Best Live Albums #25: Lynyrd Skynyrd-One More From The Road


Buenas noches, hoy 365RadioBlog, retomando la serie Best Live Albums, donde cada viernes nos deleitamos con los mejores álbumes en directo de la historia del Rock, os trae un disco doble en directo esencial para entender el rock and roll de los años setenta en los Estados Unidos, y más concretamente el denominado Rock Sureño, con uno de sus máximos exponentes como protagonista: se trata de nada más y nada menos que Lynyrd Skynyrd, la banda del legendario Ronnie Van Zant, del Sweet Home Alabama, del Free Bird, rockeros hasta la médula pero con raíces blueseras y sureños de corazón, quienes nos maravillaron con una joya en vivo titulada One More From The Road, doble LP publicado el 13 de septiembre de 1976 y grabado íntegramente en la actuación ofrecida en el Fabulous Fox Theatre de Atlanta, Georgia , el cual recoge un soberbio resumen de los mejores años de la banda (1970-77) y es inmediatamente anterior al fatídico accidente aéreo que acabó con la vida de su alma mater Ronnie Van Zant.
Los créditos de la banda, una alineación de leyenda con Ronnie Van Zant a la voz, Steve Gaines a la guitarra y coros, Gary Rossington a la guitarra y teclados, Allen Collins como guitarra principal, Billy Powell a los teclados, Leon Wilkeson al bajo, Artimus Pyle a la batería y los coros a cargo de JoJo Billingsley, Cassie Gaines y Leslie Hawkins.
El primero de los dos discos inicia con Workin’ For MCA, esa crítica feroz a las discográficas; continúa con I Ain’t The One, para enlazar con Searchin’ y acabar la primera cara con la preciosa Tuesday’s Gone. La segunda cara comienza con Saturday Night Special, el manido pero increíble Travelin’ Man, le sigue la loca Whiskey-Rock-a-Roller y acaba con la apoteósica y mítica Sweet Home Alabama, el himno por excelencia del rock sureño y el emblema sonoro de Lynyrd Skynyrd, canción inmortal que nació como replica a dos canciones de Neil Young.
El segundo vinilo arranca con Give Me Three Steps, sigue con Call Me The Breeze y cierra su primera cara con la versión de T For Texas de Jimmy Rogers, un guiño al country pasado por su tamiz rockero.
The Needle and The Spoon abre la cara B, sucediéndole otro cover, esta vez el maravilloso Crossroads de Robert Johnson que inmortalizaría Eric Clapton, y concluye con un éxtasis sonoro de 13 minutos y medio a cargo de la irrepetible Free Bird, una elegía al rock y a su forma de vida.
En 2001, con motivo del 25 aniversario del álbum, se publicó una edición De Luxe con extractos del concierto, distintas interpretaciones de las canciones, material extra de las introducciones de lo conciertos a cargo del presentador Alex Cooley y varios temas que no entran en el álbum pero que fueron igualmente legendarios como Simple Man o Gimme Back My Bullets.
Una delicia sonora, sureña por todos los poros, una lección de rock del bueno a cargo de músicos profesionales y pasionales, comprometidos y amantes de su tierra y de su música.
Es la creme de la creme del rock sureño, su cúspide y el espejo donde se han mirado muchos artistas contemporáneos: en definitiva, One More From The Road es un legado indeleble presagio del terrible destino que le esperaba a su máximo protagonista, el supino Ronnie Van Zant.
A él, donde quiera que esté, le dedico esta entrada con un vaso de Bourbon en la mano mientras escucho esos inmortales 13 minutos de Free Bird.
Gracias Ronnie, te lo debía.

Anuncios

Best Live Albums #24: Metallica- S & M


Buenas noches, hoy 365RadioBlog retoma la serie Best Live Albums, donde cada viernes repasamos los que son en nuestra opinión los mejores discos en directo de la historia.
Hoy le toca a un singular doble álbum en directo grabado en el Berkeley Community Theatre de Berkeley, California los días 21 y 22 de abril de 1999 y publicado el 23 de noviembre de ese mismo año: estamos hablando de S & M ( siglas de sinfonía y metal aunque puede tener otras muchas connotaciones), el disco conjunto de Metallica, los cuatro jinetes del thrash metal, James Hetfield a la guitarra rítmica y voz; Kirk Hammett a la guitarra solista; Jason Newsted al bajo y el fantástico Lars Ulrich a la batería, acompañados por una soberbia orquesta clásica como es la Filarmónica de San Francisco, dirigida nada menos que por el celebérrimo Michael Kamen, reinterpretando los temas más gloriosos del cuarteto metalero pasado por el aterciopelado filtro de la música clásica.
El primer acto no puede empezar mejor con el tema instrumental de Ennio Morricone perteneciente al score de The Ecstasy of Gold, enlazando ya con la vertiginosa cadencia thrash de The Call Or Ktulu, ayudados por un ejército de violines y vientos perfectamente sincronizados, hecho que se nota más aún en el siguiente tema, el mítico Master of Puppets, agigantado con la ayuda de la filarmónica. El siguiente corte, Of Wolf and Man, más reciente, y The Thing That Should Not Be dan paso a Fuel, un subidón de adrenalina guitarrera y violinista. The Memory Remains es para mi sin duda lo mejor de este disco, ese medio tiempo que crece enormemente con la sección orquestada, dándole un empaque épico indescriptible.
A continuación, la inédita No Leaf Clover, seguida del Hero Of The Day, Devil’s Dance y Bleeding Me cierran el primer acto.
En el segundo, incio de nuevo estremecedor y espectacular con Nothing Else Matters, una maravilla orquestada, le va como anillo al dedo; sigue con Until It Sleeps y For Whom The Bell Tolls, con la otra inédita Human, continuando con Wherever I May Roam y Sad But True llegando a un nuevo punto álgido como es One, oda rockera a los mártires de la guerra.
El célebre Enter Sandman y Battery cierran este Lp tan especial para mí, una obra maestra de la sincronización y empaste entre la música clásica y la contemporánea, suponiendo todo un hito de originalidad, calidad e intensidad. Tanto es así que Metallica decidió apostar por otra obra parecida y llevarla al cine, la reciente Through The Never, aunque este experimento clásico-metalero será difícil de desbancar del puesto de honor dentro de los discos en directo de la banda americana.
Un disco que no me canso de oír y deleitarme con su mezcla de intensidad rockera y que tiene momentos especialmente sublimes engrandecidos por toda una señora orquesta que acompaña a cuatro mitos vivientes que pusieron el mundo a sus pies y aún lo siguen haciendo.

Best Live Albums #23: Pink Floyd- PULSE


Buenas Noches, hoy, como cada viernes, 365RadioBlog retoma la serie Best Live Albums, donde repasamos los mejores álbumes en directo de la historia. Esa noche le toca a a una auténtica obra maestra a cargo de una de las bandas más míticas y excepcionales que haya dado la música, padres del rock sinfónica progresivo y psicodélico: estamos hablando del álbum doble recopilatorio en directo titulado PULSE grabado durante el concierto correspondiente a la gira de su disco Division Bell Tour que ofrecieron en Earl’s Court, Londres el 20 de octubre de 1994 y que fue publicado el 6 de junio de 1995, y que es una de las verdaderas joyas del rock en directo, una delicia conceptual, escrupulosamente diseñada y concebida como algo que quiso nacer sublime y acabo siendo sublime.
De hecho, el álbum presenta dos discos: en el primero se desgranan sus canciones más recientes del disco que presentaban ( Division Bell) y en el segundo es interpretado íntegro el maravilloso Dark Side Of The Moon junto a otros clásicos. La edición deluxe del disco traía un LED que parpadeaba como un latido del corazón ( de ahí el título del disco), el cual se escucha a lo largo de todas las canciones de Dark Side of The Moon.
El primer acto comienza con un majestuoso Shine On You Crazy Diamond, una de las joyas del rock progresivo; le sigue el Astronomy Domine de su Piper At The Gates Of Dawn; en tercer lugar aparece What do You want From Me del nuevo disco; Learning To Fly; Take It Back; Keep Talking; Coming Back To Life; Hey You; A Great Day For Freedom; Sorrow, fantástica; Hey You; la celebérrima Another Brick in The Wall; y cierra con One of These Days.
El segundo disco es una maravilla increíble interpretando el Dark Side entero: comienza con Speak To Me; le sigue la gigantesca Breathe; continúa con On The Run, que deja paso a la enorme Time,con sonidos de relojes por doquier; The Great Gig In The Sky da paso a mi favorita de uno de los álbumes más aclamados de la historia, Money; Us and Them, antológica y Any Colour You Like dan paso a Brain Damage cerrando con un maravilloso Eclipse que deja a los espectadores atónitos con el círculo de luces que acompaña al espectáculo.
Pero la cosa no acaba ahí, siguen los temas con mi favorita de Pink Floyd, Wish You Were, continúa la aplastante Comfortably Numb; terminando con Run Like Hell y con una improvisación de 22 minutos llamada Soundscape ( sólo disponible en cassette).
En definitiva, todo un atracón de gloriosos temas a cargo de una de las bandas más brillantes en directo y con un montaje excepcional, tanto es así que recuerdo haber visto un concierto de la gira por la tele en Venecia y era absolutamente sobrecogedor y asombroso en cuanto a sonido combinado con efectos estéticos, todo dominado por el círculo luminoso que presidía tan excelso espectáculo.
David Gilmour, Nick Mason, Richard Wright, acompañados de otros músicos de apoyo pero sin el gran Roger Waters, nos deleitaron con un recopilatorio en su entorno más querido y aclamado: el escenario, del cual nos hacemos eco como uno de los más importantes hitos de la música en directo.
Wish You Were Here…!

Best Live Albums #22: Bob Marley & The Wailers-Live!


Buenas noches, hoy 365RadioBlog os trae una nueva entrega de la serie Best Live Albums, en la cual os proponemos los que para nosotros han sido o son los mejores álbumes en directo de la historia. Hoy le toca a una auténtica leyenda, un fenómeno sociológico incluso venerado pseudo religiosamente que encumbró un estilo nuevo, floreciente y fruto del mestizaje racial y cultural imperante en su país de origen , Jamaica, como fue el reggae y el movimiento ideológico rastafari que lo sustentaba: estamos hablando del disco en vivo grabado por Bob Marley & The Wailers los días 18 y 19 de julio de 1975 en el Teatro Lyceum de Londres, y que fue publicado el 5 de diciembre del mismo año, el cual supone uno de los momentos álgidos del estilo jamaicano por antonomasia y de la carrera de Marley y sus queridos Wailers en particular.
El LP, como tantos otros de la época que hemos ido repasando por aquí, se nos queda un poco escaso en cuanto a duración, recogiendo únicamente 45 minutos y ocho canciones – justo la mitad de las que tocaron esa noche-, aunque la calidad y energía que las mismas transmiten dan para muchísimo, denotando claramente que Marley y los suyos se encontraban en un momento excelente de su carrera.
El elenco ejecutor de esta joya estuvo formado por Bob Marley a la voz y guitarra rítmica, junto a sus Wailers ( que habían sustituido recientemente a los originales Peter Tosh y Bunny Wailer) Al Anderson, Tyrone Downie a los teclados, Aston ” Family Man” Barrett a los teclados. Carlton Barrett a los tambores, Alvin ” Seeco” Patterson a la batería y percusiones y las espectaculares I Threes ( Rita Marley, Judy Mowatt y Marcia Griffiths ), a los coros.
El disco comienza con un soberbio Trenchtown Rock, con un enardecido público cantándola, continuando con Burnin’ and Lootin’ para seguir con otra favorita del respetable, The Belly Full (But We Hungry), que deja paso a Lively Up Yourself y el momento álgido de la noche, un espectacular No Woman No Cry que sería inmortalizado en video y supondría uno de los flashes más identificables de la carrera de Marley.
El álbum continúa con la esplendorosa y adalid del reggae I Shot The Sheriff, delicia jamaicana en toda su expresión, a la que le sucede la comprometida y combativa Get Up, Stand Up, una de mis favoritas por su cadencia hipnótica pero pseudo bélica a su vez. Cierra el acto un fabuloso Kinky Reggae de siete minutos y medio para enmarcar.
Se quedaron en el tintero canciones que sonaron esa noche como Natty Dread, Rebel Music o Concrete Jungle, pero la inspiración, el talento, el ritmo, el estilo, el curioso lenguaje dreadlock, el compromiso, los ideales rastafari, la estética reggae que lo inundaba todo, y sobre todo y ante todo el carisma de un tipo llamado Robert Nesta Marley y sus Wailers, quedaron para siempre inmortalizados en un disco fundamental para entender el género y a su máximo exponente.
En la Expo 1992 de Sevilla, en el pabellón de Jamaica, únicamente se había instalado un autobús con los colores verde amarillo y rojo, una pantalla gigante y el video de este Live! soando y proyectándose una y otra vez. ¿Y qué o quién mejor que el reggae y Bob Marley para representar la esencia de Jamaica?.
No Woman No Cry…!

Best Live Albums #21: AC/DC- Live


Buenas noches, en la víspera de asistir a uno de los eventos más importantes de mi vida, hoy os traemos en 365RadioBlog, y dentro de la serie Best Live Albums, uno de mis directos favoritos sin paliativos, posiblemente el que más haya escuchado de todos, porque me atrapa, me engancha y me carga las pilas: estamos hablando del doble disco directo que la mítica banda australiana AC/DC publicó en 1992 bajo el título Live, aunque un mes después se lanzaría una nueva versión , Live 2 Cd’s Collectors Edition, que es el más famoso de los dos formatos publicados y sin duda el referente de la música de los hermanos Young y Brian Johnson en vivo.
El disco fue grabado durante la gira de The Razors Edge celebrada entre 1990 y 1991, tomando como marco varios conciertos como Barcelona, Donington y Moscú.
Los créditos, así como su ejecución, sencillamente sobrecogedores, denotando que la banda se encontraba sin duda en el mejor momento de su carrera a nivel conciertos.
El álbum, en su primer disco inicia, como no, con el grandísimo solo de Angus Young en la mítica Thunderstruck, ese tapping glorioso que es historia viva del rock; continúa con Shoot To Thrill para dar paso a la magnífica Back in Black, la mejor versión que les he escuchado jamás. Le siguen Sin City, Who Made Who, Heat Seeker, la trepidante Fire Your Guns y una versión extendida de Jailbreak que engancha con The Jack, para continuar con los acordes de The Razors Edge ( la más floja sin duda), recuperando el tono con la inmortal Dirty Deeds Done Dirt Cheap y cerrando el primer CD con Moneytalks.
El segundo CD abre con las campañas del infierno, Hells Bells, sigue con Are You Ready?, eléctrica y poderosa con esos coros brutales; That’s The Way I Wanna Rock And Roll coge el testigo y se lo deja después a una esplendorosa High Voltage de 10 minutos en la que Angus juega con su guitarra y el público. Esto deja paso a uno de los momentos álgidos de la noche, You Shook Me All Night Long, estremecedora como el título, puro rock and roll.
Después de la gloria, AC/DC mantiene el tipo y la tensión con la canción por excelencia de Angus, Whole Lotta Rosie, enorme. Let There Be Rock se alarga hasta los doce minutos siendo un pelín pesada, pero compensa lo que viene a continuación con la popular Bonnie ( en honor al mítico y malogrado Bon Scott) que codea todo el público, antesala del súmmum del rock and roll, de la canción eterna, Highway To Hell, a la que sucede TNT y el colofón lo ponen por fin los majestuosos y ruidosos cañones de For Those About To Rock (We Salute You).
Cuesta encontrar un disco en directo tan enérgico, tan enardecido, tan brutalmente rockero, la esencia pura del género en 23 joyas que brillan si cabe aún más en directo, con la poderosa voz de Brian Johnson, digno sucesor de Bon Scott; con la rítmica magia de Cliff Williams al bajo y el batería calvo y forzudo Chris Slade ( que sustituyó temporalmente a Paul Rudd); de la maestría a la guitarra rítmica del entrañable Malcolm Young, y lo último, de los riffs estratosféricos, la garra, el espectáculo, la pasión, de un diminuto genio del rock and roll como Angus Young.Pura magia, pura adrenalina, puro rock and roll.

Thunder…!

Best Live Albums #20: The Rolling Stones- In Concert Get Yer Ya-Ya’s Out!


Buenas Noches, hoy 365RadioBlog os trae como cada viernes una nueva entrega de la serie Best Live Albums, en la que nos dedicamos a rescatar los mejores discos en directo de la historia en nuestra opinión. Como no podía ser menos, hoy le toca a una de las bandas más importantes de la historia del rock, Sus Satánicas Majestades, Mick Jagger, Keith Richards, Mick Taylor, Bill Wyman y Charlie Watts: The Rolling Stones, en su álbum en directo The Rolling Stones In Concert Get Yer Ya Ya’s Out!, publicado el 4 de septiembre de 1970 y grabado casi un año antes, los días 27 y 28 de noviembre de 1969 en el Madison Square Garden de Nueva York ( excepto Love in Vain, grabada en Baltimore) durante la gira americana, American Tour, que los británicos estaban realizando presentando sus dos últimos álbumes, Beggar’s Banquet y Let It Bleed, auténticos éxitos que arrasaron en ventas y que se plasmaron en una enorme expectación por parte del público americano para volver a ver a los Stones en los States desde 1966. Tanto la selección de canciones como su ejecución son una maravilla, mostrando el punto álgido de la carrera de los de Jagger, conteniendo su disco original diez canciones, posteriormente ampliadas en una Box Set en su reedición de 2010 por el 40 aniversario de la publicación del disco que incluye 33 temas con versiones de canciones de B.B. King, Ike & Tina Turner, o canciones suyas no incluidas en el original como Prodigal Son o (I Can’t Get No) Satisfaction. El set original inicia con la icónica y maravillosa Jumpin’ Jack Flash y los acordes inconfundibles del riff de Richards inundándolo todo, dejando paso luego al cover de Chuck Berry Carol, Stray Cat Blues y Love in Vain de Robert Johnson, reafirmándose la querencia al blues de los cantos rodantes. Un Midnight Rambler de 9 minutos deja paso a la hipnótica Sympathy For The Devil, siguiendo con Live With Me, otra de Chuck Berry con Little Queenie, la espectacular y enrollada Honky Tonk Woman y por último la reivindicativa Street Fighting Man.
Este directo supone un hito en la carrera de los Stones por varios motivos: en primer lugar es un reencuentro con un público americano que les adora y que engancha muy bien con ellos y por otro lado es su punto culminante, en el sentido de que sus canciones empiezan a ser mitos, su Rock and roll estaba cambiando hacia algo más psicodélico y sofisticado y se nota en algunos temas. En mi opinión es su mejor álbum en vivo, supera al moderno Flashpoint (1991) o al Love You Live (1977) con creces, aunque estos dos cuenten con la ventaja de la técnica y de la remasterización de su parte. Por otro lado, su inolvidable portada ( que enseña a Watts a modo de músico ambulante llevando su batería a lomos de un burro) no es la clásica de un LP en vivo, ni el título es todo lo correcto que se deseara, apelando a una expresión yanqui que puede interpretarse de varias maneras ( desmelénate, dalo todo o incluso enseña las tetas). Enorme disco, enorme banda, enorme momento de la historia del Rock and Roll. I’m Jumpin’ Jack Flash It’s a Gas, Gas, Gas…!

Best Live Albums #19: Bob Seger & The Silver Bullet Band- Live Bullet


Buenas Noches, como todos los viernes de este año, 365RadioBlog os ofrece una selección de los mejores discos en directo de la historia; en el caso de hoy nos centraremos en una banda con líder principal y el directo editado en 1976 que ofrecieron los días 4 y 5 de septiembre de 1975 en el Cobo Hall de Detroit. Estamos hablando de Bob Seger & The Silver Bullet Band, uno de los mayores exponentes del Heartland Rock ( típico de la Costa Este estadounidense y dirigido a los blancos de la clase media trabajadora, con ilustres miembros en sus filas como John Cougar Mellencamp y Bruce Springsteen), con un arrebatador directo de 70 minutos de duración – bastante largo para lo que se solía editar en la época en vivo-, dos discos y quince canciones ( en la reedición remasterizada en CD de 2011 se incluyó un tema adicional, I Feel Like Breaking Somebody’s Home) que supuso toda una revolución en la época.
Con un elenco de auténtico lujo, Bob Seger contó en la Silver Bullet Band con gente tan increíble como Drew Abbott a la guitarra principal, Alto Reed a los vientos, Robyn Robinson a los teclados, Chris Campbell al bajo y Charlie Allen Martin a la batería ( que luego sería sustituido por el grandísimo ex batería de Grand Funk Railroad Don Brewer).
El disco comienza con la increíble versión del Nutbush City Limits de Tina Turner, seguida de Travelin’ Man , completando la cara con Beautiful Loser y Jody Girl. La cara B contiene I’ ve Been Working, la deliciosa representación del life-on-the-road Turn The Page, la icónica U.M.C. (Upper Middle Class), una fantástica versión de la maravillosa Bo Diddley, seguida de su mejor canción en mi opinión de este disco, Ramblin’ Gamblin’ Man, con la premonitoria Heavy Music, la preciosa Katmandu ( una de las joyas del disco y del repertorio de la banda). El set final lo componen Lookin’ Back, Get Out Of Denver y Let It Rock.
Aunque en el disco no se incluyen los dos éxitos más importantes de Seger y su banda – Old Time Rock and Roll y Against The Wind– este Live Bullet está considerado como una de sus obras cumbre, si no la más importante, debido a su despliegue sonoro y su magnífico repertorio aderezado de una explosiva mezcla de versiones y canciones propias, siendo uno de los primeros discos en directo del incipiente AOR o Adult Oriented Rock.
Por otro lado, según la mayoría de críticos musicales, este Libe Bullet marcó un hito radiofónico, porque, damas de ser considerado como uno de los mejores álbumes en directo de todos los tiempos, las radio station norteamericanas comenzaron a pinchar incesantemente sus canciones, lo que creó una cultura imborrable de música en directo e hizo que Bob Seger & The Silver Bullet Band fueran capaces de tocar poco después, en 1976 , en el Pontiac Silverdome de Detroit ante casi 80.000 personas, dando pie al inicio de los macroconciertos tal y como hoy los conocemos.
En mi caso, me es muy complicado dejar de escuchar esta obra maestra una vez que he comenzado, es uno de los discos en vinilo a los que más aprecio le tengo, y desde los primeros acordes del Nutbush… el buen rock and roll empieza a fluir por mis venas.

Best Live Albums #9: Nirvana- MTV Unplugged in New York


Buenas, hoy en 365RadioBlog regresamos con una nueva entrega de la serie Best Live Albums en la que repasamos los mejores discos en directo. Esta noche le toca a uno de mis grupos fetiche, uno de mis ídolos y uno de los LPs en directo a los que tengo más estima, por su frescura, originalidad y calidez. Estoy hablando, por este orden, de Nirvana, con su frontman Kurt Cobain al frente, y del maravilloso concierto Unplugged (acústico, en este caso semiacústico) que los de Seattle grabaron en los estudios Sony Music de Nueva York para la MTV un 18 de Noviembre de 1993, aunque no salió publicado hasta casi un año después, el 1 de noviembre de 1994. Desgraciadamente, para entonces, Kurt ya nos había dejado.
Esta auténtica joya básica ( en el doble sentido de imprescindible y de concierto básico o acústico) responde afirmativa y rotundamente a la pregunta de si Nirvana eran capaces de una vez por todas de dar la talla en directo, con una puesta en escena soberbia, un elenco inigualable, contando con el apoyo del futuro guitarra de Foo Fighters Pat Smear, de la violonchelista Lori Goldston y de los hermanos Curt y Cris Kirkwood, The Meat Puppets, interpretando junto a Nirvana dos de sus temas; y una selección de canciones y versiones absolutamente fantástica.
El disco abre con About a Girl, lo mejor de su primer LP, Bleach (1989), pero mejoradísima en su versión Unplugged.; el mítico Come As You Are no pierde ni pizca de la intensidad que despedía en el inmejorable e histórico Nevermind (1991) y da paso a un genial cover de The Vaselines, Jesus Doesn’t Want Me For a Sunbeam, continuando con en mi opinión lo mejor de este disco y una de las cimas de su carrera: la preciosa y eterna versión del tema de David Bowie The Man Who Sold The World, donde Kurt se sale literalmente a la voz y guitarra -no en vano era su canción favorita-.
Pennyroyal Tea del In Utero, Dumb y Polly ( que parecen la misma canción) dan continuidad a la melancólica Something in The Way para abrir el mini concierto de los Meat Puppets con sus tres temas, Plateau, Oh Me y Lake Of Fire. La sublime All Apologies y otra versión de un clásico folk arreglada por Leadbelly, Where Did You Sleep Last Night?, cierran una histórica actuación acústica donde tanto Kurt como Novoselic y sobre todo Dave Grohl a la percusión se salen del todo, siendo sin duda el mejor directo de su corta vida como banda.
Todo un homenaje de Nirvana a sus fans entre los que me encuentro, que, a modo póstumo, nos quitó la pena y el mal sabor de boca de la pérdida del gran icono del grunge y que siempre revisitaremos saboreando sus melodías ásperas llenas de lirismo urbano y melancólico. En mi modesta opinión, el mejor Unplugged jamás grabado junto quizás el de Eric Clapton y el de los también grunge Alice in Chains…pero esas serán otras historias.