Sombras de Guitarras Mágicas


The Shadows. Banda británica formada en 1958, originalmente llamada The Drifters, compuesta por el excelso guitarrista Hank Marvin, junto al guitarra rítmica Bruce Welch, el batería y pianista Brian Bennett y el bajista Jet Harris ( que en 1962 se marcharía) y eventualmente siendo banda de acompañamiento durante algún tiempo del carismático cantante británico y vencedor de Eurovisión Cliff Richard, con el que figuraron durante una época como Cliff Richard & The Shadows , y con el que obtuvieron éxitos como I’m Walking, I Gonna Get You, She’ s Gone, La más famosa de todas Move It o Twenty Flight Rock entre 1959 y 1960.
Pero por lo que es conocida realmente esta banda de skiffle es por sus asombrosas composiciones instrumentales, llenas de riffs doblados muy al estilo surf americano pero con su toque británico, con un Hank Marvin haciendo de las suyas con rasgados increíbles , reverberaciones y trémolos,  estando muy bien respaldado por Welch y Bennett en la sección rítmica.
En nuestra opinión sus mejores joyas instrumentales, que por otro lado seguro que suenan a la primera escucha, ya que pertenecen a la banda sonora de la historia del Rock, son estas, ordenadas de peor a mejor en orden descendente: Peace Pipe, Kon-Tiki, The Frightened City, Wonderful Land, FBI, Moonlight Shadow (fabulosa versión del clásico de Mike Oldfield), Midnight, The Stranger, Let Me Be The One ( con la que participaron en Eurovisión en 1975), Johnny Guitar, Little B ( increíble solo de batería a cargo de Bennett) y su gloriosa Apache, que me recuerda a multitud de películas del género Western que veía con mi abuelo en mi infancia. Destacar también sus múltiples colaboraciones, como por ejemplo con Mark Knopfler.
The Shadows son un legado musical al buen gusto, una oda a las cosas bien hechas, a la corrección y la devoción por unos instrumentos pulcramente tocados con melodías perfectamente ejecutadas.
Sirva esta entrada de homenaje a todos aquellos de la generación de mis padres que en los años cincuenta y sesenta vivieron en una constante banda sonora de The Shadows, y eso , al fin y al cabo, les alegró un poquito más la vida.