Frank Sinatra : Fly Me To The Moon

A veces sucede que los artistas se benefician del trabajo de otros para sacar provecho del mismo adaptándolo a su idiosincrasia y a sus características vocales y culturales, de tal manera que parezca que el resultado obtenido es única y exclusivamente fruto de su trabajo (o de sus más estrechos colaboradores) y que toda elucubración ulterior a propósito de la procedencia de ese trabajo sea vana y raramente atribuible a alguien ajeno a ellos.
Este hecho fue muy común en el show business norteamericano de mitades de los sesenta, cuando estaba explosionando el fenómeno single y las canciones por sí mismas comenzaron a tener un valor incalculable como vía de éxito inmediato si la misma calaba y gustaba, por lo que hubo verdaderos expertos de búsquedas de temas antiguos ( y no tanto), de calidad y no muy conocidos que se dedicaron a adaptarlos a su conveniencia popularizándolos y en definitiva haciéndolos suyos de una manera irremisiblemente definitiva.

Uno de esos grandes borrowers de la historia de la música fue el grandísimo actor y crooner italoamericano Frank Sinatra, quien sabía mover perfectamente sus hilos para apoderarse de los temas que le hacían tilín y que le iban como anillo al dedo a su portentosa capacidad vocal. Un ejemplo ya lo vimos cuando hablamos de Jim Croce, a quien versioneó Bad Bad Leroy Brown haciéndola suya y pareciendo más antigua que la original. En esta ocasión hablaremos de una de mis canciones favoritas de The Voice – bueno, de las interpretadas por el entre otros muchos artistas-: se trata de Fly Me To The Moon.

Esta espectacular joya de jazz (aunque también se ha convertido en swing incluso bossanova), cuya letra habla de los deseos de alguien de ser encandilado y querido por su media naranja, fue titulada originalmente In Other Words, y su autor fue el compositor neoyorquino Bart Howard, quien la escribió en 1954 para ser cantada en cabarets, principalmente por Felicia Sanders (quien no la grabaría hasta 1959). Debido a su primera estrofa, el tema comenzó a ser conocido como Fly Me To The Moon, aunque pasarían algunos años hasta que Howard le cambiara oficialmente el título. La primera grabación registrada de la canción fue la de Kaye Ballard en ese mismo año en el programa de TV The Mothers in Law a través de Decca Records.En 1956 Portia Nelson la incluiría en su LP Let Me Love You y Johnny Mathis haría lo propio incluyéndola por primera vez como Fly Me To The Moon.

En 1962 Joe Harnell hizo una versión instrumental titulada Fly Me To The Moon- Bossa Nova alcanzando el número 14 en listas, siendo la versión que más lejos llegaría en listas. Así llegamos a 1964, año en que Frank Sinatra la descubre incluyéndola en su LP It Might As Well Be Swing junto al director de orquesta y pianista Count Basie, convirtiéndose en la versión más popular de las mismas y en la que muchos consideran la original. Tony Bennett realizó un cover un año más tarde pero la versión de Sinatra ya se había extendido como la pólvora.

Después de esto, muchísimos artistas  han versioneado el tema ( casi todos basándose en el cover de Sinatra) y tomaremos aquí los ejemplos más relevantes ya que son incontables las veces que se ha retomado.
Tenemos a gente como Shirley Bassey, Nat King Cole o Ella Fitzgerald, monstruos del jazz y del swing que ayudaron a engrandecer aún más el tema.

También artistas como Sara Vaughan,
Tom Jones,
la brasileña Astrud Gilberto o el valenciano Bruno Lomas pusieron su granito de arena en cuanto a versiones de este tema se refiere.

Artistas más contemporáneos también se han sumado a esta gruesa lista como Amy Winehouse, Michael Bublé, la espectacular Diana Krall ( mi version favorita) o su marido Elvis Costello han dignificado aún más esta pieza de jazz universal.

El cine y la televisión también han tenido mucho que ver en difundir este precioso tema con ilustres ejemplos como en el film Wall Street, al inicio de la película Disney Wall E, en Barbarella y también sonó en Pluto Nash.

El film romántico Abajo el Amor también contó con este tema para su score, pero el momento más soberbio de cuantos ha protagonizado Fly Me To The Moon en el celuloide es, en mi opinión, la película Space Cowboys en su escena final, no tiene desperdicio.

Fly Me To The Moon se ha convertido por derecho propio en una pieza universal que es agradecida de reinterpretada y que le debe mucho a un Frank Sinatra que aparte de ser un colosal cantante sabe hacerse como nadie con las canciones. Quien nace maestro muere maestro.

Fly me to the moon and
Let me play among the stars
Let me see what spring is like
On jupiter and mars
In other words, hold my hand
In other words, darlin, kiss me
Fill my heart with song and
Let me sing for ever more
You are all I long for
All I worship and adore
In other words, please, be true
In other words, I love you
Fill my heart with song and
Let me sing for ever more
You are all I long for
All I worship and adore
In other words, please, be true
In other words
In other words
I, I love, I love you

  

Anuncios