El Poeta Tranquilo


Leonard Cohen. Nacido en Montreal y proveniente de una de las familias judías más notorias de Canadá, este polifacético artista, poeta de cuna, licenciado universitario, pero cantante de vocación, fue definido como uno de los compositores más fascinantes y enigmáticos de finales de los sesenta. Su porte tranquilo, seguro de sí mismo, con personalidad a raudales y con una voz ronca y personalísima, hacen de su música un sello inconfundible.
Su debut en la canción, con una etapa previa dedicada a la poesía (lo que se nota sobremanera en sus letras influenciadas por García Lorca, Irving o Walt Whitman),fue por la puerta grande con su primer disco Songs of Leonard Cohen, de 1967, en el que se incluían canciones como esta Suzanne o So long, Marianne. Temas para el recuerdo, inolvidables.
Después le seguirían trabajos en los que se incluirían delicias sonoras como Bird On A Wire, A Singer Must Die , Who By Fire o Death of a Ladies Man, con los que consolida su carrera como uno de los cantautores más importantes de los setenta.
Entró el bueno de Cohen con fuerza en los ochenta con su LP de 1984 Various Positions, de la que se rescata una Hallelujah que pasó sin pena ni gloria pero que rescató del olvido John Cale e inmortalizó el malogrado Jeff Buckley.
Pero para mí su gran álbum es I’m Your Man, de 1988, donde tenemos verdaderas joyas sonoras como First We Take Manhattan, Everybody Knows o I’m Your Man.
Talento, vanguardia, personalidad, actitud, compromiso…no se puede definir mejor a Cohen que con estos adjetivos, fruto de un tesón y unas ganas por aprender y dar al mundo lo mejor de sí mismo.
Susanne Takes You Down To Her Place Near The River…