso eventos como los Juegos Olímpicos.
Como no podía ser menos, hoy comenzamos con el hit número uno en este sentido. La canción de los hinchas por excelencia: You’ll Never Walk Alone.

Esta canción, compuesta en 1945 para el musical de Broadway Carousel, habla de la compañía en los momentos duros, muy frecuentada por entonces entre las viudas de los soldados.
Hacia 1960 el grupo de Liverpool Gerry & The Pacemakers hacen una versión más swing de esta canción popularizándose entre los hinchas del FC Liverpool, de tal manera que hoy día es el himno oficial ( no sólo, también del Celtic y de muchos más) y tanto en la entrada del estadio de Anfield Road como en el escudo reza este bonito lema.
El vídeo principal que hemos colgado dice mucho de la importancia de este himno, tanto que levanta partidos: Final de la Champions 2005, el Liverpool pierde al descanso 0-3 contra el AC Milan. En el descanso los hinchas reds empiezan a cantar contra viento y marea a voz en grito; el capitán Steven Gerrard se percata, reúne a los suyos en una piña y se conjuran para lo imposible: remontar el partido hasta empatarlo y proclamarse campeones por penaltis.
El vídeo es de los de saltarse las lágrimas.
He puesto otros dos enlaces al respecto para que veáis la repercusión de la canción en este club.
Yo tuve ocasión de oírlo cantar en Anfield en 1995 y desde entonces,además de Rojillo, mi corazón es y será siempre red.
Walk on, walk on, with Hope in your heart, and you’ll Never walk alone… You’ll Never Walk Alone!!!