Massive Attack : Angel

Las nuevas tendencias musicales siempre generan cierta suspicacia o reserva en quienes nos aferramos cada vez más a nuestros estilos, patrones o referencias musicales, pues es con ellos con quienes hemos crecido, padecido, vibrado y sentido la música en su plenitud, en su máxima extensión y expresión. De hecho, a veces cerramos nuestros oídos y nuestra mente a otros géneros, bien por desconocimiento, bien por fidelidad a nuestros clichés sonoros. Cada vez que suena en la radio una canción de corte electrónico, con efectos, samples, v-coders y demás parafernalia, un servidor cambia de emisora casi automáticamente, con  todos los respetos hacia los aficionados a esta clase de música.

Ver imagen original

Y eso que uno, sin ser del todo omnívoro, sí que suele consumir gran variedad de estilos: principalmente rock  y sus variantes, aunque hay temas pop, blues, country, folk, jazz incluso de ópera y música clásica que me fascinan. El techno ya es otro cantar; salvando dos o tres casos como Kraftwerk, OMD, Devo, Front 242 y algún incunable más, nunca me ha llamado este género en absoluto, sobre todo el House, Rave y demás chunda chunda que se perpetra en las discotecas o fiestas multitudinarias. Aunque el trip hop ya es otra cosa…

Pero, claro, obviamente hay excepciones que confirman la regla y como no podía ser menos, esta es una de ellas. Descubrí esta canción y a su género un día delante de la TV durante los anuncios de un partido del Mundial de Francia 1998, era un spot de Adidas en el que salían Zinedine Zidane y David Beckham, las grandes estrellas del momento. Y de repente pasó algo. Me fijé en esa música, repetitiva, machacona, in crescendo, con una voz en eco repitiendo Love hasta la saciedad al mismo tiempo que el bajo y la guitarra inundaban todo el espacio sonoro, generando una intensidad hasta entonces no escuchada por mis oídos.

Es así como me topé con Angel, tercer single de Mezzanine (1998) a su vez tercer álbum del trío de Bristol, Massive Attack, formado por Robert “3D” Del Naja, Grant “Daddy” Marshall y Andy “Mushroom” Vowles, considerados los padres del Trip Hop, de cuyo estilo ( mezcla de música electrónica, jazz y rock alternativo), son los máximos abanderados junto a los también británicos Portishead.
Angel, grabado en los Christchurch Studios de Bristol, bajo la producción de Neil Davidge a través del sello Virgin, contiene como base el combo del tema Last Bongo in Belgium (1973) de la banda The Incredible Bongo Band.

Massive Attack desmenuza este tema dejando solo su base rítmica y a partir de ahí construye una densa y oscura armonía de bajo, guitarra y samplers, apoyándose ligeramente en un texto contradictorio e inquietante – cantado por el colaborador habitual de la banda Horace Andy– acerca del amor divino y terrenal.
No solo eso, sino que además en el vídeo desarrollan toda una declaración de intenciones con una desconcertante turba de gente persiguiendo a Marshall que pasa a ser perseguida. Caben varias interpretaciones pero una plausible podría ser la de seguir tus propias tendencias sin importarte lo que digan o hagan los demás.

Esta brutal muestra de inventiva y vanguardia sonora ha sido versioneada por varios artistas y utilizada en multitud de campañas publicitarias como la de Adidas anteriormente citada o la de Hugo Boss en 2010 con Ryan Reynolds.
Como versiones destacaremos la de Sepultura y la de los sorprendentes Tame Impala.

Asemas de todo esto, Angel ha tenido la oportunidad de ser conocida por aparecer en varias películas como Snatch ( Cerdos y Diamantes), en una gloriosa escena de furia a cargo de Brad Pitt.

En definitiva, grandísimo ejemplo de evolución musical el de este trío de Bristol que no sólo se ha quedado aquí, ya que con cinco discos en su haber pueden presumir de repertorio con temazos como Teardrop o Unfinished Simpathy.
Me reitero en el hecho de que la música electrónica no es mi fuerte pero reconozco que bandas tan eclécticas, inteligentes e innovadoras como Massive Attack pueden hacer que uno vea ( y oiga) las cosas de otro modo.

You are my angel
Come from way above
To bring me love

Her eyes
She’s on the dark side
Neutralize
Every man in sight

To love you, love you, love you …

You are my angel
Come from way above

To love you, love you, love you …

Anuncios

Annabel y Ricitos de Oro


Goldfrapp. Dúo británico procedente de Londres formado en 1999 por la cantante y frontwoman de la banda, Alison Goldfrapp , junto a su socio Will Gregory, famosos por practicar un pop que ha ido transitando desde unos inicios de electrónica experimental con melodías eléctricas con cierta dosis glamour en cuanto a imagen y ritmo sin copado se refiere dirigiendo paulatinamente sus pasos hacia un estilo más sosegado, más poético y melancólico, incluso de banda sonora, épico, alternando estas dos variables a lo largo de toda su carrera hasta su último álbum.
Su disco de debut, Felt Mountain (2000), está impregnado de una estética de postguerra, de cabaret, mezcla de romance y misterio con el que juega la increíble voz de la rubia Alison, en temazos como Lovely Head, Human, Pilots o la fantástica Utopia.
Con su segundo álbum, Black Cherry (2003), los británicos son elogiados por la crítica por su mezcla de aires retro y electro pop vanguardista, con relevancia para el glam rock y el synth pop a partes iguales en temas como su hit Strict Machine, Train, Twist o Black Cherry.
Supernature (2005), continúa en la línea de su predecesor aunque es más previsible, ya que se explota la misma fórmula de éxito con una d sus canciones más famosas, Ooh La La y un videoclip espectacular, además de Number 1, inspirada en Donna Summer y otras como Ride a White Horse o Fly Me Away.
En Seventh Tree (2008) le dan más relevancia al surrealismo, inspirándome en los aterciopelados cuentos para niños británicos pero con una estética y ambientes más inquietantes, más lados del brillo glam del anterior trabajo. A & E, Happiness, Caravana Girl y Clowns así lo atestiguan.
Su quinto LP, Head First (2010), mezclan las dos tendencias naturales de la banda, el glamour del suntuoso pop con el lirismo dramático, destacando la sublime Rocket por encima de todo lo demás. En 2012 el dúo pública The Singles como un grandes éxitos que tenía que llegar sí o si.
Así llegamos a su en mi opinión obra maestra, su sexto y hasta la fecha último disco, Tales of Us (2013), donde se refleja todo lo que ha sido la banda a través de los años en melodías de puro lirismo como este Annnabel o Drew, Jo o Alvar, virando hacia un sonido más ambiental e intimista, ayudados por los excelentes videoclips de la pareja de Alison, Lisa Gunning, donde se plasma toda la delicadeza mística y minimalista de la banda.
Me quedé boquiabierto al ver como una banda que no me interesaba mucho estilísticamente con su electroglam de sus inicios, era capaz de desarrollar una sensibilidad escénica cercana a las canciones de Shirley Bassey para James Bond o darle un cariz si cabe barroco a su sonido.
Muy interesante propuesta la de estos dos genios británicos, el arreglista y polifacetico Gregory y la carismática Alison ( que se empeñó en poner su apellido a la banda y así fue)m con una voz delicada pero estridente a la vez y un sentido de la sensibilidad fuera de lo común.
When You Dream You Only Dream Your Annabel…!

Lana, la Nueva Diva


Lana Del Rey. Nacida Elizabeth Woolridge Grant un 21 de junio de 1985 en Nueva York en el seno de una familia católica de origen escocés, Lizzy, como la conocen en su casa, está llamada a ser una de las grandes divas de nuestro tiempo, pero lo es de una forma atípica: no tiene una pléyade de escritores o productores que le hagan el trabajo, ella compone, participa en las producciones, modela su estilo y estilismo a su manera, entre lo barroco, lo alternativo y el trip Hop de Portishead o Massive Attack, se graba sus propios vídeos y cuida de su propia imagen. Lana Del rey es, en definitiva, una artista total.
Comenzó grabando una maqueta que se convirtió en EP bajo el título Lana Del Ray a.k.a. Lizzie Grant, donde destacan Kill Kill, Gramma y Yayo.
Es en 2012 cuando lanza su aclamadísimo LP debut Born To Die, una obra de arte moderna, con una soberbia y cuidada producción, un estilo intimista pero intrincado a la vez, quizás algo frío y distante para sus detractores, pero que funcionó en ventas (3.400.000 copias nada menos) y no dejó indiferente a nadie. Sus sencillos Video Games, Born To Die, Blue Jeans, Summertime Sadness y National Anthem firman un álbum de debut absolutamente redondo, que hace que se reedite como The Paradise Edition y una serie de temas y EPs nuevos como Dark Paradise o el cortometraje Tropico.
2013 es el año de su consagración con muchos proyectos como la banda sonora del remake de El Gran Gatsby del australiano Baz Luhrmann, donde aporta la maravillosa Young And Beautiful, sin duda mi canción favorita de Lana Del Rey.
En junio de 2014 , paralelamente al estreno del film Maléfica donde también colabora, publica su segundo disco, Ultraviolence (influida en el título por la temática de La Naranja Mecánica), con los sencillos Ultraviolence, Shades of Cool, Brooklyn Baby y lo mejor del LP, West Coast, con un impacto superior aún al anterior, vaticinando un hecho que ya se preveía: Lana Del Rey no tiene techo.
Guapa, elegante, acusada de fría y calculadora y con un estilo y voz portentosos, Lana Del Rey ha llegado a la música para quedarse y marcar época.
Will You Still Love Me …When I’m No Longer… Young And Beautiful…!