Estranguladores Vanguardistas


The Stranglers. Banda formada en Guildford, Surrey, UK (en un inicio como Guildford Strangers) en 1974 por el batería Jet Black, el bajista Jean-Jacques Burnel, el guitarra rítmico y vocalista Hugh Cornwell , que abandonaría la banda en 1990, y el tecladista Dave Greenfield, caracterizada por pasar por muchas fases creativas y estilísticas que le confieren una aureola de grupo precursor y transgresor a partes iguales: precursor por ir paulatinamente probando estilos como el punk, el ska, el post punk, el new wave con el uso de teclados y sintetizadores ya desde su primer álbum, el maravilloso Rattus Norvegicus (1977) con el single que llegó al número 4 en listas británicas, (Get A) Grip (On Yourself), de corte más clásico y otro tema más rompedor y de aires más reggae como Peaches, el cual fue aclamadísimo y resulta ser uno de los éxitos más reconocibles de la banda aún hoy día, sin olvidarnos del enorme No More Heroes, mi tema favorito de los de Guildford, o el cadencioso Golden Brown, que aparece en la banda sonora del film de Guy Ritchie Snatch (Cerdos y Diamantes)
De peor a mejor en orden descendente estos son nuestras canciones favoritas de The Stranglers: Who Wants The World?, Norfolk Coast, Something Better Change, Walk On By (cover de Dionne Warwick), Strange Little Girl, Always The Sun, (Get A) Grip (On Yourself), Golden Brown, Peaches y No More Heroes.
Un repertorio ecléctico, pasando de temas ska y reggae, a otros rozando el punk, muy en la línea Talking Heads ( aunque Stranglers quizás no llegarán ni al carisma ni a la calidad de los de Byrne), decantando se progresivamente por un sonido más electrónico, con más presencia de sintetizadores y coros más edulcorados, señal inequívoca de un cambio de estilo global que afectó a casi todos los grupos que entraron en los ochenta desde los setenta.
The Stranglers, que publicaron joyas como No More Heroes (1977), La Folie (1981), Feline (1983), Aural Sculpture (1984), Dreamtime (1986), o Stranglers in The Night (1992)- ya sin Cornwell-, y que hace poco en 2012 publicaron su último álbum, se encuentran sin lugar a dudas entre el selecto grupo de bandas que sobrevivieron al paso del tiempo no tanto por su repertorio como por su personalidad y estilo innovador que sirvieron de ejemplo a bandas posteriores, sin ir más lejos, The Clash, que bebieron de sus fuentes sonoras y que predicaron su ejemplo en vivo como pocos lo han hecho.
Whatever Happened To The Heroes…?

Anuncios

Best Live Albums #22: Bob Marley & The Wailers-Live!


Buenas noches, hoy 365RadioBlog os trae una nueva entrega de la serie Best Live Albums, en la cual os proponemos los que para nosotros han sido o son los mejores álbumes en directo de la historia. Hoy le toca a una auténtica leyenda, un fenómeno sociológico incluso venerado pseudo religiosamente que encumbró un estilo nuevo, floreciente y fruto del mestizaje racial y cultural imperante en su país de origen , Jamaica, como fue el reggae y el movimiento ideológico rastafari que lo sustentaba: estamos hablando del disco en vivo grabado por Bob Marley & The Wailers los días 18 y 19 de julio de 1975 en el Teatro Lyceum de Londres, y que fue publicado el 5 de diciembre del mismo año, el cual supone uno de los momentos álgidos del estilo jamaicano por antonomasia y de la carrera de Marley y sus queridos Wailers en particular.
El LP, como tantos otros de la época que hemos ido repasando por aquí, se nos queda un poco escaso en cuanto a duración, recogiendo únicamente 45 minutos y ocho canciones – justo la mitad de las que tocaron esa noche-, aunque la calidad y energía que las mismas transmiten dan para muchísimo, denotando claramente que Marley y los suyos se encontraban en un momento excelente de su carrera.
El elenco ejecutor de esta joya estuvo formado por Bob Marley a la voz y guitarra rítmica, junto a sus Wailers ( que habían sustituido recientemente a los originales Peter Tosh y Bunny Wailer) Al Anderson, Tyrone Downie a los teclados, Aston ” Family Man” Barrett a los teclados. Carlton Barrett a los tambores, Alvin ” Seeco” Patterson a la batería y percusiones y las espectaculares I Threes ( Rita Marley, Judy Mowatt y Marcia Griffiths ), a los coros.
El disco comienza con un soberbio Trenchtown Rock, con un enardecido público cantándola, continuando con Burnin’ and Lootin’ para seguir con otra favorita del respetable, The Belly Full (But We Hungry), que deja paso a Lively Up Yourself y el momento álgido de la noche, un espectacular No Woman No Cry que sería inmortalizado en video y supondría uno de los flashes más identificables de la carrera de Marley.
El álbum continúa con la esplendorosa y adalid del reggae I Shot The Sheriff, delicia jamaicana en toda su expresión, a la que le sucede la comprometida y combativa Get Up, Stand Up, una de mis favoritas por su cadencia hipnótica pero pseudo bélica a su vez. Cierra el acto un fabuloso Kinky Reggae de siete minutos y medio para enmarcar.
Se quedaron en el tintero canciones que sonaron esa noche como Natty Dread, Rebel Music o Concrete Jungle, pero la inspiración, el talento, el ritmo, el estilo, el curioso lenguaje dreadlock, el compromiso, los ideales rastafari, la estética reggae que lo inundaba todo, y sobre todo y ante todo el carisma de un tipo llamado Robert Nesta Marley y sus Wailers, quedaron para siempre inmortalizados en un disco fundamental para entender el género y a su máximo exponente.
En la Expo 1992 de Sevilla, en el pabellón de Jamaica, únicamente se había instalado un autobús con los colores verde amarillo y rojo, una pantalla gigante y el video de este Live! soando y proyectándose una y otra vez. ¿Y qué o quién mejor que el reggae y Bob Marley para representar la esencia de Jamaica?.
No Woman No Cry…!

Ciudades del Rock #11: Estocolmo


Estocolmo. Stockholm. La ciudad de las mil islas, a orillas del lago Mälaren, llamada La Venecia del Norte. La capital sueca, con casi un millón y medio de habitantes es desde su fundación un importantísimo centro comercial, naval, económico, industrial y lúdico que la ha convertido en una referencia mundial en cuanto a belleza (aparte de sus famosas habitantes), su arquitectura colorida y preciosista aunque sobria, su bagaje cultural (con el ayuntamiento, famoso por ser sede de la entrega de los premios Nobel, por el barrio de Söndermalm, cuna de Ingrid Bergman y Greta Garbo), su modelo a protección del medio ambiente, posibilitando la pesca del salmón junto al parlamento, o su fabulosa Fiesta del agua en agosto, donde todos los suecos se lanzan a la calle en una explosión de color.
En cuanto a la música, Suecia tiene un bagaje muy importante, puesto que se ha fomentado siempre en colegios y universidades, lo que ha dado como resultado una eclosión de artistas muy importante. En este Post no sólo hablaremos de músicos holmienses, sino que ampliaremos el radio a toda Suecia, pues todos de una manera u otra pasaron por Estocolmo como parte de su formación artística.
En los años sesenta caló mucho en el país escandinavo el pop Beatles y sus variantes, saliendo grupos locales que los emulaban, hasta que empezaron a surgir bandas con identidad propia, practicando un pop muy conectado con elfolklore nórdico, tal es el caso de un grupo legendario como ABBA, precursores del pop bailable y eurovisivo (por cierto, Suecia es uno de los países que más certámenes de Eurovision ha ganado) y con millones de seguidores en todo el mundo. Otra banda conocida en los setenta por sus aires discotequeros fue Blue Swede (que versionearon el Ukashakauka). En los ochenta- noventa se produjo la eclosión del pop sueco con el dúo Roxette como estandartes, seguidos de cerca por los hermanos Neneh Cherry, Eagle Eye Cherry y Titiyo, la holmiense de origen etíope Emilia, los comercialísimos y discotequeros Ace Of Base, Army Of Lovers, Miike Snow, más recientemente Icona Pop, la euro ganadora Loreen, Little Dragon, Caramell, The Royal Concept, The Flower Kings o After Dark. En un escalafón más rock nos encontramos a los fabulosos Cardigans con la explosiva Nina Persson al frente, con Diamond Dogs, Fake, Tove Lo, el joven y prometedor dúo femenino First Aid KitAce Wilder, el ínclito Jay Jay Johansson o Peter Björn and John.
Con el rock por bandera y el garaje como refugio tenemos a varias bandas como Mando Diao, The Hives, The Sounds, Passenger o The Vectors, pero donde realmente hay una escena consolidada en Estocolmo es en el metal, con sus abanderados del nu Metal rapeado Clawfinger, Headplate, los Hard rock Eclipse y H.E.A.T., los famosísimos Heavy-moñas Europe, los grandes Hellacopters, los oscuros Treblinka, Therion y Opeth. Dentro del punk rock tenemos una escena también interesante con The Nomads, Satanic Surfers o Perkele.
Por todo ello, podemos decir que Estocolmo – y Suecia por extensión- no se reduce sólo a cuatro grupos pop sino que abarcan una extensa gama de sonidos y estilos que enriquecen más aún el bagaje cultural de este hermoso lugar.

Ska & Reggae= Desmond Dekker


El origen del Ska y el auge del reggae como estilo tienen un claro nombre: Desmond Adolphus Dacres, conocido como Desmond Dekker.
Este genial jamaicano, precursor de estos estilos y antecesor de otros grandes de la isla como Jimmy Cliff , Peter Tosh o Bob Marley, comenzó su carrera hacia el éxito junto a su grupo de apoyo The Aces con este su gran hit, Israelites.
Tal repercusión tuvo el tema, que el Ska se dio a conocer en UK en pocos años y se reinventó con el subgénero llamado 2tone o segunda ola (de ritmo más rápido que el original y con representantes como The Specials).
Es un estilo que mezcla ritmos afro caribeños autóctonos de Jamaica con el Rythm & Blues influencia de los Estados Unidos.
En cuanto a Dekker, se instaló en el Reino Unido donde siguió su carrera hasta su fallecimiento en 2006. Nos legó temas como el archiconocido en Jamaica King Of Ska, Parents, Get Up Edina o Mount Zion. Como curiosidad, el título de uno de sus LPs del año 80, llamado irónicamente Black & Dekker…
Oh Me Israelites…!

La canción que cambió un régimen

Jo’anna dirige un país, gobierna en Durban y en Transvaal, hace feliz a pocos de ellos, el resto le da igual,mantiene a los hermanos oprimidos, pero si se presiona, se puede hacer ver a Jo’anna que todos vivamos como iguales.

Este es el primer párrafo de la última canción que censuró el régimen del Apartheid en Sudáfrica en 1988. Dicha canción pertenecía al LP Barefoot Soldier del cantante antillano Eddie Grant, antiguo miembro de The Equals y habitual intérprete de Ska, Reggae y Soca. Por eso resulta curioso que dado su estilo musical desenfadado y jovial, el bueno de Eddie se metiera en esos fangos políticos y reivindicativos que no le pegaban.

Pero dio resultado, a nivel ventas partió la pana y colocó el single en el Top 10 de UK siendo número uno en varios países; a nivel social, concienció al mundo del problema sudafricano y dentro de Soweto se armó la gorda con revueltas y protestas que poco a poco fueron haciendo que el régimen se abriera. Todo con el Gimme Hope Jo’anna por bandera.

El resto de su discografía no es desdeñable pero si más modesta, con temas como I Don’t Wanna Dance, Livin’on the Frontline o Do You Feel my Love. Sus últimos discos son uno de versiones y otro en el que se pasa al estilo Ringbang.

Gimme Hope Jo’anna, gimme Hope…!

La Leyenda del Reggae


Pocas figuras en la música han sido tan reverenciadas, idolatradas,mitificadas e incluso deificadas como este jamaicano mulato, rastafari e inmortal que nos dejó antes de tiempo: Robert Nesta Marley Booker, mundialmente conocido como Bob Marley, el legendario impulsor del reggae como un estilo universal y del estilo de vida rastafari como una seña de identidad inherente a partir de entonces a la sociedad jamaicana.
Hijo de un marinero británico y de una afro-jamaicana creció en el suburbio de Nine Miles y poco a poco se fue interesando en la música de Ray Charles, The Drifters o Curtis Mayfield hasta que se juntó con Bunny Wailer y Peter Tosh fundando los Wailers, el primigenio grupo con el que empezaría a cosechar hit tras hit. Sus inicios en 1966 coincidieron con la visita del emperador de Etiopía Hailè Selassiè, quien quería promover el movimiento rastafari en Jamaica, hecho definitivo en el estilo, influencias y música de Bob y sus Wailers en adelante.
Musicalmente, las influencias antes citadas unidas a los ritmos caribeños como el calipso o el ska formaron una cadencia suave pero incesante con ritmo y sentimiento a la que llamaron reggae. Ya Desmond Dekker y algún otro la practicaba, pero el espaldarazo definitivo vino de mano de los rastas.
Himnos como I Shot The Sheriff, Three Little Birds, Is This Love?, Buffalo Soldier, One Love,  Exodus o el baladón Redemption Song, elevaron a Marley a la categoría de mito, a pesar de que fuera del escenario su vida desordenada (catorce hijos de ocho mujeres y adicción a la marihuana y demás drogas) no fuera precisamente ejemplar.
Su prematura muerte a causa de un quiste no extirpado a tiempo a los 36 años de edad ayudó a avivar la leyenda de este impenitente rastafari con alma de vagabundo. Nunca se le olvidará.
No Woman , No Cry…!

La Mano de Manu

A mediados de los ochenta , Manu Chao, parisino hijo de emigrantes gallegos y muy metido en la escena musical alternativa del país galo, se juntó con su hermano Antoine y su primo Santi Casariego para formar su propia banda, a la que bautizaron Mano Negra (en honor sus antepasados anarquistas y a un cómic francés que hacia referencia a la organizacion).
De aquí salió una mezcla de rock, ska, funk, rap, salsa,cumbia,reggae ,incluso folk andino, reunidos en discos gloriosos como Patchanka ,Puta’s Fever o Casa Babylon y plasmados en canciones como Mala Vida, Patchanka, King Kong Five, Noche de Acción o las originalísimas Señor Matanza y Santa Maradona.
En definitiva, grupo ecléctico donde los haya, multilingüe, de múltiples estilos y con muchísima influencia en el devenir posterior de las bandas francesas y latinoamericanas. Manu Chao seguiría el legado en solitario…pero ese es otro capítulo….
Mala vida…!

Los parados cantan al Rey

UB40, en UK, es la tarjeta del desempleo. UB40, en el mundo de la música, es el gran refrente del reggae blanco. Estos ex-desempleados de Birmingham, con el gran Ali Campbell al frente, cosecharon ya en los ochenta multitud de exitos (Red Red Wine, Guilty o I Got You Babe junto a Chrissie Hynde), reafirmándose en los noventa como una superbanda, quizás más comercial, achacándoseles que pocas veces cantaban algo suyo, siempre covers.

En este caso, versionean al gran Elvis Presley, eso sí a su estilo, para la BSO de la peli de Sharon Stone “Sliver”(Acosada).