The Trashmen : Surfin’ Bird

Hoy hablaremos de un fenómeno que se daba mucho en los albores de la industria musical del rock: nos referimos a los grupos que tomaban una canción o parte de ella y la hacían suya sin ningún miramiento, sin pedir permiso, únicamente porque les gustaba o porque se la habían recomendado, o simplemente entregado para grabarla. Eran tiempos donde imperaba la impunidad en cuanto a los derechos de autor, donde el artista o compositor no estaban lo suficientemente protegidos y algunos buitres disfrazados de representantes iban ofreciendo las canciones de un banda a otra. Esta es la historia de uno de los mayores plagios  del rock en sus inicios, porque no fue una canción la  que se plagió… fueron dos.

En 1963, The Trashmen era un grupo de Minneapolis basado en el incipiente sonido Surf, (el cual a su vez había surgido del garaje pero incorporando largas líneas de riff de guitarra melódica), y su trayectoria era más bien modesta, hasta que ese año oyeron dos canciones que tocaban en directo The Sorensen Brothers y un disc jockey local les convenció para que las versionearan. Dichas canciones eran Bird Is The Word y Papa-Oom-Mow-Mow, ambas del cuarteto afroamericano The Rivingtons, los cuales mezclaban el doodoowap coral de voces armónicas con el rock and roll.

Así pues, The Trashmen publicaron Surfin’ Bird como single el 13 de noviembre de 1963, producido por Jack Bates a través del sello Garrett, consiguiendo alcanzar el número 4 en listas US y vendiendo la friolera de 32.000 copias solo en su primera semana, mediante la fórmula de mezclar ambas canciones y hacerla una sola, incluyendo un frenético ritmo y añadiendo la voz nasal del batería y cantante Steve Wahrer, el cual añadía movimientos de ave en el escenario para mayor regocijo de su fans. El problema fue cuando Wahrer incluyó como autores  de “su” canción a The Trashmen‘, ante lo cual  The Rivingtons, que en un principio habían transigido en que estos les cogieran prestados los temas, se querellaron consiguiendo que en los créditos figuraran los autores originales: Frazier, White, Turner y Wilson.

Al final, The Trashmen lograron grabar su disco Surfin’ Bird (1964), el cual se convirtió en un gran éxito, aunque la fiebre del sonido surf se fue diluyendo con la llegada de la British Invasion y acabaron disolviéndose en 1967, si bien luego se volverían a reunir en 1982 hasta la muerte de Steve Wahrer en 1989. Luego han hecho tours a partir de 2007 junto a bandas del Revival surf como The Neanderthals, The Boss Martians o The Untamed Youth.

Sobre estas líneas os dejamos varias actuaciones de The Trashmen, una de 1965 y otra de 2008. Bajo estas líneas os dejamos las originales de The Rivingtons, Surfin’ Bird (titulada originalmente Bird Is The Word) y Papa-Oom-Mow-Mow, donde se puede apreciar el cambio de estilo respecto a The Trashmen.

Surfin’ Bird ha tenido muchas versiones de gente ilustre como The Cramps, The Ramones ( mi cover favorito, incluido en su LP de 1978 Rocket To Russia) la banda techno Orbital, los australianos Silverchair o The Queers.

En lo que a formar parte de una banda sonora se refiere, Surfin Bird aparece en la mítica película de Kubrick La Chaqueta Metálica (1987), en una escena apoteósica. También aparece en la serie animada Family Guy en un hilarante sketch y la tenemos asimismo la versión de Big Bird ( en España Caponata) en el programa Sesame Street.

Surfin Bird es toda una paranoia sonora, precursora del sonido surf unido a los juegos vocales, en la cual The Trashmen basaron su repertorio y que ha sido de inspiración para muchas melodías ulteriores que tienen como nexo en común este pájaro surfero con poco mensaje en sus letras pero mucho ritmo en sus alas. No hay más que ponerles esta canción a dos niños para comprobar los efectos beneficiosos que produce el aleteo de esta ave surfera.

A-well-a, everybody’s heard about the bird
Bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, the bird is the word
A-well-a, bird, bird, bird, well, the bird is the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, well, the bird is the word
A-well-a, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, well, the bird is the word
A-well-a, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, don’t you know about the bird
Well, everybody knows that the bird is the word
A-well-a, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a
A-well-a, everybody’s heard about the bird
Bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, don’t you know about the bird
Well, everybody’s talking about the bird
A-well-a, bird, bird, b-bird’s the word
A-well-a, bird
Surfin’ bird
Bbbbbbbbbbbbbbbbbb, aaah
Pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa
Pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-pa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Oom-oom-oom-oom-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-oom-oom-oom
Oom-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-a-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, ooma-mow-mow
Papa-oom-oom-oom-oom-ooma-mow-mow
Oom-oom-oom-oom-ooma-mow-mow
Ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, ooma-mow-mow
Well, don’t you know about the bird
Well, everybody knows that the bird is the word
A-well-a, bird, bird, b-bird’s the word
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow
Papa-ooma-mow-mow, papa-ooma-mow-mow…

Arizona Baby + Los Coronas = Corizonas


Hoy hablaremos de dos grupos y su fusión en uno, algo bastante insólito en nuestro rock pero que ha dado unos resultados inusitadamente buenos. Esta es la historia de Dos Bandas y un Destino.
Arizona Baby. Trío pucelano formado en 2003 por Javier Vielba a la voz y guitarra, Rubén Marrón y Guillermo Aragón, conocidos por practicar un rock muy influido por el country, con toques de Indie patrio, mezclado con estilo americana, mucho slide, actuales y añejos al mismo tiempo, con un sonido marcadamente fronterizo, con toque Nashville pero también El Paso, y sobre todo y ante todo: bestialmente buenos en directo.
Tres LPs les contemplan, el autoeditado Songs to Sing Along (2005), del que rescataremos So Sincere, Survive y I Feel Alright; su segundo disco, Second To None (2009), con temas como Shiralee, mi favorito The Truth o Dirge; entre medias el EP The Truth, The Whole Truth and Nothing But The Truth (2012) y su nuevo álbum Secret Fires (2014) de donde destacaremos New Road, Wooden Nickles , Don’t Look Back o My Love. Consagradisimos en la escena Indie nacional.
Los Coronas. Grupo instrumental de corte surfero muy al estilo Dick Dale o The Ventures formado en Madrid en 1992 por el antiguo componente de Sex Museum Fernando Pardo junto a David Krahe que a nivel circuito de clubs y salas han partido la pana no sólo en España, donde telonearon a Dick Dale, sino también en Mexico. Tras varios EPs publican también varios discos de larga duración como Gen-U-Ine Sounds o Surfin Tenochtitlán; con composiciones en su mayoría instrumentales como Rockaway Surfers o Runaway.
Y llegó el año 2010, cuando se publica un EP en directo con cuatro canciones titulado Dos Bandas y un Destino, donde ambas formaciones unen sus fuerzas en un delirio Tex-mex-surferos con connotaciones Morriconianas, que contenía versiones de ayer y hoy como Runaway de Del Shannon o Wish You We’re Here de Pink Floyd , con tanto éxito que decidieron fusionarse en un solo grupo, Corizonas, publicando su primer LP, The News Today (2011), y acabarán editando el concierto entero de Dos bandas y un Destino. Con este nuevo concepto, se mezclarán ambos estilos en un interés común lo que les ha dado gran repercusión mediática, sobre todo por unos conciertos llenos de adrenalina Surfero-fronteriza que les hacen un caso inigualable y digno de mención en nuestro panorama Indie, con temas propios como Run to the River o Buenas Tardes, Amigos y trabajadas versiones que sorprenderán a cualquiera por su sonido desgarrador.Descubrimiento muy agradable esta simbiosis rockera. Aunque por separado tampoco me disgustan en absoluto.
Run to The River…!

La Playa de las Buenas Vibraciones


The Beach Boys. Pocas bandas existen en la historia que hayan aportado tanto a la música como estos chicos bien y surferos californianos aficionados a la música pop, Beethoven y Gershwin. Se les debe la experimentación, la innovación, el trabajo de estudio ímprobo y tenaz, el buen gusto por el ritmo, los coros, los nuevos sonidos, la evocación del mar ( su forma de vida), los mensajes pacifistas y de buen rollo, aunque también comprometidos. Su gran visión para rodearse de excepcionales músicos como Al Jardine y su primo Mike Love así como un magnífico productor como Phil Spector, quien les llevaría a la gloria con el magnífico e inigualable Pet Sounds ( mencionado por muchos artistas como su gran influencia y considerado como el Sargent Pepper’s yanqui). Al frente tres hermanos, Carl, Dennis y Brian Wilson, siendo este último el homónimo de McCartney americano ( grandes amigos por cierto), que tuvieron el don de crear algo majestuoso, dando alas a un estilo residual como el Surf rock en primer lugar y yendo mucho más allá con una cadencia psicodélica, progresiva que les auparía a la inmortalidad del Rock and Roll Hall Of Fame.
Tantos son sus éxitos que nos quedaremos cortos pero baste recordar sus principales hits para ver su relevancia: Surfin’ Safari, Surfin’ USA, Wouldn’t It Be Nice (mi favorita sin paliativos), I Get Around, California Girls, Little Deuce Coup, Fun,Fun,Fun, la sublime Good Vibrations, Sloop John B, God Only Knows (sobrecogedora), Here Today o la más moderna Kokomo.
Los calificados Beatles americanos ( más en el plano influencias que en el musical, sobre todo en USA, donde son idolatrados aún hoy día), supieron hacer de la música y el surf un todo, un estilo de vida, un reflejo de su tan manido American Way of Life, en este caso llevado al plano artístico. Definitivamente,a uno le llevan a la playa y le ponen cualquiera de estas joyas y se le alegra el día inmediatamente.
I’m Picking Up Good Vibrations…!