El Beneficio de la Duda


El Color de la Duda. Banda de Pamplona creada en 2000 por el frontman, guitarrista, cantautor y productor discográfico Felipe Carvajal, “Gussy”, Jokin Pallarès a la guitarra principal, Ricardo Ros “Ritxar” al bajo y Pedro Henares, “Pepo” a la batería, caracterizados por practicar un pop rock con mucho carácter, muy al estilo americana, con el timbre especial y personal de Gussy, a medio camino entre Javier Ojeda de Danza Invisible y con una dicción poderosa y atractiva al estilo Bunbury, unido a sus tres compañeros, implicados vocalmente, imprimiendo estilo y ganas sobre todo en directo, lo que les ha valido para vencer en varios certámenes pop rock de la comunidad foral, uno de los cuales les valió para grabar su primer LP en 2001 ( el otro fue la promesa de un viaje a Cancún y la grabación de un disco en México que nunca llegó a ser cumplida por los promotores y les embarcó en una demanda judicial).
Tras Mira y Verás, su primer álbum autoproducido ,- que aunque modesto en ventas imprimió un sello reconocible en la banda y les dio a conocer a nivel local-, vendría A Mi manera (2002), que aparté de buenas canciones, se dio muy bien en directo, con actuaciones memorables de hasta 500 personas en las sala pamplonesa Reverendos.
Suerte (2003) y Déjame Entrar (2004) continuaron con el estilo y la sensibilidad rockero muy a lo Burning del grupo, concluyendo su periplo como banda con Perdiendo el Norte, un alegato sureño que se vería prolongado en los posteriores trabajos en solitario de Gussy con su banda Barracus, junto a Lucas Irisarri de El señor Ramón, de los cuales hemos hablado ya en este blog.
A pesar de no haber tenido mucha repercusión nacional, El Color de la Duda son toda una referencia en el panorama Pop Rock foral y sobre todo han sabido hacerse amigos y colaborar con gente como Kutxi Romero de Marea, quien canta en este tema, el Club, o Carlos Chaouen, entre otros y temas muy interesantes como Ausencia, Campeón del Mundo, En Mi Mente, Tengo Celos del Viento o El Cielo del Rock, son argumentos suficientes para decir que estamos ante una banda que encontró su lugar en el panorama pop rock local, y que obtuvo su merecido reconocimiento por parte de la gente que les iba a ver y de los jurados de los certámenes en los que se impusieron, pero les faltó quizás un empujón para salir a nivel nacional. A todos ellos, especialmente a Gussy ( a quien tengo el gusto de conocer personalmente y que se ha enrolado en varios proyectos, como el Sello discos El Gringo) les deseo mucha suerte en su andadura en solitario y que ojalá algún día vuelvan a deleitarnos con esos retales de rock and roll que siempre permanecerán en nuestro recuerdo.
Bienvenido…Al Club de los amores no correspondidos…!

Anuncios

De Rey del Naparmex a Tonino Carotone


Hoy nos centraremos en la figura de un artista que, siendo de un lugar totalmente distinto y ajeno a los estilos musicales que practicó y practica, se convirtió en nexo además del grupo del que vamos a hablar y de su carrera en solitario.
Estamos hablando de Antonio De la Cuesta, nacido en Burgos en 1970, pero criado y crecido en Barañáin, localidad muy cercana a Pamplona. Siempre le tiró la poesía y la composición, haciendo sus pinitos en el instituto, hasta que en 1994 aprovecha su oportunidad y se apunta al carro mexicano del Gavilán ( antes conocido como Eskroto, Marco Antonio Sanz de Acedo, líder del grupo punk radical Tijuana in Blue, mítico en la comunidad foral por sus himnos etílicos y combativos), cuando formaron Kojon Prieto y los Huajolotes, – a veces escrito por error Huajalotes-, un combo en el que Antonio ponía la voz y que practicaba un curioso estilo auto bautizado como Naparmex, es decir rancheras punk, con algo de rock y folclore navarro (jotas) salpicado con letras festivo-combativas o etílico-políticas si se quiere, con gran influencia de los narco-corridos que practicaban por esos tiempos los Tigres del Norte y que arrasaron en las peñas sanfermineras y fiestas de los pueblos. Himnos borrachos como Txibato, Eres un Hada, Carcelero o la famosísima Insumisión son imprescindibles en cualquier banda sonora de farra en el Casco Viejo de Pamplona.
Esas letras, todas compuestas por Toñín, su mote en Huajolotes, abrieron un nuevo camino cuando fue a Italia de viaje con otros insumisos navarros y se enamoró de los sones napolitanos y sorrentinos, rebautizándose como Tonino Carotone ( en claro homenaje a Renato Carosone, autor de Tu Vuò Fà l’Americano e inmortalizada por Jude Law y Matt Damon en El Talento de Mr. Ripley), y grabando ya en 2000 su álbum Mondo Difficile, que tuvo gran acogida en el país transalpino y se convirtió en obra de culto en los locales pamploneses con temas en “itagnuolo “, como su single y más conocido Me Cago en el Amor, la versión personalísima de Tu Vuò Fà l’Americano, o Sapore di Mare ( Antimilitare). Con Senza Ritorno (2003) se da a conocer en toda la península y vuelve a mezclar el italiano y el español en sus ácidas composiciones como Un Ragazzo di Strada, La Noria o Sono Tremendo.
Su último disco hasta la fecha, Ciao Mortali, abre puertas a otros géneros como el tango o la milonga con De Vuelta por Buenos Aires, Il Santo o Pecatore.
Lo último que ha hecho Tonino es una colaboración con el escritor italiano Federico Traversa en el libro Il Maestro de l’Ora Brava.
Prolífico, ecléctico, irónico, crápula, esos adjetivos definen a un paisano que sabe disfrutar de la vida haciendo lo que le gusta y de la manera que le sale.
Me Cago en el Amor…! C’è un Mondo Difficile…!

Dos almas sureñas, un mismo proyecto


Barracus. O lo que es lo mismo, Gussy y Lucas. Tanto monta, monta tanto. Dos almas sureñas de cuna navarra con raíces rockeras que buscan recorrer caminos propios a través de su fenomenal dúo fundado por diversión en 2011 y como socios de la discográfica Discos ElGringo que ellos mismos regentan, autoproducen, financian y regalan joyas en forma de discos a otros artistas vecinos (como Gregario De Luxe, Airam Etxaniz o Chuchín Ibáñez).
Ambos procedentes de bandas pamplonesas con marcado estilo sureño como son El Color de la Duda (cuyo frontman era Gussy Carvajal ), y El Señor Ramón (que contaba con la voz de Lucas Irisarri), se decidieron   a juntar sus caminos para abrir puertas musicales que estaban medio cerradas con sus grupos y se lanzaron a escribir canciones hasta que, casi sin querer, nació su primer álbum Cruce de Caminos, con el que comenzaron a fomentar uno de sus fuertes (aparte del formidable empaste de voces ) como es el formato acústico, aunque en directo contaron en gira con Raúl Elizalde (guitarra), Kike Iturralde (bajo),Carlos Colina (Teclado y Steel guitar) y Dani Arias (batería), compartiendo Gussy y Lucas la voz y las acústicas.
Con este material, se meten en su estudio y graban Gran Hotel, en 2012, con formato banda clásica. De este LP rescatamos temazos como Olvídate de Mi, Pornográficos (el video clip es apoteósico), La Rendición o Exceso de Equipaje, todas ellas con un sabor sureño  de estilo Americana, con toques country y un punto entre romántico y amargo realmente soberbio, donde tiene que ver y mucho la magnífica gama de tonos que sacan ambos de su sociedad.
En 2013 editan un CD/ DVD directo desde Baluarte donde el despliegue es absolutamente demoledor y los temas suenan fantásticos.
Y es ahora en marzo de 2014 cuando su Tercer LP Buenaventura está recién salido del horno con un repertorio increíble (las cuatro canciones que he escuchado son de diez), con un primer single, Septiembre, del que me evocan tintes de Los Del Tonos, pero con un sello personal inconfundible: el gusto por las buenas canciones. Dos a dos y Rolling Stones son otros ejemplos de buen gusto, de sutileza, de trabajo y de dedicación a las letras como esencia de su música.
Estrenan disco desde el incomparable marco del Planetario de Pamplona este viernes 28 marzo, en un concierto acústico que promete ser antológico.
Barracus, un trozo de la ruta 66 en el corazón de Pamplona. Suerte, Gussy y Lucas.

Soul foral De Luxe


Gregario De Luxe. Actualmente, una de las bandas referencia a nivel nacional de la música soul y R & B. No sólo eso: con su primer disco estuvieron liderando todo un mes las listas nacionales del género. Y por si fuera poco, son de Pamplona. Y uno de ellos es amigo…
Sentimentalismos aparte, esta numerosa orquesta soul nace en 2003 como una banda de versiones del pop rock patrio. Al año siguiente el grupo aumenta y también su repertorio, dando un giro hacia covers de Beatles y Stones
Es en 2005 cuando Gregario De Luxe (salvo pequeños cambios),toma su forma y formato definitivos, según ellos, al ver la luz!. El soul, sus canciones, su estética “Blues Brothers“, su toque Commitments con coros femeninos y su espectacular sonido directo pasan a ser su seña de identidad. Desde entonces, la banda , utilizando siempre pseudónimos-homenaje, está compuesta por Reverendo Cleofus Yeims al bajo, Godofredo de Dax a la batería, Elwood Pinzón a la guitarra solista y Jake Mate con la rítmica; la inmensa sección de vientos con Jeffrey Jackson (trompeta), Jammin’Jason (saxo),John John Bones (trombón), Jumpin’ Jodie D (saxo barítono) y a los coros las maravillosas Gregariettes, con Dina (voz solista), Dee Dee, Dotty y Daisy. A la voz, teclados, composición y misión evangelizadora, Thelonious Tatum.
El resultado, simplemente magnífico. Su primer álbum de estudio, Hallelujah ( I Wanna Shout) fue un éxito de ventas y críticas. Producido en diciembre de 2012 a dúo por Thelonious y el gran Gussy de discos El Gringo, cuenta con seis canciones propias, como este Hallelujah, la balada desgarradora estilo Otis Redding She’s The Woman, la femenina Your Last Kiss o All Around The World entre otras, las cuales conforman un precioso homenaje al sonido Stax pero con una impronta personal en cada una de ellas. Cierran el disco dos versiones, Flip, Flop & Fly de Big Joe Turner (pero popularizada por los Blues Brothers) y I’ll Take Her de Eddie Floyd.
Pero su gran fuerza reside en un directo potente, salvaje, aderezado de speachs reveladores y de versiones soul como Everybody Needs Somebody To Love, Think, Soul Man, Hard To Handle, o Sweet Home Chicago. En definitiva, la creme de la creme soulera.
No en vano les contemplan cinco años seguidos actuando en el prestigioso festival Jazzaldia de San Sebastián, dos años consecutivos en la plaza del castillo en San Fermín (donde coincidieron con los auténticos Blues Brothers Band y Commitments) o su presencia en las mejores salas del país como Galileo Galilei o Luz de Gas, además de ser archiconocidos en el circuito local.
El 4 de abril tendréis la oportunidad de escuchar su música y de “ver la luz” en la sala Subsuelo de Pamplona, donde estrenarán canción propia y dos covers nuevos que no desvelaré pero que prometen y mucho…
May Soul Be With You!

Cuando sube la Marea


Marea. Uno de los mejores exponentes del rock nacional actual.
Con el carismático, orondo y poeta Kutxi Romero al frente, los navarros se caracterizan por hacer un rock and roll fresco, dinámico, que engancha al público y que tiene una legión incombustible de fieles.
Sobre todo, a su ritmo, han pasado por innumerables cambios de formación, pero ahora ya asentados , se toman su tiempo entre disco y disco.
Encima de sus cabezas la sombra de Robe y Extremoduro es muy alargada, su música y temática bebe permanentemente de ahí, aunque se han sabido hacer con su estilo definido, más rockero que los extremeños y con un aroma a Barricada, La Fuga y otras bandas del norte.
En sus inicios llamados La Patera, con su disco de debut Marea, al descubrir que había otro grupo llamado igual, invirtieron los nombres y desde entonces Marea es su enseña, al igual que una de sus canciones más conocidas, junto con esta La Luna me Sabe A Poco y Corazón de mimbre, todas ellas preciosas píldoras urbanas rockeras con poesía de hormigón Made In Berriozar. Kutxi, Kolibri y compañía tiene cuerda para rato.
Que ya sabes que la luna a mí siempre me sabe a poco…!