Best Live Albums #18: Talking Heads- Live in Rome


Hoy os traemos una sección en 365RadioBlog que viene siendo habitual los viernes, la de los mejores álbumes en directo de la historia del Rock. Esta noche nos ocuparemos de una banda de leyenda, abanderada del post punk neoyorquino o New Wave y que desde la mitad de los setenta exhibió una originalidad, frescura y eclecticismo fuera de lo común : Talking Heads, la banda del genio David Byrne, de la bajista rubia Tina Weymouth, del genial guitarrista Jerry Harrison y el batería Chris Frantz, en el maravilloso concierto que ofrecieron en Roma el 18 de diciembre de 1980, del cual no hicieron disco oficial pero que al final, de tan aclamado que fue, se rescató el documento gráfico y sonoro en un excepcional video de hora y media en el que Talking Heads demuestran su arte, su presencia, su savoir faire y su oficio para ganarse al entregado público italiano del Palaeur de Roma un mágico 18 de diciembre de 1980 en una espectacular demostración de calidad y originalidad musical, como parte de la gira del mejor álbum de los neoyorquinos en mi opinión, Remain in Light.
El concierto empieza con la icónica e increíble Psycho Killer, con los acordes del bajo de la rubia Tina Weymouth, un público entregado y el momento álgido de la noche nada más comenzar; le siguen la poderosa Stay Hungry, Cities, la étnica  Zimbra, que marcará el camino a seguir en siguientes trabajos ya en los ochenta como Once in a Lifetime; Drugs, la famosa versión Take Me To The River; Crosseyed and Painless; Life During Wartime; la brillantísima Houses In Motion; Born Under Punches y The Great Curve cerrando este gran concierto que por otro lado no fue editado en disco hasta 2008, como complemento a la película que Talking Heads realizaran en 1984 en semi directo, la espectacular Stop Making Sense (1984), donde despliegan todo su arsenal sonoro, rítmico e histriónico, con un parecido repertorio al de Roma, siendo este su modelo de directo solvente y fiable pero recreándose también en lo estético como una forma de arte muy común en esta época de los ochenta.
Para concluir, decir que esta maravillosa banda, original, transgresora y pionera de sonidos étnicos en el rock, creó escuela con estos directos, así como en sus discos, y abrió un camino sobre todo para los grupos norteamericanos de experimentación, improvisación sonora en escena, nuevas vías de estilos y ritmos, todo ello gracias a un pedazo de genio como Byrne, uno de los mejores frontman y más originales compositores que jamás haya dado el rock. Para muestra de lo dicho, este genial botón romano.
Psycho Killer, Qu’est-ce que c’ est?…Fa fa fa fa fa fa fa fa fa fa fa..Better Run Run Run Away…!

Best Live Albums #17: Lou Reed- Rock and Roll Animal & Take No Prisoners



Buenas noches, como cada viernes hoy toca repasar alguno de los mejores álbumes en directo de la historia. En esta ocasión 365RadioBlog os trae dos discos en vivo a cargo de uno de los artistas más brillantes, transgresores, vanguardistas y originales que dio el siglo XX: estamos hablando del gran Lou Reed, uno de los fundadores de The Velvet Underground, precursor de la New Wave, con una voz inconfundible, unos temas crudos pero fantásticos y un talento sublime. El primero de sus discos en directo de los que hablaremos hoy es el famosísimo Rock and Roll Animal (1974), grabado el 21 de diciembre de 1973 en la Howard Stein’s Academy of Music de Nueva York. Es un disco brutal en su ejecución, muy famoso por su portada pero sus detractores lo consideran escaso en canciones, sólo cinco en sí edición original, todas ellas de La Velvet y añadiéndose dos más de su edición remasterizada de su etapa en solitario, quedando los créditos de la siguiente manera: Intro con una maravillosa Sweet Jane a continuación; sigue con una larguísima versión de Heroin de 13 minutos; a continuación White Light / White Heat, seguida de Lady Ray y la maravillosa Rock and Roll como colofón. En la versión remasterizada se incluyen How Do You Think It Feels y Caroline Says, ambas del LP Berlin (1973).
Su segundo álbum en vivo relevante ( aparte del Lou Reed Live de 1975 que contiene sólo seis temas y fue extraído de la misma grabación que Rock a and Roll Animal pero con otras canciones) fue el Lou Reed Live: Take No Prisoners (1978), el cual, pese a no constar en la discografía oficial del neoyorquino, si que esta considerado como su mejor álbum en vivo, si no el más completo. consta de diez canciones y es uno de los discos que contribuyo a inaugurar la era de los dobles discos en directo,a pesar de ser considerado como un Bootleg durante mucho tiempo. No obstante el sonido es magistral y la portada tuvo su polémica al ser plagiada de un dibujo del artista español Nazario.
En cuanto al contenido, tenemos como apertura de nuevo el Sweet Jane, luego vienen I Wanna Be Black, el increíble Satellite of Love, Pale Blue Eyes, Berlin y la espectacular I’m Waiting For Tne Man.
La siguiente cara comienza con Coney Island Baby, Street Hassle, la celebérrima Walk On The Wild Side y Leave Me Alone para terminar.
Dos joyas en directo, como casi todo lo que hizo Reed, poeta desgarrado, animal en directo, antihéroe de la contracultura neoyorquina, icono heroinómano de los setenta.
Lou Reed, uno de los más grandes de la historia del Rock.
Sweet Jane…!

Best Live Albums #15: U2- Under A Blood Red Sky


Buenas, hoy 365RadioBlog retoma la serie Best Live Albums, en la que os traemos los mejores discos en vivo que jamás haya dado el rock. Hoy nos desplazamos al año 1983 para traeros uno de los primeros recopilatorios o grandes éxitos en vivo, el primer LP en directo de la mejor banda irlandesa que jamás haya existido y una de las diez mejores bandas de la historia del Rock: nos referimos a U2, “iuchu”, una banda de leyenda compuesta por el iluminado y genial Paul Hewson, aka Bono, el soberbio guitarra anglo-irlandés The Edge, el controvertido bajista Adam Clayton y el pedazo de batería Larry Mullen Jr, en un discazo original por su concepción y por ser un atípico álbum en directo: estamos hablando de Under A Blood Red Sky, una grabación oficial del concierto que ofrecieron estos cuatro fenómenos el 5 de junio de 1983 en unas minas abandonadas que se convirtieron en el Red Rocks Amphiteatre de Morrison, Colorado, donde deleitaron al personal con un concierto mágico en un entorno inigualable y además sirvió para cerrar de alguna manera la primera etapa de la banda con un recopilatorio en vivo que engloba los discos Boy (1980), October (1981) y War (1983), todos ellos, al igual que este, producidos por el gran Steve Lillywhite. De todas maneras, aunque el concierto en sí fue un éxito y el disco se basa en él, de las ocho canciones que consta el álbum, tan sólo dos se grabaron en este emplazamiento, -Gloria y Party Girl-, siendo cinco de ellas tomadas del concierto de St. Goarhausen , Alemania y la restante, 11 O’ Clock Tick Tock, en Boston.
El LP inicia su andadura con la mítica Gloria, Bono haciendo de las suyas y soliviantando al personal que acaba en un coro inmenso y majestuoso; le sigue 11 o’Clock Tick Tock, mejoradísima en su versión en vivo, una de las preferidas del momento, I Will Follow ( antesala del estilo U2 posterior), Party Girl cerrando la primera cara y con un buenísimo sabor de boca.
El segundo acto abre con una de mis favoritas, la pacifista y elegiaca Sunday Bloody Sunday, en plena efervescencia del IRA y la contra británica; continúa con Electric Co, la cual incluye dentro de sí misma fragmentos de otras canciones como The Cry, Send in The Clowns o un fragmento cantado por Bono de West Side Story. La increíble unión de New Wave y post punk se refleja en el mejor tema de October, New Year’s Day, otro pedazo de himno, para terminar esta maravilla breve pero intensa con 40, tema semi olvidado de su discografía pero que en ese momento tuvo su razón de ser.
Disco imprescindible para entender y resumir la primera etapa de los irlandeses, y aunque luego vendrían otros directos mucho más completos, elaborados y efectistas, Under A Blood Red Sky ( que por cierto es una frase de New Year’s Day) supone un artesanal recopila torio inicial con un gancho increíble de pasión, intensidad y rock en su estado puro, antes de posteriores sofisticaciones y floristerías, que hicieron que U2 subiera un escalón en la carrera hacia el éxito y se encontrara un paso más cerca de la Gloria.
Under a Blood Red Sky…A Crowd has Gathered in Black and White…!

Best Live Albums #12: Johnny Cash- At Folsom Prison


Hoy 365RadioBlog os trae una nueva entrega de Best Live Albums, donde repasamos los mejores discos en directo de la historia del Rock. Esta noche le toca a un disco de leyenda firmado por el ídolo de los presidiarios, el fenómeno más destacado de la música country de la segunda mitad del siglo XX, el genuino, auténtico, carismático y comprometido Hombre de Negro. Estamos hablando de los dos conciertos que el gran Johnny Cash ofreció en la Prisión Estatal de Folsom (California), el 13 de enero de 1968, cuyo resultado fue tan satisfactorio que está incluido entre los mejores directos de la historia y no sólo eso: la cadena Country Music Television lo situó en el número 3 de los 40 mejores álbumes country de la historia.
A raíz de la composición y gran acogida de su canción Folsom Prison Blues en 1955 ( inspirada en un drama carcelario de 1951 a cargo de Crane Wilbur), Cash siempre tuvo interés en dar un concierto en dicha institución – famosos son sus recitales en otras cárceles como San Quentin, siendo pionero en estas lides- pero el asunto no se llegó a plasmar hasta un año antes de celebrarse, cuando el mito se lo planteó directamente a la compañía Columbia Records, a resultas de lo cual se decidió organizar dos conciertos en un día para grabar el evento en un doble vinilo con 15 canciones del primer concierto y dos del segundo ( aunque en la reedición se incluyeron cuatro cortes más), con Johnny Cash acompañado de su esposa la también cantante country June Carter y su banda The Tennessee Three. Además , como novedad, Cash incluyó en el repertorio una canción, Greystone Chapel, compuesta por un preso de Folsom llamado Glen Sherley y que acabaría tocando a partir de entonces en casi todos sus shows, aunque la cambiaría notablemente de ritmos.
Entrando en materia, el disco comienza con la obvia Folsom Prison Blues, y sin embargo, lo que en el disco parece que es júbilo y vítores por parte de los presos, en realidad aplicaron el código de respeto carcelario por el cual a quien se admira y venera se le guarda absoluto silencio, por lo que la compañía añadió a posteriori esos efectos para constatar que se grabó en la prisión y no dar sensación de frialdad. Le siguen Dark as a Dungeon (donde Cash advierte a los presos que se está grabando y que no pueden decir Hell o Shit porque quedaría grabado), I Still Miss Someone, Cocaine Blues ( una de las favoritas de los presos), 25 Minutes To Go, Orange Blossom Special o The Long Black Veil. La Cara B contiene la soldadesca Send A Picture of Mother, The Wall, Dirty Old Egg-Sucking Dog, Flushed From The Bathroom of Your Heart, Jackson y Give My Love To Rose, ambas junto a June Carter, I Got Stripes, Green Green Grass of Home y cierra con Greystone Chapel. La reedición incluye Busted, Joe Bean y The Legend of Joe Henry’s Hammer. Como se ve, Cash seleccionó un repertorio alejado de sus grandes éxitos como I Walk The Line o Ring of Fire , pero igualmente efectivo y comprometido.
Como comenta nuestro colega bloguero y experto en Cash Eduardo de Frutos en su Blog River of Country acerca de este disco, es uno de sus álbumes más emblemáticos y en parte le valió el sobrenombre del Hombre de Negro ( The Man In Black, canción posterior a Folsom). Leyenda carcelaria, mito humanitario, el hombre de negro del country que cruzó la línea que separa la libertad y el presidio para otorgar un anillo de fuego de esperanza a los presos que le idolatran a partir de entonces y que nunca olvidarán los primeros compases de ese mágico Folsom Prison Blues.

Best Live Albums #11: The Band- The Last Waltz


Hoy en 365RadioBlog hablaremos de otro disco en directo de leyenda dentro de la serie Best Live Albums, en este caso uno de los que siempre salen entre los diez mejores, nos estamos refiriendo al concierto despedida que el legendario grupo canadiense The Band ofreció el 25 de Noviembre de 1976, Día de Acción de Gracias, en el salón de baile del Winterland Arena de san Francisco en una cena gala de 5.000 invitados, con un escenario inspirado en La Traviata de Verdi y rodeados de músicos con los que en el pasado habían colaborado los grandes Rick Danko, Robbie Robertson, Richard Manuel, Garth Hudson y Levon Helm.
Este maravilloso canto del cisne cuidadosamente organizado y preparado salió a la luz bastante después en un triple álbum editado por Warner Bros. en abril de 1978 con un total de 30 cortes y posteriormente en la reedición de 2002 contaría con 44 muescas. Todo un verdadero lujo.
Si a eso le añadimos que el concierto fue filmado paralelamente y convertido en una película-documental del mismo título por nada más y nada menos que Martin Scorsese, tenemos una iniciativa pionera y novedosa en el mundo de la música: un grupo que prepara su despedida filmándola y dando un último concierto, un último baile, junto a sus amigos.
La verdad es que es en mi opinión su mejor concierto, de largo, y eso que dieron muchos a lo largo de su vida, pero aquí se les ve entregados a la causa y con ganas de pasarlo bien. Comienza el acto en su Cara A con la homónima Theme From The Last Waltz, para seguir con la célebre Up on Cripple Creek y Helpless junto a su paisano Neil Young; una de mis favoritas, Stage Fright, a cargo de Danko ( la alternancia en la voz fue tónica general en The Band), Coyote ya en la cara B junto a otra canadiense, Joni Mitchell; Dry Your Eyes con Neil Diamond; o Such a Night con Dr. John.
El segundo álbum comienza en la Cara C majestuosamente con la sublime The Night We Drove Old Dixie Down y Sigue con el gran Muddy Waters en Mannish Boy y el gran Mano Lenta Clapton en Further On Up The Road. La Cara D contiene The Shape I’m In con el frágil Richard Manuel al mando, la tremenda Ophelia y su sección de vientos arrebatadora para dar paso al inigualable Van Morrison y su Caravan.
El último acto se abre en la Cara E con Life is a Carnival y el dúo Danko / Helm para llegar al punto álgido, el acto que comparte The Band con su mentor y amigo Bob Dylan, quien se marca varias joyas como I Don’t Believe You, Forever Young o I Shall Be Released.
La Cara F, titulada Last Waltz Suite, comienza con The Well, sigue con Evangeline junto a la diosa country Emmylou Harris; Out of The Blue con el gran Robbie deja paso a lo mejor de la carrera de The Band, la poderosa y cadente The Weight acompañados por la fantástica Mavis Staples y su coro soul para cerrar otra vez con Theme From The Last Waltz.

Apoteosis final para una banda mítica que tuvo una despedida a la altura, rodeada de amigos de leyenda, con un derroche escenográfico en una oda al buen gusto y con un testimonio sonoro y visual que nos harán muy difícil olvidar aquel último Vals de una de las mejores formaciones que haya dado jamás la Historia del Rock.

Best Live Albums #2: The Who- Live At Leeds


Hoy hablaremos del que posiblemente sea el mejor disco en directo de todos los tiempos, no porque lo diga yo ( que como fan acérrimo e incondicional de The Who, mi grupo favorito, me cuesta ser objetivo), sino porque, además del unánime respaldo de crítica, compañeros de gremio coetáneos y sucesores en esto de la música, cuesta encontrar un LP en vivo que aúne tan magníficamente los elementos esenciales del rock: intensidad, garra, emoción y calidad.
Y todo en sólo seis canciones. Bueno, matizamos, son seis cortes originales en los que se incluyen más canciones dentro, a saber: Young Man Blues, versión de Mose Allison; la excelsa Substitute, uno de los himnos mod de los londinenses; la mejoradísima Summertime Blues, con todos los respetos hacia el grandísimo y malogrado Eddie Cochran (Entwistle y Moon se salen en la sección rítmica); y un vibrante Shakin’ All Over de Johnny Kid & The Pirates cerrando la primera cara. Para la segunda The Who se despachan con una impresionante My Generation de cuarto de hora donde se incluyen fragmentos de Tommy, como Sparks o See Me Feel Me y acaban con la hippy Magic Bus en los mejores siete minutos que jamás recuerdo de esta canción.
Por razones extrañas que se solían dar en aquellos tiempos, el disco, grabado durante el concierto celebrado el 14 de febrero de 1970 en Leeds ( un día después tocaron en Hull pero problemas de grabación del bajo de Entwistle impidieron su registro), se acortó a media hora en su versión original, aunque en su reedición de 1995 se aumentan canciones hasta los 59 minutos de duración y es en 2001 cuando se publica una edición Deluxe con el concierto completo en un total de 127 minutos.
En este enlace os dejo todas las canciones que contiene el concierto, el cual fue grabado como disco por dos razones fundamentales: la primera era que el grupo, después de haber grabado Tommy se embarcó en una gira extensísima y tenía ganas de plasmar todo ello en un LP- además de porque Townshend pensaba que Tommy resultaba mejor en directo que en disco y en estos shows lo tocaban íntegro mezclado con clásicos y éxitos previos de la banda- y la segunda razón es que The Who quiso hacer un regalo a sus fans, ya cansados de escuchar bootlegs de sus shows ( por ello la portada tiene el aspecto de edición bootleg de la época), aunque algunos de ellos son soberbios y demuestran que el de Leeds no fue ni de lejos el mejor concierto de esa gira, estaban ya terminándola y pensando en el siguiente proyecto de ópera rock ( que en un principio se iba a llamar Lifehouse y acabó siendo su aclamadísimo Who’s Next de 1971). Basta escuchar el Live in Amsterdam para corroborar esto.
La verdad es que los cuatro estaban en su apogeo: Daltrey lo partía en el aspecto físico y vocal con sus piruetas de micro y su garra proverbial; Moon tan chiflado y genial como siempre no daba un momento de respiro a la batería; Entwistle llenándolo todo desde su rincón como el más grande bajista de la historia y Townshend rasgando cualquiera de las tres o cuatro guitarras que rompía cada noche y dando su toque de carisma y genialidad.
En cuanto a la música, resultó una idea excelente combinar la ejecución de Tommy con temas clásicos de la banda y Covers cincuenteros, pasados por su túrmix y mejorados sobremanera, con esa intensidad, devoción sonora, rasgado decibélico y tablas infinitas que nadie más en el rock ha conseguido superar.
Puede haber discos directos mejores técnicamente, con mayor calidad en sus canciones, con una postproduccion y remezclas más cuidadas. Pero no hay ( o al menos no lo he escuchado) ninguno con tal vibrante ejecución, poderío, emoción y espíritu como este excepcional directo. Sé que con The Who no puedo ser objetivo, pero quiero constatar lo que digo: os dejo una serie de enlaces con las listas de distintos medios con los mejores álbumes en directo. En ninguna falta Live At Leeds. En la mía particular es el primero.
Hope I Die Before I Get Old…!

Best Live Albums #1: Queen- Live at Wembley 86


En este inicio de año comenzamos también nueva sección, titulada Best Live Albums y consistente en repasar los mejores discos en directo de la historia, siempre en nuestra humilde opinión. Hoy nos estrenamos con el primer vinilo que me compre en mi vida. Se trata del doble directo titulado Live At Wembley 86 que Queen grabó en Wembley los días 11 y 12 de julio de 1986, siendo teloneados por Status Quo y dentro de la gira Live Magic (presentando A Kind of Magic).Tres cuartas partes de mi incursión a la melomanía y mi incurable afición a la música y en especial al rock se las debo a este pedazo de álbum que refleja fielmente la época dorada del cuarteto británico en unos shows espectaculares donde se hicieron dueños del planeta rock.
Inicio espectacular con One Vision, trepidante y rockera, seguida de Tie Your Mother Down, más trepidante aún, rompiendo con Seven Seas of Rhye y alcanzando el primer clímax de la velada con la célebre A Kind Of Magic (a la sazón single del álbum que presentaban), con la majestuosa Under Pressure para lucimiento del humilde Deacon al bajo que seguiría quemando dedos con Another One Bites The Dust. Otro momentazo con Who Wants To Live Forever con Freddy dándolo todo da paso a I Want To Break Free (con un Wembley abarrotado coreándola), para ceder el testigo al insuperable Brian May con un sólo de casi diez minutos, antesala de Now I’m Here como cierre del primer disco.
El segundo LP abre poniéndonos la carne de gallina con Love of My Life y Is This The World We Created, a las que suceden un set de Covers clásicos muy conocidos semiacústicos y con Freddy haciendo vibrar al personal como lo que fue, el mejor frontman que jamás pisó un escenario. El Gimme Some Lovin’ de Spencer Davis Group deja paso al himnazo, Bohemian Rhapsody, bordado en directo y sonando mejor que en estudio , volviendo a estremecernos con Hammer to Fall y preparándonos para los bises con Radio Ga Ga, la popular We Will Rock You con un May estratosférico a la guitarra y Taylor inconmensurable en la percusión; la coral Friends Will Be Friends, la álgida We Are The Champions (curiosamente Inglaterra venía de ser derrotada por Argentina en el Mundial de México con la mano de Dios) y el God Save The Queen con un Freddy pletórico con capa y corona, como mandan los cánones.
No encuentro palabras para describir lo que sentí y siento cada vez que escucho esta obra maestra cargada de ritmo, potencia,  emoción y un público entregado a la causa. Existen otros directos de Queen, como Live Killers, pero este fue mi referencia como Meca musical y lo es hoy día como adalid de las cosas bien hechas en directo.
Ahora y siempre, Dios Salve a la Reina.