Deporte & Música #7: Carros de Fuego


Carros de Fuego. Un increíbe canto a la superación humana y a la solidaridad por encima de todo. Sé que debería haberla incluido en la sección Cine & Música, pero entiendo que aquí el significado del deporte como nexo de unión entre personas de distinta índole y como reconocimiento e integración de las mismas en una sociedad que avanza hacia una apertura que aún no ha conseguido, es más importante que el hecho de que este film, ganador de cuatro oscars en 1982 (entre ellos mejor BSO al mítico Vangelis), represente estos valores en mi opinión fundamentales.
Chariots of Fire es la historia verídica de un grupo de atletas británicos que se enrolaron en la aventura Olímpica de París 1924, donde hicieron historia consiguiendo un éxito sin precedentes.
Dicho grupo, heterogéneo como pocos, está compuesto por un pastor escocés presbiteriano, Eric Liddell, personificación del talento; Harold Abrahams , un judío inglés que intenta mediante el atletismo ser aceptado en la sociedad y consigue el laurel olímpico a base de tesón, lucha y esfuerzo y un miembro de la alta sociedad para el que la vida es un juego y que mediante el espíritu de superación y el compañerismo consigue alcanzar grandes cotas.
Si fabulosa es la película no menos excelente es su banda sonora, a cargo del griego Evangelos Odysseas Papathanassiou, más conocido como Vangelis, ex miembro del grupo pop Aphrodite´s Child junto a Demis Roussos y uno de los estandartes del New Age y de las bandas sonoras (Blade Runner y 1492: La Conquista del Paraíso son también obra suya).
Esa escena en la playa con todo el equipo corriendo al unísono en un fantástico travelling visual y con la coreagrafía espectacular de un increíble acompasamiento musical ( parece que están siguiendo el ritmo de la música mientras corren a cámara lenta), es una de las escenas míticas del cine actual.
Además curiosamente es una de las primeras cintas que incorporan música actual en un ambiente de época anterior (en este caso los años 20)
Inspiradora, sublime, hechizante, pocos adjetivos más puedo añadir a esta oda estética y espiritual al deporte olímpico. Londres 2012, en su ceremonia de inauguración, quiso rendir un simpático homenaje al largometraje con una parodia genial del gran Rowan Atkinson (Mr.Bean). Desternillante.
Junto a la banda sonora de Rocky, Carros de Fuego es un himno a la motivación y al espíritu de lucha de cada uno de nosotros. Precursora e impulsora del runnning y el jogging en los ochenta, pervive hoy día como cuna de estas prácticas.